El presidente de la RFEF no acudió al palco del Palau a entregar el título y prepara medidas que rozan el chantaje para la 2021-2022

El Barça gana la liga de fútbol sala con la ausencia de Rubiales

photo_camera AFP/GABRIEL BOUYS - El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales

Desde que Luis Rubiales decidiera adueñarse de la organización de la Primera y de la Segunda división del fútbol sala español no ha habido una jornada tranquila. La pandemia lo ha puesto todo más difícil, pero incluso este frente sanitario podría haber tenido mejor gestión con el acuerdo que tienen la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) y LaLiga y que ha provisto de PCR a muchos clubes.

La temporada 2020-2021 es la primera que ha organizado en exclusiva la RFEF sin la LNFS. El acuerdo por los derechos de televisión que firmaron Javier Lozano, presidente de la LNFS, y Javier Tebas, presidente de LaLiga, fue el detonante para que Luis Rubiales ajusticiara al exseleccionador nacional, pasara factura a su enemigo Tebas y, de paso, arremetiera contra Mediapro, la empresa que paga los derechos del fútbol sala y emite los partidos en Gol Televisión. 

Barça y Levante

La RFEF tenía un papelón con la final de liga. El Barça sigue en tierra de nadie con el fútbol sala. Sigue perteneciendo a la LNFS, pero necesita mantener buenas relaciones con la federación porque el fútbol es el negocio que sujeta a toda la entidad. Laporta ha descabezado a todas las secciones, incluido el futsal y su entrenador Andreu Plaza ya afrontó los play off sabiendo que no continuaría la siguiente temporada. Por cierto, será Jesús Velasco, un histórico de Movistar Inter, el próximo dueño del banquillo azulgrana. 

La excusa de la Eurocopa 2020 le quitó a Rubiales el trance de tener que acudir, que no presidir, el segundo partido de la final que podría haber convertido al Levante en campeón de liga por primera vez en su historia. Un equipo contrario a la RFEF en el fútbol sala y totalmente alineado con LaLiga en el fútbol. En el pabellón de Paterna hubo otros representantes de la RFEF, ganó el Barça y la eliminatoria se fue a Sant Jordi. En el último penalti el Barça levantó el título que entregó Pablo Lozano, presidente de la federación andaluza, del comité de fútbol sala y vicepresidente de la española. Un íntimo de Rubiales al que ha dado poderes. 

Joan Laporta, presidente del FC Barcelona
Pista Azul

El protocolo que en otros tiempos ponía en marcha la LNFS para estos partidos quedó relegado a todo lo que fue capaz de hacer Lozano entregando el premio de subcampeón al Levante, el reconocimiento a los árbitros y la copa a Aicardo en un gesto muy frío. El confeti y la cartelería con la nueva imagen de la RFEF sí estuvieron presentes sobre la pista negra con la que Rubiales ha querido ocultar la histórica pista azul de la LNFS que sigue presente en los partidos de Gol. 

Que el Barça gane la liga es el mejor escaparate para vender fútbol sala nacional. La RFEF no sacó provecho en la ceremonia de entrega de premios. Ni Laporta, ni Catalá estuvieron en la pista como presidentes de entidades de fútbol. Rubiales desapareció de la final. Es más, ni miembros de comité que gestiona el fútbol sala como Luis Amado o Paco Sedano, deportistas relevantes de la historia de este deporte y del Barça, pusieron cara al acto. 

Para la temporada 2021-2022 la RFEF sigue ahogando a los clubes que no se han puesto de su parte. Movistar Inter y José María García lideraron la conspiración que se fraguó en un hotel de Atocha en Madrid donde intentaron liquidar la LNFS. Burela, Peñíscola y Jaén secundaron la causa, pero en dos años no han conseguido doblegar al resto de clubes que siguen fieles a los principios de la organización que consiguió darle valor al fútbol sala después de muchos años.

El alcalde de Torrejón de Ardoz, Ignacio Vázquez, y el concejal de Deportes, José Miguel Martín Criado, junto a José María García, fundador de Movistar Inter FS
Derechos de televisión 

La LNFS selló un contrato por cinco temporadas con LaLigaSportsTV para la explotación de los derechos audiovisuales de los clubes y cuya vigencia se extiende hasta la temporada 2022/2023. En octubre de 2020 la LNFS abonó un primer pago de los tres previstos de 50.000 euros para cada club de Primera División y de 17.000 euros por club de Segunda. Los clubes que decidieron saltar del barco no han recibido ninguna cantidad y su impacto en los medios ha quedado muy reducido con todos los problemas que eso implica para los patrocinadores. Este contrato es el que trae de cabeza a Rubiales y a los abogados de la RFEF que insisten en que los derechos son de los clubes y, por tanto, se los pueden ceder a la Federación. 

ATALAYAR ha podido tener acceso a la circular 103 de las Normas Reguladoras y Bases de Competición de Fútbol Sala Profesionalizado para la temporada 2021-2022 y del documento de cesión de “activos” hasta la temporada 2024/2025. Este segundo documento ha llegado a los clubes de Primera y Segunda división como parte de la inscripción para la próxima temporada. 

Barcelona fútbol sala
Pabellón y avales

En las normas reguladoras destacan artículos parecidos a los que puso en marcha la LNFS y que ayudaban a profesionalizar el fútbol sala. Por ejemplo “hacer todos los esfuerzos para disponer de un pabellón cubierto con un mínimo de 2.000 espectadores para la Temporada 2022/2023” aunque no contemplan el acondicionamiento para equipos de televisión. También obligan a “haber depositado, en el momento de la inscripción, un aval bancario, una póliza de afianzamiento, o mediante transferencia bancaria en la RFEF, por un importe mínimo del 10 por ciento del cierre de los gastos auditados en la temporada anterior y, en todo caso, no inferior a 60.000 euros”. Algo criticado en el pasado y que calificaban de injusto.

Esta temporada los clubes han sido duramente sancionados con multas de hasta 2.000 euros por portar el parche de la LNFS en la manga de sus camisetas. Para evitar la sangría los equipos decidieron quitarse el emblema y poner en sus pabellones el logo de la LNFS en la cartelería y en los soportes publicitarios. La RFEF ha prohibido esto en el artículo 13, apartado B donde impiden en los pabellones “la publicidad de otras competiciones, asociaciones o entidades deportivas relacionadas con el fútbol sala de ámbito internacional, nacional o local sin autorización expresa de la RFEF”. 

Chantajes

La normativa audiovisual de la próxima temporada volverá a generar graves problemas a los clubes. Ese mismo artículo del texto recoge que “Resulta de la exclusiva competencia de la RFEF la comercialización centralizada de todos los derechos de transmisión audiovisual vinculados a las competiciones […]. La RFEF podrá comercializar estos derechos de manera directa o mediante la encomienda prevista en el mismo Real Decreto Ley. El ente comercializador está obligado a aceptar la encomienda cuando así se produzca y a cumplir con las presentes disposiciones”.

Y para ahondar en el chantaje envían un documento a los clubes donde les obligan a ceder a la RFEF “de manera voluntaria y gratuita por el tiempo de duración de la Competición, la relación de activos que se señalan en el Anexo I del presente documento, para la gestión de la comercialización conjunta con la RFEF y con los otros clubes que participen en dicha Competición”. También hablan del montante económico “una vez llevada a cabo la comercialización de los activos objeto de cesión en el Anexo I, en función de los patrocinadores adheridos a la Competición, la Comisión de Primera RFEF propondrá el sistema de reparto de los ingresos obtenidos” y, en un giro usurero de la misiva, afirman que “la cantidad que reciba cada club cedente dependerá no solo de los patrocinadores adheridos, sino de los activos objeto de cesión por cada Club”.

Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol
Sanciones

La primera temporada del fútbol sala organizada por la RFEF no ha estado a la altura de un deporte campeón del mundo con la selección y que ha dominado el futsal europeo y mundial de clubes. La RFEF ha sancionado a jugadores de equipos no alineados con su causa con 14 partidos por problemas burocráticos. Le ha quitado visibilidad a los play off haciendo coincidir partidos en el mismo tramo horario. Y la desdicha que supone que todos los partidos que ha emitido Teledeporte no tengan repercusión ni highlights en las redes sociales porque los derechos son de la LNFS y Twitter, Facebook o Instagram tienen la obligación de suprimirlos. 

En el horizonte está el Mundial de Lituania donde España volverá a ser favorita. La selección de las dos estrellas regresará al mayor escaparate del fútbol sala mundial a intentar que no se vean sus vergüenzas domésticas.  

Más en Deportes