El país norteafricano se beneficiará de la campaña de ayuda global puesta en marcha por EAU y que busca paliar los efectos de la crisis sanitaria, y que ha convertido al país del Golfo en uno de los más solidarios en la pandemia

Emiratos envía de nuevo ayuda médica a Mauritania

photo_camera PHOTO/WAM - Ayuda de Emiratos a Mauritania

Más de 121 países se han visto hasta la fecha beneficiados por la ayuda prestada por Emiratos Árabes Unidos, estimada en 1.685 toneladas métricas y 1,6 millones de sanitarios beneficiados. Países de todo el mundo, desde emergentes a desarrollados han contado con apoyo humanitario y médico del país árabe. Recientemente incluso se convirtió en el primer país árabe en enviar ayuda a la Franja de Gaza. 

Emiratos Árabes ha estado respaldando a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de cara a fortalecer su reserva estratégica para hacer frente a la pandemia y apoyar sus esfuerzos en dar una respuesta humanitaria a los países que la precisan. 

Uno de los últimos países que recibió ayuda médica fue Colombia, a finales de noviembre, la sexta que recibe el país latinoamericano por parte e EAU. La donación incluyó 5 millones de mascarillas FFP2, más de 51.000 termómetros infrarrojos, más de 35.000 trajes protectores y más de 27.000 caretas protectoras, entre otros insumos de primera necesidad. 

Otro de los países beneficiados en varias ocasiones por la ayuda emiratí es Mauritania. El país africano es el destino de una última ayuda emiratí que contiene más de 10 toneladas de material médico, equipos de prueba y ventiladores, además de un equipo medicado especializado, para reforzar los esfuerzos del país de cara a frenar la propagación del virus. La iniciativa de EAU se suma a otras como el consorcio público-privado que el país lidera para garantizar que las vacunas lleguen al mayor número de países posible. 

Mauritania fue uno de los primeros países en recibir ayuda de Emiratos para combatir la COVID-19. En los envíos anteriores entregaron 22 toneladas de equipo médico para ayudar a los profesionales sanitarios que estaban en primera línea. 

“Esto refleja las distinguidas relaciones entre los líderes y la gente de los dos países”, dijo el embajador de Emiratos Árabes Unidos en Mauritania, Hamad Ghanem al-Mehairi. 

La unión de ambos países ya se vio reflejada a comienzos de 2020 cuando el país árabe dio una ayuda de 2.000 millones de dólares a Mauritania para financiar proyectos de desarrollo. 

Ya entonces los ciudadanos del país sufrían estragos debido a los altos niveles de pobreza, hasta un 20% vive con 1,25 dólares al día. Los efectos derivados de la crisis sanitaria no han hecho sino acrecentar los problemas que tenía el país del Magreb. 

Desde la aparición de la COVID-19 en Mauritania, con una población de cuatro millones de habitantes, el pasado mes de marzo pasado, el país ha registrado unos 12.000 infecciones y 264 muertes. La segunda ola ha hecho sonar las alarmas de las autoridades que han solicitado el apoyo de países amigos y socios externos.

La semana pasada las autoridades se vieron obligadas a cerrar las escuelas y las mezquitas ante el avance del virus. No se permitirán rezos colectivos incluido el del viernes, el de mayor importancia en la religión musulmana y las escuelas nacionales permanecerán cerradas hasta el 4 de enero. Además, decretaron nuevamente el toque de queda en todo el país entre las 18:00h y las 6:00h.

París también acude al rescate de Mauritania

Francia por su parte confirmó ayer que van a destinar ayuda financiera por valor de 12,5 millones de euros. La primera parte es una donación de 2,5 millones de euros destinada a financiar las acciones de emergencia contra el coronavirus y un proyecto de reestructuración del Ministerio de Sanidad de Mauritania. La ayuda fortalecerá las capacidades de vigilancia epidemiológica, diagnóstico y exámenes virológicos y atención al paciente, y permitirá adquirir equipos sanitarios. 

Proveerán 10 millones adicionales para establecer una red de seguridad social y un sistema de transferencias monetarias para compensar la falta de ingresos de 210.000 hogares. Otra partida irá destinada a formar a jóvenes en la fabricación de mascarillas de tela y dispositivos para lavarse las manos. Además, París también anunció la suspensión del servicio de la deuda mauritana por un total de 5,3 millones de euros y su contribución a una iniciativa multilateral que pagará vacunas a países como Mauritania, y que en el caso de este país beneficiará al 20% de la población. 

Más en Sociedad