Recuperación tras el terremoto de Marruecos: todas las “fases” a la vez

Sesión de empoderamiento psicosocial facilitada por la Fundación Alto Atlas en la provincia de Al-Haouz - PHOTO/HAF/febrero de 2024)
Sesión de empoderamiento psicosocial facilitada por la Fundación Alto Atlas en la provincia de Al-Haouz - PHOTO/HAF/febrero de 2024)

Han pasado más de seis meses desde aquella calamitosa noche en las montañas del Alto Atlas, en el Reino de Marruecos

Los terremotos devastadores son realidades de pesadilla, y sólo despertando y pasando día tras día es como esperamos recuperarnos lenta, pero seguramente. El proceso gradual de curación es con tantos pasos adelante y en diferentes direcciones, pero en última instancia a lugares cada vez mejores. 

A continuación, compartiré con ustedes algunas observaciones sobre las experiencias de la Fundación Alto Atlas en el esfuerzo de socorro y reconstrucción en Marruecos, y también expresaré lo que las familias y comunidades afectadas consideran puntos esenciales de apoyo que pueden ayudarles a lograr la recuperación emocional y a construir el mejor futuro que buscan. 

En primer lugar, solemos pensar que hay fases claras que marcan el tiempo que transcurre desde los sucesos catastróficos, empezando sin duda por la ayuda de emergencia total, seguida de las acciones de socorro y, por último, la reconstrucción de los medios de subsistencia y el nuevo desarrollo y crecimiento. Afortunadamente, la ayuda de emergencia total para salvar vidas inmediatamente después de que las laderas de las montañas se derrumbaran sobre las casas ya ha pasado. Sin embargo, las fases que siguen no son fases en absoluto, sino frentes continuos y simultáneos en los que hay que avanzar inmediatamente, todos los días. 

El socorro y la reconstrucción siguen siendo necesarios a la vez. Todavía tenemos que distribuir alimentos, especialmente leche para bebés y niños; suministros de higiene, cocina y otros; estufas y otras fuentes de calor. La gravedad de la terrible sequía en la que también nos encontramos se ha intensificado. Los precios de los alimentos esenciales y otros materiales han aumentado, profundizando las ya difíciles luchas familiares. El precio del aceite de oliva, por ejemplo, uno de los alimentos más vitales en Marruecos, casi se ha duplicado desde el año pasado. 

El trauma sigue siendo desgarrador y sólo gracias a la valentía de los familiares supervivientes buscan oportunidades para afrontar de algún modo el dolor y seguir adelante. La reconstrucción, en particular de las infraestructuras hídricas para el riego y el suministro de agua potable, sigue siendo una cuestión urgente y una necesidad imperiosa, sobre todo porque el terremoto se produjo cuando se acercaba la nueva temporada de siembra. La infraestructura hídrica es esencial para la restauración y la reconstrucción; las terrazas son necesarias para los cultivos agrícolas y para frenar los grandes niveles de erosión y desprendimientos de rocas. La curación emocional establece los términos y las prioridades de la reconstrucción, y el socorro mediante el suministro de alimentos y otros materiales crea el confort y la calma necesarios para que las sesiones psicosociales sean lo más integradoras y útiles posible. 

Todo esto viene a decir que hoy en día nos encontramos con la necesidad imperiosa de hacer avanzar conjuntamente el socorro, el apoyo psicosocial y la reconstrucción, tanto como siempre. 

Una segunda lección, que no nos sorprendió, pero que nos dio un profundo nivel de seguridad en la metodología de empoderamiento participativo de la Fundación del Alto Atlas aplicada durante años, es que un enfoque genuino de la sostenibilidad impulsada por la comunidad tiene fuertes sinergias con la curación psicosocial que da lugar al empoderamiento. En HAF siempre supimos que la metodología IMAGINE de descubrimiento personal que conduce a la planificación y la acción colectivas tenía beneficios curativos emocionales. Inevitablemente, a medida que trabajamos en distintas partes del país, los traumas vividos en las vidas y los hogares de las personas pasan a primer plano cuando necesariamente analizan sus condiciones de vida al planificar el futuro que más desean. Es lógico que, por ejemplo, necesitemos analizar nuestras relaciones sociales, que nos elevan o pueden obstaculizarnos, como paso importante para identificar en última instancia acciones y proyectos que conduzcan a un crecimiento personal y comunitario sostenible. 

En concreto, tras el terremoto, aprendimos con los socios de ayuda humanitaria que la metodología de empoderamiento IMAGINE que HAF ha facilitado con grupos de mujeres en más de 20 provincias marroquíes desde 2015 es también un enfoque aplicado eficaz para ayudar a la curación psicosocial y equipar a los miembros de comunidades traumatizadas con las herramientas necesarias para volver a ser funcionales y completos. Para captar el punto, la planificación del desarrollo sostenible basado en la comunidad debe parecerse, en cierta medida, a las estrategias para individuos en entornos de grupo para avanzar en la recuperación emocional. 

Una última lección es quizás una triste ironía de nuestro mundo: esta terrible crisis y la abrumadora pérdida han dado vida a las oportunidades de desarrollo que necesitan estas mismas comunidades que fueron golpeadas el 8 de septiembre, construyendo estos mismos canales y vías fluviales, construyendo estas nuevas terrazas, instalando estos sistemas de agua potable, uniéndose y reconciliando cualquier división del pasado para asegurar la solidaridad y la acción conjunta. 

La idea es antigua y de alguna manera sigue siendo inquietante sobre que, por alguna razón, debemos perder para ganar, que, como otro ejemplo, la Fundación del Alto Atlas, que lleva más de 20 años plantando árboles con las comunidades de Marruecos, está recibiendo ahora nuevas y mayores inversiones en árboles a medida que se comprende cada vez mejor la inmediatez de la crisis climática. Los proyectos de reconstrucción a los que estamos ayudando ahora son proyectos que, durante años, si no décadas, han sido las prioridades de la gente, y que sólo ahora se hacen realidad tras la tragedia. ¿Y cuántas vidas más se habrían salvado si esos sueños de desarrollo largamente acariciados por la población se hubieran hecho realidad antes del 8 de septiembre? ¿Cuántas personas se habrían salvado si hace un año hubiéramos construido las terrazas que estamos construyendo ahora? ¿Cuánta más inversión habríamos tenido si los ingresos procedentes de la plantación de árboles, el seguimiento y los créditos de compensación de carbono hubieran estado disponibles antes para reinvertir en las mismas cosas en las que estamos invirtiendo ahora? ¿Habría frenado este horrible daño? 

Tal vez la lección sea que nosotros, como colectivo humano, debemos gastar toda nuestra energía cada día para ayudar a hacer realidad la voluntad de la gente, lo que puede resultar en salvar vidas mañana. 

De cara al futuro, ya sea como individuo solidario y generoso o como representante de una institución, ya sea marroquí o de dondequiera que seamos, hay un lugar para cada uno de nosotros en esta campaña de socorro, reconstrucción y capacitación psicosocial con las comunidades del Atlas. Se trata de niños, mujeres y hombres, jóvenes y ancianos, de uno y de muchos. Se trata de satisfacer las necesidades de hoy, de mañana y del próximo siglo. Es participativa, personal y pública. Es agua, energía renovable, alimentos, educación, salud, cultura, producción, artesanía y agricultura. Son competencias e infraestructuras. Es todos los sectores, todos en las zonas afectadas. Es una iniciativa a través de las estaciones. Podemos ser parte de la curación para crear una maravillosa realidad marroquí impulsada en todos los aspectos por las propias comunidades, en asociación con todos los sectores marroquíes, logrando por fin lo que se han propuesto desde hace mucho tiempo. 

La Fundación Alto Atlas está comprometida con la sociedad marroquí en todos los aspectos de su diversidad, con su intención nacional de que las comunidades exploren y hagan realidad sus objetivos más sinceros, y con el desarrollo sostenible de las comunidades. Estamos agradecidos por nuestra vocación de servicio, por la metodología participativa, de empoderamiento y psicosocial que hemos desarrollado durante años con magníficos socios, y por los recursos reunidos por tantos miles de personas y tantos cientos de instituciones para ponerlos al servicio del desarrollo comunitario. 

El Dr. Yossef Ben-Meir es presidente de la Fundación Alto Atlas y profesor visitante de la Universidad de Virginia (Oficina de Estudios Internacionales). 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato