Los subsidios, la pesca y la gobernanza del futuro acuerdo son los puntos de inflexión que paralizan el pacto entre la Unión y Reino Unido tras el Brexit

Von der Leyen y Johnson debaten los pasos hacia un acuerdo post-Brexit

photo_camera REUTERS/FRANCOIS LENOIR - La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, habla durante una sesión extraordinaria para presentar un plan de Green Deal, en el Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica, el 11 de diciembre de 2019

Desde que el Brexit se hizo oficial a todos los niveles el pasado enero, la Unión Europea y el Reino Unido todavía no han logrado un acuerdo para dibujar cómo será su relación en el futuro. Hoy sábado, después de muchas reuniones y calurosos debates, a través de una conversación telefónica entre la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen y el primer ministro británico, Boris Johnson, parece que se han trazado unas líneas para comenzar a elaborar un pacto.

Von der Leyen y Johnson han hablado para evaluar el punto en que se encuentran las negociaciones que, tras varios días de conversaciones en Bruselas, se reanudarán la semana que viene en Londres. "Se han hecho algunos progresos, pero persisten grandes diferencias, en particular en lo que se refiere a la igualdad de condiciones y la pesca", dijo von der Leyen en la red social Twitter.

Los equipos negociadores han mantenido esta semana varios días de reuniones presenciales en Bruselas, así como contactos por videoconferencia, y prevén retomar las conversaciones el lunes en Londres, a dónde se desplazará el negociador jefe europeo, Michel Barnier.

"Las negociaciones continuarán la semana próxima con el negociador británico David Frost y el equipo del Reino Unido para encontrar un acuerdo que respete los intereses y valores de la UE y sus 27 Estados miembros", dijo Barnier en Twitter.

Los últimos contactos no han servido para solventar ninguno de los tres puntos en los que permanecen encalladas las negociaciones desde hace meses: las normas sobre subsidios (dónde el objetivo es garantizar una competencia justa entre ambas partes), la pesca y la gobernanza del futuro acuerdo.

Boris Johnson

Las declaraciones de von der Leyen dejan entrever, no obstante, a que los dos primeros serían los más problemáticos. Barnier ya informó el miércoles a los embajadores de los Veintisiete y la Eurocámara de que persisten "graves diferencias" entre ambas partes, un diagnóstico compartido también por su homólogo británico, David Frost. Aunque ninguno de ellos descartó totalmente que aún sea posible lograr un pacto antes de finales de año.

En su reunión con los Estados, el negociador jefe criticó la "falta de voluntad" del equipo británico para lograr avances y reconoció que "existe el riesgo de no lograr un acuerdo”, aunque se mostró optimista sobre las posibilidades de conseguirlo, según explicaron fuentes comunitarias.

Ambos lados del canal de la Mancha negocian contra reloj para tratar de tener listo el tratado que rija sus relaciones bilaterales después del 31 de diciembre, cuando terminará el periodo de transición pactado para el Brexit.

A partir de esa fecha, el Reino Unido dejará de estar vinculado a las estructuras comunitarias y pasará a comerciar con los Veintisiete según los aranceles y cuotas genéricos de la Organización Mundial de Comercio (OMC), a no ser que pacte antes un nuevo marco comercial.

A pesar de que el Reino Unido no será un país tercero en toda regla hasta el 1 de enero de 2021, sería necesario que el acuerdo esté listo antes para que los Estados tengan tiempo de ratificarlo y pueda entrar en vigor ese día.

Más en Política