Con la ayuda de la ciencia, los agricultores de Marruecos prueban nuevas técnicas para desafiar la sequía

El año pasado, mientras la nación pasaba apuros, Marchouch logró un rendimiento de cuatro toneladas por hectárea con sólo 200 milímetros de precipitaciones 
Un investigador del Centro Internacional de Investigación Agrícola en Zonas Áridas (ICARDA) camina por un campo cultivado en la región de Marchouch, en el noroeste de Marruecos, el 18 de abril de 2024 – PHOTO/AFP   
Un investigador del Centro Internacional de Investigación Agrícola en Zonas Áridas (ICARDA) camina por un campo cultivado en la región de Marchouch, en el noroeste de Marruecos, el 18 de abril de 2024 – PHOTO/AFP   

En el corazón de un Marruecos bañado por el sol, los científicos cultivan un futuro en el que los cultivos resistentes desafíen una sequía implacable, que ya va por su sexto año.

“Miren estas hermosas espigas de trigo”, dice Wuletaw Tadesse Degu, jefe de mejora genética de trigo del Centro Internacional de Investigación Agrícola en Zonas Áridas (ICARDA).

“La diferencia de calidad entre nuestro campo y los demás es asombrosa”, afirma, señalando una exuberante extensión en Marchouch, al sur de Rabat, que contrasta con las tierras estériles del resto del país.

El Instituto de Recursos Mundiales, una organización de investigación sin ánimo de lucro, pronostica que en 2040 Marruecos se enfrentará a un estrés hídrico “extremadamente elevado”.

Agricultores marroquíes cosechan uvas en el viñedo "Val d'Argan" en el pueblo de Ounara, en la región occidental de Essaouira - AFP/FADEL SENNA
Agricultores marroquíes cosechan uvas en el viñedo "Val d'Argan" en el pueblo de Ounara, en la región occidental de Essaouira - AFP/FADEL SENNA

Las cifras del Banco Central del país norteafricano dibujan un panorama desolador.

Se prevé que las superficies cultivadas en todo el Reino se reduzcan a 2,5 millones de hectáreas en 2024, frente a los 3,7 millones del año pasado, y que el rendimiento de los cereales se reduzca a menos de la mitad, hasta 25 millones de quintales (2,5 millones de toneladas), en el mismo periodo.

“Se ha vuelto esencial utilizar semillas resistentes y emplearlas lo antes posible”, afirmó Tadesse, cuyo centro inauguró recientemente un banco de genes vegetales.

La misión de Tadesse es desarrollar genotipos que no sólo resistan la sequía y el calor, sino que también rindan en abundancia.

El año pasado, mientras la nación pasaba apuros, Marchouch logró un rendimiento de cuatro toneladas por hectárea con sólo 200 milímetros de precipitaciones.

El riego controlado y las técnicas estratégicas de siembra están detrás de esta revolución agrícola.

Para maximizar la producción, los agricultores experimentan con los periodos de siembra y el riego.

Agricultura en Marruecos - PHOTO/FILE
Agricultura en Marruecos - PHOTO/FILE

Incluso unos escasos diez milímetros de agua, aplicados con cuidado, transformaron un suelo estéril en prósperos campos.

La cebada también ha experimentado un resurgimiento, con un aumento del rendimiento de 1,5 a dos toneladas por hectárea el año pasado, gracias a genotipos climáticamente inteligentes, explica Miguel Sánchez García, especialista en cebada del ICARDA.

El centro, que opera en 17 países de África y Asia, afirma haber desarrollado 30 “líneas de élite” del cereal.

La mayoría de ellas se producen en Marruecos mediante la reproducción de genotipos de trigo silvestre con distintos ancestros, dijo el investigador en genética del ICARDA Ahmed Amri.

Las autoridades agrícolas marroquíes aprobaron el año pasado seis nuevas variedades de trigo y cebada, pero los obstáculos burocráticos son enormes.

Según los investigadores del centro, los procesos de aprobación se alargan, lo que impide la difusión oportuna de las nuevas variedades entre los agricultores, con el resultado de un viaje de cinco años desde la aprobación hasta que las semillas están listas para el mercado.

Mercado en Casablanca, Marruecos - PHOTO/ATALAYAR
Mercado en Casablanca, Marruecos - PHOTO/ATALAYAR

“El sistema de certificación lleva demasiado tiempo y debería revisarse rápidamente”, afirmó Moha Ferrahi, responsable de conservación y mejora de recursos genéticos del Instituto Nacional de Investigación Agrícola.

Ferrahi también señaló la falta de compromiso de las empresas privadas y los agricultores, que optan por “semillas extranjeras para obtener un retorno de la inversión más rápido, mientras que estas semillas no están adaptadas al clima de Marruecos”.

Sin embargo, muchos ven margen de mejora, incluso en un país azotado por la sequía donde el ciudadano medio consume unos 200 kilogramos de trigo al año, muy por encima de la media mundial, según cifras oficiales.

“A diferencia de países como Egipto o Etiopía, Marruecos ha optado por liberalizar su mercado”, afirma el investigador Amri, lo que significa que las autoridades no tienen ningún control sobre las variedades que seleccionan los agricultores. 

Pero Amri sigue convencido de que, junto con el programa agrícola nacional, la adopción generalizada de variedades resistentes ayudará a compensar las crecientes pérdidas.