Los argelinos de las Brigadas Internacionales

 -  

Por Ahmed Brahim

Foto: 12.000 brigadistas internacionales de 54 países combatieron por la II República española. 1.000 eran árabes o beréberes y 500, argelinos

Es un hecho poco conocido de la guerra civil española. (1936-1939). Centenares de argelinos combatieron en España en las Brigadas Internacionales, unidades militares compuestas por voluntarios de 54 países que se se opusieron a Franco, que tenía el apoyo de la Alemania nazi y la Italia fascista. En su libro 'Islam y guerra civil española', publicado  en 2004 en Madrid, el historiador español Francisco Sánchez Ruano demuestra a través de una investigación minuciosa y con todo lujo de detalles que más de 1.000 voluntarios de las Brigadas Internacionales favorables al bando republicano procedían de países árabes. El mayor contingente de combatientes árabes o beréberes venidos a defender la II República estaba constituido por 500 argelinos. Otros vinieron de Marruecos, Túnez, Siria, Irak... Muy poca gente lo sabe en España. La mayoría de la sociedad  se quedó con el tópico de "los moros que trajo Franco", es decir los miles de rifeños marroquíes que, voluntarios o forzados, combatieron en las filas del llamado bando nacional durante la guerra civil que en tres años destruyó  España. En Argelia, la prensa ha publicado información sobre los 500 argelinos que viajaron a España a defender la legalidad republicana frente a los sublevados del 18 de julio de 1936. En España, con pocas excepciones, el hecho ha pasado completamente desapercibido. En España se sabe muy poco de Argelia, aunque ambos países compartan  similitudes históricas, sociales y culturales y Orán esté relativamente cerca de Alicante, donde vive la comunidad argelina más importante en territorio español. Unos 12.000 brigadistas combatieron en España contra los franquistas. Muchos fueron homenajeados por la democracia española, sus instituciones, gobiernos autonómicos, partidos, sindicatos, colectivos de diversa naturaleza. Fueron recibidos con honores en lugares como el Parlamento catalán y los medios hablaron de esos jóvenes idealistas de origen estadounidense, mejicano, cubano, francés, británico, belga, polaco o ruso que arriesgaron su vida por una causa que consideraban justa. ¿Quién se acuerda en España de los argelinos? Casi nadie. ¿Quién sabe que los "moros" no fueron todos franquistas? Muy poca gente. Y, sin embargo, Argelia se sitúa en el lugar número 13 entre 54 países de donde salieron brigadistas internacionales.


Muerto en Teruel
Los 500 voluntarios argelinos no provenían de un país democrático y soberano, sino de un territorio oprimido por el colonialismo francés. Unos vivían en Argelia y otros en la metrópoli imperial, Francia, en ciudades como París, Lyon, Toulouse, Marsella, Burdeos... Los argelinos que se alistaron en las Brigadas Internacionales no dependían de España, pero su enemigo, el colonialismo francés, era quizá aún más feroz. Pero supieron hacer frente a la situación y llegar a territorio español. Algunos murieron. Son figuras argelinas heroicas de las Brigadas Internacionales como Rabah Oussidhoum y Mohamed Belaïdi, un mecánico que participó en una escuadrilla de aviones dirigida por el escritor y político francés  André Malraux. Belaïdi perdió la vida en el frente de Teruel, en el invierno de 1937, cuando su avión fue abatido por siete cazas alemanes. En la película 'Sierra de Teruel' que realizó  Malraux sobre la guerra civil española, se puede ver el féretro del brigadista argelino cubierto por una bandera con enseña del Creciente musulmán. Una ametralladora aparece también situada sobre el féretro. Según el historiador Sánchez Ruano, fue la única película producida por el bando republicano en la que aparece un voluntario árabe o beréber musulmán miembro de las Brigadas Internacionales.


Valientes combatientes
Rabah Oussidhoum se distinguió por su valentía en numerosas batallas, sobre todo  en la de Lopera, cerca de  Córdoba,  y en  Segovia. Oussidhoum cayó con honor, en marzo de 1938, en la  batalla de Miraflores, cerca de Zaragoza.   Hubo otros casos de argelinos heroicos: Mechenet Esaïd Ben Amar, Ameziane Ben Ameziane, que eran anarquistas, y el segundo, mecánico de profesión, combatió bajo las órdenes de Buenaventura Durruti, el líder de la CNT. El presidente de la II República,  Manuel Azaña, envió una carta de agradecimiento a Messali Hadj, líder del Partido del Pueblo Argelino (PPA), por la ayuda material y humana que envió a España durante la guerra civil. Los brigadistas argelinos firmaron una declaración antes de ir al frente, que terminaba así: “Estoy aquí porque soy voluntario y verteré, si es preciso, hasta la última gota de mi sangre para salvar la libertad de España y la libertad del mundo entero”.