El conflicto palestino-israelí

Varias personas se reúnen frente a un edificio alcanzado por un ataque israelí en Rafah, en el sur de la franja de Gaza, el 28 de diciembre de 2023, mientras continúan los combates entre Israel y el movimiento palestino Hamás – PHOTO/Mahmud HAMS/AFP
Varias personas se reúnen frente a un edificio alcanzado por un ataque israelí en Rafah, en el sur de la franja de Gaza, el 28 de diciembre de 2023, mientras continúan los combates entre Israel y el movimiento palestino Hamás – PHOTO/Mahmud HAMS/AFP

Después de que los hutíes comenzaran a atacar la navegación en el mar Rojo, los expertos vieron una escalada que muchos temían. Algunos dijeron que era como si nos dirigiéramos a la Tercera Guerra Mundial y la atención se centró en el conflicto de Gaza sin final a la vista, a pesar de las diferentes maniobras que se estaban produciendo en el fondo. Los más veteranos recordaron los días de apaciguamiento de finales de los años treinta, con las economías en dificultades y la gente descontenta, que a veces manifestaba su descontento con huelgas. 

  1. Los últimos días y el futuro 

Un tema clave del mes pasado fue que los sudafricanos llevaron a los israelíes ante el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya por la denuncia de que lo que estaba haciendo Israel era un genocidio, que naturalmente Israel rechazó.  Los jueces no fallaron a favor de los israelíes, pero el Tribunal tampoco los declaró culpables de genocidio, sino que dejó la cuestión como no probada. Llevará algún tiempo reunir pruebas suficientes y decidir que los israelíes fueron genocidas en algunas de sus acciones. Ahora se están reuniendo pruebas. 

Debemos remontarnos a lo que se denomina la declaración de Lord Balfour de 1917, relativa a una patria para el pueblo judío. En una carta a Lord Rothschild de la Federación Sionista podemos leer una frase importante en el texto. En ella dice “quedando claramente entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina”. Eso claramente no ha sucedido.  

Una vez finalizada la Primera Guerra Mundial, los británicos ejercieron un mandato de 25 años que fue uno de los resultados del tratado final de la Primera Guerra Mundial en 1923, por lo que el mandato finalizó en 1948. Con ello se reconocía el fin del Imperio Otomano y, por tanto, Palestina pasaba a estar bajo jurisdicción británica. En 1923, cuando los Aliados terminaron de discutir los términos del tratado, no satisfactorios para todos ni mucho menos, ninguno previó que la Segunda Guerra Mundial tendría lugar en otros 16 años. La guerra terminó en 1945, o en 1946 en Extremo Oriente con Japón. Esa es otra historia. 

El mandato estaba a punto de terminar, y la gente estaba asimilando los terribles y espantosos resultados del Holocausto, 6 millones de judíos muertos, asesinados. Sin duda, era el momento adecuado para ejercer el acuerdo Balfour/Rothschild de 1917. Al final de la guerra, 1946, los británicos también estaban ocupados en muchos lugares, el fin del Imperio, por ejemplo. Al final, no insistieron en una solución satisfactoria y justa según el acuerdo de 1917, aunque seguramente hubo una gran presión judía para encontrar una solución y albergar rápidamente a 700.000 personas afectadas por el Holocausto. El resultado fue un desastre, naqba - catástrofe, como constataron los palestinos autóctonos. El Estado judío de Israel se fundó en un 56% de las tierras, en su mayoría mejores, con suministro de agua y electricidad. El resto se dejó en manos de los palestinos, que en su mayoría eran agricultores chapados a la antigua, sin mucha educación. A menudo se les trató mal, con prepotencia, obligándoles a desocupar tierras que les habían pertenecido durante décadas, incluso siglos.  

Desde entonces ha habido conflictos periódicos, como la Guerra de los Seis Días de 1973, y los esfuerzos por encontrar una solución pacífica bajo la bandera de dos presidentes estadounidenses, primero Carter en 1978 y unos 14 años después Clinton y el empático líder israelí Isaac Rabin. Desgraciadamente, en 1995 fue asesinado por un fanático religioso de extrema derecha cuando hablaba a favor de los acuerdos de Oslo -en 1993 en Washington y en 1995 en Taba, Egipto-, que fueron la base de un acuerdo de paz. Después de esto, los años cercanos al cambio de siglo vieron cómo los palestinos intentaban mejorar su “democracia” sin lograr grandes avances. En 2005, no se había alcanzado ningún acuerdo entre las partes, y no parecía muy probable con Hamás asumiendo el Gobierno de Gaza y con Benjamin Netanyahu bien instalado como primer ministro de Israel. El primer ministro israelí era bien conocido por su odio a los árabes, a los palestinos, y cabe preguntarse si esa aversión alimentó a Hamás. 

En los últimos años, Israel ha estado arrebatando tierras ilegalmente a los palestinos de Cisjordania, poco a poco, y utilizando colonos armados para ello. Hasta ahora, han avanzado alrededor de 1,5 km, y muy poco, algo sorprendente, se ha dicho sobre esta incursión en los últimos meses, suponiendo que no supiéramos de ella años antes. Se avisa poco en el momento de una incursión israelí. Se corta el agua y la electricidad, que controlan los israelíes, y al día siguiente se da 24 horas a los palestinos para que abandonen sus propiedades, a menudo retenidas durante generaciones, o se les trataría con dureza. Los residentes se enfrentan a colonos armados y a un helicóptero de combate. No hay ayuda a la vista.

En Gaza, los residentes llevan varios años rodeados por una valla construida por los israelíes. Es sintomático de estar encarcelados. El suministro de agua y electricidad está bajo control israelí. Uno siente cierta simpatía por querer salir, pero desde luego no de la forma en que lo hizo Hamás. ¡No! Israel había sido advertido de que algo grande estaba planeado, pero por una vez su normalmente muy buena inteligencia de seguridad falló y fueron sorprendidos durmiendo la siesta. 

Los últimos días y el futuro 

Poco después del atentado del 7 de octubre, el presidente estadounidense, Joe Biden, viajó a Israel y aseguró que Estados Unidos apoyaba a Israel y que tenía todo el derecho a defenderse. El primer ministro Benjamín Netanyahu lo tomó como “temporada abierta” y siguió adelante con un ataque militar total contra Gaza. Cuando se observó lo que Israel estaba haciendo al enclave de Gaza, Estados Unidos y otros países empezaron a preocuparse cada vez más. El presidente Biden ha hecho varios llamamientos en los últimos tres meses, cada vez más frustrado, pero sin llegar a pedir un alto el fuego. Estos llamamientos han sido ignorados en lo que respecta a las actividades de Israel, que ha continuado su campaña de bombardeos. Israel insiste en que va a por objetivos de Hamás y no apunta deliberadamente a civiles. No parece que sea así. 

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, planteó este año la idea de una solución de dos Estados, pero el primer ministro Netanyahu y los miembros derechistas de su gabinete no tienen nada que ver con eso. 

Más de 30.000 palestinos muertos hasta la fecha, la población restante hambrienta y deliberadamente escasa de alimentos, suministros médicos agotados, escasez crítica de agua, etc., las condiciones en la franja son peor que terribles. Alrededor del 55% de los edificios han sido reducidos a escombros por las bombas, como en Hamburgo y Dresde al final de la Segunda Guerra Mundial. Una vez más, ¿quién va a pagar la reconstrucción? ¿Israel? Ahora sí que es necesario un alto el fuego. Sin duda, los palestinos ya han recibido suficiente castigo por la acción de Hamás.  

Netanyahu no está de acuerdo; quiere continuar la guerra “hasta que Hamás sea aniquilado” y está planeando llevar la guerra a Rafah, la frontera con Egipto, donde los palestinos se han visto empujados a buscar refugio, el último lugar que queda. A pesar de que Rafah es un supuesto “lugar de refugio”, eso no ha impedido que sea objeto de bombardeos israelíes diarios y que familias palestinas sean asesinadas. 

La UE ha perdido la paciencia y está retirando su apoyo, algunos incluso ya no envían armas a Israel; ¡más vale tarde que nunca! Crece la presión del presidente estadounidense para que espere, una pausa de seis semanas mientras se libera a los rehenes. Sin embargo, se requerirá mucho más que eso. Una respuesta más contundente que la que se requería antes.  

Se ha estado trabajando mucho en segundo plano, con los qataríes y los egipcios, para lograr un alto el fuego. Blinken ha reiterado su llamamiento a una solución de dos Estados. Ahora se habla de una pausa de dos meses como alto el fuego. Ninguna solución es aceptable para el primer ministro Netanyahu. Lord Cameron, ministro británico de Asuntos Exteriores, tras reunirse con el primer ministro israelí y visitar Cisjordania para hablar con el líder palestino, Abbas, y con todos los países de su entorno, especialmente los implicados en intentar poner fin al conflicto, se ha llevado una profunda impresión de la situación. Expresó sus preocupaciones en un discurso pronunciado en Londres y fue más allá al afirmar que era imperativa una solución basada en dos Estados, tras un alto el fuego, y después había que reconocer al pueblo palestino un país por derecho propio, lo que Gran Bretaña haría y proporcionaría ayuda. Estos últimos puntos no forman parte de la política oficial, que sigue la línea muy cauta de Estados Unidos, a pesar de que mucha gente a ambos lados del Atlántico piensa como Lord Cameron. 

Un periódico quincenal británico reveló recientemente que las noticias que recibíamos no cubrían todas las atrocidades cometidas por los israelíes en la guerra, por ejemplo, los incidentes de asesinatos extrajudiciales, que se negaban, por supuesto. Si uno quería recibir el alcance completo de la guerra, entonces la prensa de Al Jazeera se lo proporcionaba. Una lectura nada agradable. 

Para terminar con una nota agradable. Hay una comunidad mixta de unas 500 personas, israelíes y palestinos, que viven en perfecta armonía en un lugar a medio camino entre Tel Aviv y Jerusalén. Se llama el Oasis de la Paz. ¡PAZ! Lo que la mayoría de la gente desea, si se le da la oportunidad. 

J Scott Younger 

Rector Internacional de la President University de Indonesia, investigador Senior Honorario de la Universidad de Glasgow y miembro del Consejo Asesor de IFIMES 

IFIMES - Instituto Internacional de Estudios sobre Oriente Medio y los Balcanes, con sede en Liubliana, Eslovenia, tiene estatus consultivo especial en ECOSOC/ONU desde 2018 y es editor de la revista científica internacional “European Perspectives”. 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato