En el marco de la estrategia económica del reino marroquí en el continente africano, el modelo cherifiano de codesarrollo aplica tres dinámicas para cristalizar la confianza en África a la que llamó el monarca Mohamed VI

Estas son las dinámicas de comercio e inversión de Marruecos en África

Sede del Attijariwafa Bank en Casablanca (Marruecos) - FOTO/ATTIJARIWAFA BANK
photo_camera FOTO/ATTIJARIWAFA BANK - Sede del Attijariwafa Bank en Casablanca (Marruecos)

Siete años después del discurso real pronunciado con la ocasión del Foro Económico marroquí-marfileño 2014, en Abiyán, cuando el rey Mohamed VI resaltó que “África debe confiar en África”, la Unión Africana puso en marcha oficialmente la primera fase de la Zona de Libre Comercio Continental Africana (AfCFTA), como aplicación de uno de los objetivos estratégicos de la Agenda 2064 de la Unión Africana.  Lo cual representa una señal concreta de la cristalización de esta confianza que Marruecos aplica cuidadosamente en sus relaciones con el continente.

A través de sus dinámicas, Marruecos pretende realizar tres objetivos primordiales: primero, aprovechar las oportunidades económicas que ofrece el nuevo entorno internacional para dar un nuevo impulso al desarrollo socioeconómico de los países africanos al servicio de sus pueblos. Segundo, garantizar la soberanía de los Estados africanos y reducir la dependencia de sus economías respecto a las potencias extracontinentales. Tercero, planificar la transición ecológica del continente e inventar un modelo africano sostenible de desarrollo.

Para realizar estos objetivos, el país norteafricano emprende tres dinámicas esenciales en sus relaciones económicas con el resto de África, a fin de consolidar los lazos comerciales y económicos con su profundidad africana.

Dinámica de integración comercial de Marruecos en la región africana

Al tratar las relaciones comerciales de Marruecos con el resto de los países africanos, se resalta el valor de los intercambios comerciales anuales de Marruecos con África durante el período 2020-2022 que traduce el progreso de estas relaciones económicas interafricanas. De modo que, las exportaciones totales de Marruecos durante el período 2020-2022 al resto de África han experimentado un crecimiento continuo; alcanzando el 28% en 2021, para pasar después al 66% en 2022.

El automóvil, así como los productos agroalimentarios transformados (en particular los productos de la pesca), los productos eléctricos, y los del plástico, además de los fertilizantes, abonos minerales o químicos representan las principales exportaciones de Marruecos a África en el periodo 2020-2022, o sea entre el 77% y el 83% del valor total de las exportaciones marroquíes anuales a los mercados africanos que engloban Yibuti, Kenia, Nigeria, Tanzania, Etiopía, Costa de Marfil, Benín y Mozambique.

En cuanto a las importaciones marroquíes de otros países africanos, casi se duplicaron en el período 2020-2022 pasando de un valor anual total de 1.500 millones de dólares a 2.500 millones de dólares, incluidos los combustibles minerales (el 30% en 2022).

En términos de mercados, durante los últimos tres años, Egipto, Túnez y Argelia fueron los principales proveedores de Marruecos. Para el combustible y los productos químicos inorgánicos, por ejemplo, Sudáfrica fue el primer proveedor de Marruecos durante este período. El mismo caso se aplica también a las grasas en las que Costa de Marfil se ha distinguido por su puesto de primer proveedor del Reino.

PHOTO/FILE - Dirhams marroquíes

Dinámica de la inversión marroquí en África: el codesarrollo como principal objetivo

A diferencia del comercio, las inversiones en otros países africanos en el período 2020-2022 fueron especiales debido a la crisis sanitaria. En el periodo postpandémico, se observa que la presencia de la opción africana en la inversión extranjera de Marruecos se orienta principalmente hacia el sector terciario, que prevalece sobre los demás sectores industriales tradicionales, en términos de valor, y especialmente en las actividades financieras y de seguros, lo que refleja la importancia del sector marroquí de los servicios como sector productor generador de valor añadido local e internacional.

La estrategia continental del reino alauí lanzada por Mohamed VI se desarrolló mediante una asociación multilateral entre Marruecos y cada uno de los países subsaharianos. La inversión del Estado y los múltiples acuerdos firmados en esferas diversificadas han movilizado importantes inversiones públicas en el continente, en conformidad con una filosofía de intercambio y transferencia de las experiencias marroquíes sin restricciones.

Las empresas marroquíes, públicas y privadas, siguieron el camino trazado por esta clara voluntad estratégica declarada por el Estado y materializada por un dinamismo notable de los bancos y empresas líderes en sectores clave en Marruecos, y por la acción del hub financiero que es Casablanca Finance City (CFC) en África.

Ayour Achtouk - Casablanca Finance City (CFC)
Ayour Achtouk - Casablanca Finance City (CFC)

Creada en 2010 como asociación público-privada, la CFC tiene por objeto atraer las corrientes de capital internacional para invertir en África, contribuyendo así al desarrollo de todo el continente en el marco de la cooperación Sur-Sur.

Cabe señalar, aquí, que Marruecos ha invertido en una década cerca de 5.000 millones de dólares en África subsahariana para posicionarse como segundo inversor intraafricano y primer inversor en África occidental. De esta manera, Marruecos pudo pasar del puesto 130 al puesto 50 a nivel mundial y continúa progresando.

Las empresas marroquíes que operan en el continente trabajan en sectores diversificados como finanzas, bancos, seguros, telecomunicaciones, transportes, obras públicas, turismo, agricultura, agroindustria, fertilizantes, farmacia y servicios. Sin embargo, este arraigo africano no se limita a las inversiones materiales, Marruecos comparte también con el continente una cooperación multilateral, mediante acuerdos y convenios entre Estados firmados durante las múltiples visitas efectuadas por el rey Mohamed VI al continente, sobre aspectos diversificados que van desde lo administrativo, lo académico, la cooperación técnica y el desarrollo humano, hasta lo cultural y religioso.

PHOTO/MAP (AGENCIA DE PRENSA MARROQUÍ) - El rey Mohamed VI preside una reunión de trabajo dedicada a la activación del programa de emergencia para el realojamiento de las víctimas del desastre del terremoto en el Palacio Real de Rabat
PHOTO/MAP (AGENCIA DE PRENSA MARROQUÍ) - El rey Mohamed VI preside una reunión de trabajo dedicada a la activación del programa de emergencia para el realojamiento de las víctimas del desastre del terremoto en el Palacio Real de Rabat

Dinámica de la infraestructura: un continente igual a infraestructura

Entre las inversiones urgentes y necesarias para el desarrollo de África y la movilización de inversiones productivas, las infraestructuras económicas y sociales constituyen una pesada carga financiera. Pero este imperativo infraestructural es ineludible; pese a los obstáculos del tamaño del continente, las múltiples barreras naturales (Sáhara, montañas, ríos...), y la urgencia de preservar la biodiversidad. Lo cual complica la situación de desarrollo de la infraestructura africana.

Se agrega a ello el hecho de que África se enfrenta a una gran paradoja en materia de inversión en infraestructura. Por un lado, las necesidades son enormes y representan más del 3,5% del PIB continental, por otro lado, el número de proyectos financiables es muy reducido y los plazos de realización son demasiado largos.

No obstante, construir y renovar la infraestructura del continente no deja de ser una necesidad urgente, según la aplicación sistémica de la Agenda 2063, pero también, y, sobre todo, por el compromiso de cada uno de los 54 Estados en una filosofía interafricana de enlaces integrados para poder crear sinergias y racionalizar el uso de los recursos continentales en pro de la población africana.

AFP/FADEL SENNA
 - Torre Mohammed VI en Rabat
AFP/FADEL SENNA - Torre Mohammed VI en Rabat

La ingeniería financiera supone, en este caso, un fuerte compromiso continental a través de la Unión Africana, cuya garantía es necesaria para movilizar a las diversas partes que pueden intervenir. Así como resolver el problema de la falta de sinergia y de compromiso político que debe ponerse al día, el Fondo de Garantía de la Unión Africana que debería consolidarse y activarse, contando con el Banco Africano de Desarrollo (BAD) que se distingue por su dinamismo directo en el mercado africano. Se agrega a ello la polémica del sesgo geoestratégico que se hace más urgente y se traduce en una “guerra de las potencias” en África, lo que puede ser a la vez un activo y una amenaza.

En el marco de la máxima “un continente, una infraestructura” insertada en la Agenda 2063 de la Unión Africana, la filosofía del compromiso de Marruecos se basa en varios principios y diversos pilares estratégicos, apostando por el establecimiento de corredores de comercio orientados al continente africano en cuatro áreas: Aire, Mar, Tierra y Digital.

De los proyectos emblemáticos estructurantes que ha lanzado Marruecos, en este contexto, se destacan la autopista El Cairo/ Dakar, bloqueada en la frontera entre Mali y Argelia desde 1994, el Port Nador West, el primer puerto de África Tánger Med con sus cuatro terminales; los puertos de Jorf Lasfar, Safí y Agadir, así como el puerto atlántico de Dajla, las rutas aéreas de la Royal Air Maroc (RAM) en África, los enlaces TELECOM, los proyectos industriales y agrícolas de la OCP, el gasoducto Marruecos-Nigeria, el futuro Corredor Atlántico, la electrificación rural ...entre otros más.

AFP/PHILIP OJISUA - Fotografía de archivo, el presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, estrecha la mano del rey de Marruecos, Mohamed VI
AFP/PHILIP OJISUA - Fotografía de archivo, el presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, estrecha la mano del rey de Marruecos, Mohamed VI

En sintonía con los principales retos mundiales y regionales, Marruecos aboga por la producción y el uso de las energías renovables (solar y eólica e hidrógeno verde), la participación en el éxito de la zona de libre comercio (AfCFTA) y la construcción de cadenas de valor regionales.

El éxito de la acción marroquí en el continente y en favor de su población requiere una profundización de la asociación Sur-Sur propugnada por el Reino y un trabajo común para aplicar una estrategia africana de desarrollo inclusivo y sostenible, en particular, mediante domesticar las codicias internacionales, aprovecharlas, movilizar la financiación innovadora, beneficiándose de los recursos continentales.

Además de las sinergias y la racionalidad que se debe desarrollar a nivel de los distintos bloques: Magreb/África Occidental, Magreb/Sahel, Corredor Atlántico, Corredor Este-Oeste (Egipto-Marruecos y Comunidad Económica de Estados de África Occidental CEDEAO...), Marruecos subraya la urgencia de la reactivación del Magreb y la dinamización del resto de las agrupaciones subregionales de África como fuentes que garantizan la complementariedad deseada a nivel continental.

Más en Reportajes