‘Los caballos de Dios’, una trágica historia real reconstruida por el escritor marroquí Mahi Binebine

Paco Soto

Pie de foto: El escritor marroquí Mahi Binebine

‘Los caballos de Dios’ es una novela realista basada en la historia de los autores de los atentados terroristas de Casablanca, que tuvieron lugar el 16 de mayo de 2003. Murieron 45 personas y casi un centenar resultaron heridas. 12 de los fallecidos eran terroristas que procedían de las zonas de chabolas del popular barrio de Sidi Moumen, en Casablanca, y pertenecían a la organización salafista La Vía Recta, vinculada al Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) y a la red de Al Qaeda. El autor de la novela es el escritor y artista multidisciplinar marroquí Mahi Binebine (Marraquech, 1959), quien presentó su obra recientemente en Madrid. Binebine escribió su novela en francés y le puso como título ‘Les Étoiles de Sidi Moumen’ (Las Estrellas de Sidi Moumen). En España, Alfaguara la ha publicado en español como ‘Los caballos de Dios’, el mismo título que la película del director marroquí Nabil Ayouch, que ganó el Festival de Cine de Valladolid, la Seminci, en el año 2012. Binebine considera que su obra “es ficción total y realidad total”; es una novela que cuenta la trágica historia de unos jóvenes veinteañeros que murieron matando a seres inocentes a los que no conocían de nada.

Eran terroristas, sin lugar a duda, se convirtieron en seres crueles, pero, como señala Binebine, “no eran monstruos, sino víctimas” de su propio fanatismo ideológico, de su cerrazón mental, y también de “las mafias religiosas” que manipulan el dolor ajeno y la miseria y las injusticias que el Estado marroquí ha sido incapaz de solucionar. Los terroristas que llevaron a cabo los atentados eran 14 jóvenes que se habían criado en Sidi Moumen. Malvivían en una zona de chabolas sin calles asfaltadas, ni alcantarillado, ni servicios públicos, rodeados de basura, sin perspectivas de futuro. El principal sustento económico de estos jóvenes era el vertedero del barrio. Eran presas fáciles de las redes criminales del salafismo combatiente, que convierten el islam en una caricatura y apuestan por el terrorismo con fines políticos y mafiosos.

Humor contra el terror

En el libro, Binebine utiliza recursos poéticos y hasta el humor para contar historias muy duras. Su objetivo es que los mensajes de la novela lleguen a los lectores. El autor de títulos como ‘Tierra de la sombra quemada’ y ‘La patera’ usa el humor para narrar una historia trágica, porque está convencido de que la situación social puede mejorar sustancialmente en Marruecos si hay suficiente voluntad política por parte de los gobernantes. La miseria no es una maldición. El fanatismo ideológico tampoco. El escritor, pintor y escultor marroquí está convencido de que “podemos salvar ese país”, porque “la sociedad civil es extraordinaria”. Yachine, Nabil, Fouad, Azzi, Khalil, eran los nombres de algunos de los terroristas de Sidi Moumen. Se conocieron de pequeños y se hicieron amigos jugando al fútbol. Crecieron en un ambiente hostil y de extrema pobreza; soñaron con un futuro más digno, y finalmente se dejaron embaucar por las redes salafistas y creyeron que alcanzarían el paraíso matando a inocentes y acabando con sus propias vidas. Pero el paraíso del terrorismo yihadista no existe, es una falacia. ‘Los caballos de Dios’ es una historia tremenda, brutal, pero necesaria, y alguien la tenía que contar.

Pie de foto: Mahi Binebine durante la presentación de su novela en francés

Educación y cultura

El autor de la novela está convencido de que a través de la educación y la cultura se puede frenar el fanatismo y ofrecer perspectivas vitales a las nuevas generaciones. Por eso decidió abrir un centro cultural en Casablanca que tiene el mismo nombre que el título original del libro, ‘Les Étoiles de Sidi Moumen’. Piensa hacer lo mismo en Fez, Tánger y Ouarzazate. Las proyecciones de películas, los talleres de música y las exposiciones son, para Binebine, un instrumento poderoso contra la manipulación de los sentimientos religiosos y las ganas de libertad y justicia social que llevan a cabo las redes criminales del yihadismo en Marruecos y en muchos otros países. El autor de ‘Los caballos de Dios’ señala que hay que “ayudar en el lugar de origen, para que se desarrolle, e impedir la emigración desesperada”, que una parte de la sociedad europea rechaza. En este sentido, Binebine denuncia la “gran hipocresía en Europa, incluso en España. Europa envejece y necesitan a los inmigrantes para pagar las pensiones”. Piensa que “Alemania lo ha entendido”, pero muchos otros países europeos no.

Soluciones contra el yihadismo

El escritor advierte de que “se necesitan apenas dos años para crear una bomba humana”. Frente a esta terrible realidad, apuesta por una estrecha colaboración entre Europa y los países islámicos en vías de desarrollo, y recalca que el mundo musulmán también tiene que hacer sus deberes en ámbitos como el crecimiento económico, la justicia social, la educación y la democratización. Si no se alcanzan estos objetivos, se lamenta Binebine, ganarán la batalla los islamistas y los yihadistas. ¿Por qué? Según Binebine, porque “fueron los únicos que resistieron” a los regímenes dictatoriales y han sabido aprovecharse inteligentemente de la desesperación y la extrema pobreza de millones de personas. En una entrevista con el diario El País, Mahi Binebine recuerda que en la novela, el narrador, uno de los terroristas kamikazes que habla desde un lugar alejado del mundo de los vivos, dice que “vivir en Sidi Moumen ya era estar prácticamente muerto”.

“Quería conseguir la compasión del lector por el kamikaze. Muy a menudo el kamikaze es presentado como un monstruo. No se le intenta entender, es solo un asesino al que hay que matar. Lo que tenía ganas de decir es que al fin y al cabo es una víctima. No se puede justificar el terrorismo, pero sí entender por qué hay jóvenes que se quieren hacer explotar. Y es muy peligroso porque la frontera es muy fina”, cuenta Binebine, quien vive entre Marraquech y Nueva York. Abandonó París en 2002, cuando el ultraderechista Jean-Marie Le Pen logró estar en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas. El novelista opina que “cuando uno es un escritor del Sur, no tiene demasiado tiempo para mirarse el ombligo”. Es por eso que en 1999 publicó la novela sobre la inmigración ‘La patera’ (Akal).

La búsqueda del paraíso

Según dice a El País, vio entonces en los candidatos a la inmigración clandestina al mismo tipo de adolescentes y jóvenes que 16 años después se dejan engañar por las mafias del yihadismo en Sidi Moumen. “Es el mismo sueño: salir de donde están e ir a un sitio mejor”, se llame este el paraíso o una vida más digna en España, Francia o Italia Acaba la entrevista con una dosis de optimismo, porque “el país está cambiando para mejor”. Destaca Binebine: “El Marruecos de hoy no es como el de la época de Hasan II que conocí. Mi hermano pasó 18 años en Tazmamart (un centro penitenciario donde murieron muchos presos políticos), por lo que no tengo ninguna afinidad por el poder marroquí, pero si bien es cierto que la situación no está bien, no se puede negar que está mejor”.  Como indica en un artículo periodístico el escritor Jordi Soler, la novela de Binebine “resulta imprescindible en estos tiempos en que el yihadismo monopoliza el terror del mundo occidental y orilla a los Gobiernos europeos, como antes lo hizo el de Estados Unidos, a improvisar medidas de seguridad, no siempre muy eficientes, que terminan afectando a la libertad de los ciudadanos”.

Más en Cultura