Sumido en un profundo aislamiento en la escena internacional, el presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, se mostró encantado de recibir a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, que acudió a Argel durante unas horas el martes 21 de noviembre

La visita de Erdogan, un soplo de aire fresco para Tebboune

PHOTO/APP/NURPHOTO VÍA AFP/BILEL BENSALEM - El presidente turco Recep Tayyip Erdogan participa en el foro económico argelino-turco en Argel, Argelia, el 21 de noviembre de 2023, copresidido por el primer ministro argelino Nadir Larbaoui
photo_camera PHOTO/APP/NURPHOTO VÍA AFP/BILEL BENSALEM - El presidente turco Recep Tayyip Erdogan participa en el foro económico argelino-turco en Argel, Argelia, el 21 de noviembre de 2023, copresidido por el primer ministro argelino Nadir Larbaoui

Tras sufrir una serie de reveses diplomáticos, el más punzante de los cuales fue su negativa a integrarse en el grupo BRICS, el régimen argelino se ha hundido en cuerpo y alma en un aislamiento que le cuesta aceptar. Desde la cumbre árabe celebrada en Argel los días 1 y 2 de noviembre de 2022, boicoteada por los jefes de Estado árabes más ilustres, en particular los de los Estados del Golfo, y el fracaso de sus visitas a Rusia y China, el presidente Tebboune no ha aparecido en ninguna reunión internacional importante. Peor aún, el ministro saudí de Asuntos Exteriores, enviado a Argel por el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, le instó encarecidamente a no asistir a la cumbre de la Liga Árabe que se celebrará en Yeda en mayo de 2023, debido a la obstinada negativa del régimen argelino a aceptar cualquier mediación árabe en el conflicto con su vecino Marruecos.  

Recientemente, los saudíes reiteraron su negativa a invitar a Argelia a la cumbre árabe-islámica sobre la guerra de Gaza, organizada por Riad el 11 de noviembre. 

En desacuerdo con muchas capitales árabes, entre ellas Dubái, El Cairo, Riad y, por supuesto, la inevitable Rabat, el régimen argelino está, de hecho, en desacuerdo con todos los países árabes. Ningún país miembro de la Liga Árabe se alinea con la posición argelina sobre la cuestión del Sáhara Occidental. El reconocimiento claro e inequívoco de la naturaleza marroquí del Sáhara por parte de los países árabes frustró el intento de Argel de mezclar la causa palestina con la cuestión del Sáhara Occidental en la cumbre de Argel de noviembre de 2022. 

PHOTO/Agencia fotográfica anfitriona RIA Novosti vía REUTERS - El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune
PHOTO/Agencia fotográfica anfitriona RIA Novosti vía REUTERS - El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune

Las cosas no van mejor con Europa. En desacuerdo con España y Francia, Argel está siendo desplumada por los italianos, que se han beneficiado de su generosidad en los contratos de gas sin devolver el favor. 

Argel está asfixiada por un aislamiento que nunca había experimentado, ni siquiera en plena guerra civil que asoló el país durante más de una década. Por eso se contenta con una visita de apenas unas horas del presidente turco, que le permitirá salir a flote y, sobre todo, aprovechar la presencia de una voz escuchada en el mundo para hacer oír la suya sobre la guerra israelo-palestina. 

Obviamente, los turcos no hacen nada por nada. El presidente Recep Tayyip Erdogan ha mencionado la cifra de “10.000 millones de dólares” en intercambios económicos que “espera” lograr entre ambos países en “un corto espacio de tiempo”, señalando que 1.400 empresas han invertido en Argelia. Esta cifra beneficia claramente a Turquía, ya que Argel es el pariente pobre en materia de inversiones en Turquía, y no tiene prácticamente nada que vender a los turcos. 

Acompañado de una delegación compuesta por varios ministros de diferentes sectores, Recep Tayyip Erdogan está dando que hablar. Colosales contratos de inversión en los ámbitos de la industria, la energía y la minería, el transporte, la pesca y la producción pesquera, la agricultura, la justicia, la educación, el comercio, las finanzas, las obras públicas, la cultura y la enseñanza superior.  

La cooperación económica empieza a extenderse a otros sectores, como las energías renovables, la minería, la agricultura sahariana y la industria farmacéutica. El presidente argelino califica esta cooperación de “fructífera y prometedora”.  

PHOTO/Oficina de Prensa Presidencial via REUTERS - El presidente turco Tayyip Erdogan se dirige a sus partidarios, antes de la segunda vuelta electoral del 28 de mayo, en Kahramanmaras, Turquía, el 20 de mayo de 2023
PHOTO/Oficina de Prensa Presidencial via REUTERS - El presidente turco Tayyip Erdogan se dirige a sus partidarios, antes de la segunda vuelta electoral del 28 de mayo, en Kahramanmaras, Turquía, el 20 de mayo de 2023

Desde el punto de vista histórico, los argelinos consideran a Turquía como el mayor traidor por haber “vendido” su país a los franceses en 1830, tras tres siglos de dominación otomana (de 1518 a 1830). Peor aún, votó en contra de la independencia argelina en la ONU en 1958. Pero esto no parece afectar a los dirigentes de la “nueva Argelia”, que han convertido a Marruecos, que sirvió de base de retaguardia a la revolución argelina en 1954, en el enemigo número uno. Tampoco los dirigentes argelinos, que utilizan la normalización de las relaciones de Marruecos con Israel como coartada adicional para justificar su animadversión hacia su vecino occidental, tienen el menor agravio con Turquía a este respecto.  

Esta mejora de las relaciones argelino-turcas se explica por las relaciones personales forjadas con empresarios turcos por algunos altos cargos militares y civiles, entre ellos el presidente Tebboune y sus hijos, como demuestran dos reportajes emitidos durante la campaña electoral de diciembre de 2019 por el canal de televisión An-nahar. Estos reportajes mostraban cómo Abdelmadjid Tebboune, entonces en desgracia tras ser destituido como primer ministro, era cuidado por empresarios turcos. El objetivo de los reportajes era tachar a Tebboune de candidato corrupto. Se emitieron siguiendo instrucciones del general de división Wacini Bouazza, que actualmente cumple una condena de 16 años en la prisión militar de Blida. Bouazza era jefe de la seguridad interior y estaba decidido a bloquear el camino de Tebboune con el apoyo del teniente general Ahmed Gaïd Salah, entonces viceministro de Defensa Nacional y jefe del Estado Mayor del Ejército.  

Hoy, las cosas están claras. Las relaciones entre ambos países nunca han alcanzado un nivel tan alto de cooperación e intercambio. Erdogan es el único presidente con el que Tebboune ha mantenido más intercambios. En cuatro años, los dos hombres se han reunido cuatro veces. Dos veces en Argel (enero de 2020 y noviembre de 2023) y dos veces en Ankara (en mayo de 2022 y julio de 2023). Sin olvidar señalar que Recep Tayyip Erdogan fue el primer jefe de Estado extranjero que visitó Argel tras la investidura de Tebboune. Fue en enero de 2020. De todas estas reuniones y relaciones sólidas y bien respaldadas, Argel ha ganado una cosa: la extradición del suboficial Guermit Bounouara, antiguo secretario privado del difunto Gaïd Salah, que se marchó a pedir asilo político a Turquía a cambio de un voluminoso dossier que comprometía a Tebboune y a ciertos hombres de negocios turcos. 

Más en Política
El ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores, Stéphane Sejourne – PHOTO/JUAN MABROMATA/AFP
España y Francia han venido a expresar su apoyo al plan de autonomía de Rabat para los cónclaves del sur del territorio cherifiano. Argel, partidario inquebrantable del Polisario, que disputa a Marruecos la soberanía sobre estos cónclaves, se muestra impasible

Después de Madrid, París irrita a Argel