Al menos 24 personas mueren en un atentado en Kabul contra una oficina electoral del partido presidencial

 -  

EFE/Atalayar

Pie de foto: Las fuerzas de seguridad afganas inspeccionan las consecuencias del ataque del domingo en Kabul, Afganistán, el lunes 29 de julio de 2019. AP PHOTO/RAHMAT GUL

Un atentado perpetrado en Kabul contra la oficina del candidato electoral a la Vicepresidencia de Afganistán, Amrullah Saleh, ha dejado al menos 24 muertos y 50 heridos durante el inicio de la campaña para las próximas elecciones presidenciales, según informaron las autoridades afganas sobre el propio ataque, llevado a cabo por un terrorista suicida, que detonó un coche bomba, y por tres atacantes más, los cuales se encuentran también dentro de la lista de víctimas mortales. 

La ofensiva comenzó este domingo a las 16:30, hora local, con la explosión del coche bomba activado por el terrorista suicida y se prolongó hasta medianoche con el asalto y posterior atrincheramiento de los otros tres atacantes, que incursionaron en las dependencias oficiales de Saleh, número dos del actual presidente de Afganistán, Ashraf Ghani. Nasrat Rahimi, portavoz del Ministerio del Interior afgano, fue el encargado de dar las cifras del recuento de personas afectadas por este ataque, entre las que se hallaban 16 civiles y cuatro miembros de las fuerzas de seguridad del país.

Los cuatro atacantes también murieron en el asalto a las oficinas del partido de Amrullah Saleh, que, además de candidato a vicepresidente dentro de la candidatura de Ghani de cara a los comicios del 28 de septiembre, es exjefe de los servicios de inteligencia. 

Las fuerzas de seguridad rescataron a 150 personas que quedaron atrapadas en el edificio durante el asalto y las fuerzas especiales lanzaron una operación, que duró varias horas, para controlar definitivamente el edificio de cuatro plantas. El propio presidente Ghani informó que Saleh, que se encontraba en el edificio, sobrevivió al ataque; y el partido acabó incluso publicando fotos del líder político en su vivienda. "Mi hermano, hijo auténtico afgano y primer vicepresidente de mi equipo electoral ha sobrevivido a un ataque complejo llevado a cabo por los enemigos del Estado", indicó Ghani a través de la red social Twitter.

Pie de foto: Personal de seguridad afgano vigila el lugar de un ataque mortal en Kabul, Afganistán, el domingo 28 de julio de 2019. AP PHOTO/RAHMAT GUL

Este atentado llega justo después de que haya comenzado la campaña para las elecciones presidenciales del 28 de septiembre, en las que Ghani busca renovar su mandato. Las elecciones, las cuartas desde que cayó el régimen talibán en 2001, se celebran simultáneamente a las conversaciones de paz entre Estados Unidos y los insurgentes que buscan poner fin a casi dos décadas de conflicto armado en la nación asiáticaEl Gobierno afgano ya anunció próximos contactos con los talibanes, quienes reseñaron que negociarán con Kabul una vez que alcancen un acuerdo con Estados Unidos para la retirada de sus tropas.

Hasta ahora se han realizado siete rondas, centradas en la retirada de las tropas internacionales, la principal demanda de los rebeldes talibanes, y la semana que viene se celebrará un nuevo encuentro en Qatar. A finales de junio, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, afirmó durante una visita sorpresa a Kabul que esperaba alcanzar un acuerdo de paz antes del 1 de septiembre.

Por su parte, el Gobierno afgano anunció que comenzará en un par de semanas conversaciones de paz con los talibanes, que hasta ahora se han negado a hablar con las autoridades de Kabul por considerarlas ilegítimas. Pero los talibanes negaron esas negociaciones y afirmaron que conversarán con el Ejecutivo de Kabul una vez que acuerden con la Administración norteamericana la fecha de retirada de los soldados americanos.

A pesar de todos estos cónclaves y conversaciones, la violencia se ha apoderado de la nación debido a las constantes ofensivas llevadas a cabo en suelo afgano. Así, por ejemplo, la semana pasada se produjeron al menos cinco atentados en la capital afgana, que dejaron 34 muertos. 

Pie de foto: El presidente afgano Ashraf Ghani (izq.) y Sarwar Danish (der.), su actual segundo vicepresidente, observan cómo su primer candidato a la vicepresidencia Amrullah Saleh (izq.) habla con los medios de comunicación en la oficina de la Comisión Electoral Independiente en Kabul el 20 de enero de 2019. AFP/ WAKIL KOHSAR

Inicio de campaña marcado por la violencia y por los aplazamientos

Afganistán ya dio comienzo a la campaña para las elecciones presidenciales del 28 de septiembre, con mítines del presidente, Ashraf Ghani,que busca renovar su mandato, y del jefe del Ejecutivo afgano, Abdulá Abdulá, uno de sus principales rivales. Las elecciones tendrán lugar dentro del marco de las conversaciones de paz entre Estados Unidos y los insurgentes y en medio de una violencia continúa en todo el país con constantes ataques y atentados.

La campaña durará 60 días, tras los cuales se reservarán dos jornadas de reflexión antes de que el 28 de septiembre los afganos acudan a las urnas. Unos 9,6 millones de personas están llamadas a votar, un tercio de ellas mujeres, en 5.388 colegios electorales distribuidos por las 34 provincias del país, según manifestó a la agencia Efe Abdul Azizi Ibrahimi, portavoz de la Comisión Electoral Independiente de Afganistán.

Junto a los atentados sufridos en el país, otra muestra de la inestabilidad que se vive en territorio afgano es la de que hasta2.000 centros de votación permanecerán cerrados por motivos de seguridad. Las elecciones deberían haberse celebrado entre 30 y 60 días antes del 22 de mayo, cuando finalizaba el mandato de cinco años del actual presidente, pero los comicios se fueron retrasando debido a la falta de preparativos, problemas técnicos y una reforma electoral.De esta forma, la votación ya ha sido aplazada en hasta dos ocasiones, primero de abril a junio, y luego a septiembre.

Ghani, que trabajó para el Banco Mundial, inauguró su campaña con un multitudinario mitin en Kabul, con la asistencia de varios miles de personas, en el que aseguró que "la paz llegará", haciendo alusión a las conversaciones de paz con los talibanes y al clima de inseguridad experimentado en la nación.El presidente remarcó que las elecciones serán "limpias" y que si gana de nuevo trabajará por la "igualdad" de los afganos.Ghani tomó el relevo del expresidente Hamid Karzai en 2014, pero se vio obligado a formar un Gobierno de unidad con su contrincante electoral Abdulá tras unas controvertidas elecciones por las denuncias de fraude.

Por su parte, Abdulá arrancó su campaña electoral reseñando que es un "sirviente" de los afganos, mostrando así a sus compatriotas su disponibilidad absoluta. "Hemos aprendido lecciones y quiero ser un sirviente del pueblo", aseguró el político.Además, refiriéndose al importante tema de la violencia e insurrección en Afganistán, Abdulá añadió que quiere paz y estabilidad para su país tras 18 años de guerra.

Entre los 18 candidatos presidenciales, además de Ghani y Abdulá, destacan el antiguo asesor de Seguridad Nacional Hanif Atmar y el exlíder insurgente Gulbuddin Hekmatyar, quien ya firmó un acuerdo de paz con el Gobierno.