El negocio eléctrico internacional salva los resultados de Iberdrola

Julián Gónzalez/CapitalMadrid.com

Pie de foto: La actividad exterior creció un 16,2% en el tercer trimestre mientras que en España cayó un 2,1%. La deuda neta asciende a 26.159 millones de euros, con un apalancamiento del 41,1%, y una liquidez de más de 8.000 millones

El negocio eléctrico internacional están salvando los resultados de Iberdrola porque la actividad en España está cayendo. La compañía logró alcanzar un beneficio neto en el tercer trimestre de 1.920 millones de euros, un 7,8% más y un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 5.431 millones (+6,8%) gracias a que la actividad internacional creció un 16,2% frente a una caída del 2,1% registrado en España.

El apar­tado de re­no­va­bles es de los que más han cre­cido, lo que ha per­mi­tido au­mentar el ebitda en esta área hasta los 1.126,5 mi­llones de eu­ros, im­pul­sado por la mayor pro­duc­ción de Reino Unido y Latinoamérica, el buen com­por­ta­miento de la ge­ne­ra­ción eó­lica offs­hore y los ma­yores pe­cios con lo que se ha con­tra­rres­tado la baja eo­li­cidad re­gis­trada en Estados Unidos.

La com­pañía que pre­side Ignacio Sánchez Galán ha in­cre­men­tado du­rante este pe­riodo la in­ver­sión hasta 2.096 mi­llo­nes, lo que su­pone un au­mento del 6,7%. La mayor parte, un 87% del to­tal, se ha des­ti­nado a ne­go­cios re­gu­la­dos: unos 1.087,1 mi­llones a re­des, otros 514,1 mi­llones a ener­gías re­no­va­bles y 211,7 mi­llones a Generación México.

En cuanto a la deuda, a cierre de sep­tiem­bre, el en­deu­da­miento se si­tuaba en 26.159 mi­llones de eu­ros, unos 94 mi­llones de euros menos que en igual pe­riodo en 2014. El apa­lan­ca­miento ha des­cen­dido hasta el 41,1%. Dichas ci­fras in­cluyen 146 mi­llones co­rres­pon­dientes a la fi­nan­cia­ción de la in­su­fi­ciencia ta­ri­faria en España.

La com­pañía ha seña­lado que estos re­sul­tados re­fuerzan el com­pro­miso de ofrecer a los ac­cio­nistas una re­tri­bu­ción mí­nima anual de 0,27 euros por ac­ción. Paralelamente, el con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción de la eléc­trica ha apro­bado la eje­cu­ción de un nuevo au­mento de ca­pital li­be­rad, en el marco del pro­grama Iberdrola Dividendo Flexible que se lle­vará a cabo en 2016, fi­jando un precio de compra de 0,125 euros brutos por cada de­recho de asig­na­ción gra­tuita.

En la ex­po­si­ción que Galán realizó ante los ana­lis­tas, dijo que la li­quidez de Iberdrola su­pera ahora los 8.000 mi­llones de eu­ros, can­tidad que ca­li­ficó de “suficiente” para cu­brir las ne­ce­si­dades de fi­nan­cia­ción du­rante más de 27 me­ses. Además, ha seña­lado que los nuevos marcos re­gu­la­to­rios apro­bados en Reino Unido para el trans­porte y la dis­tri­bu­ción per­mi­tirán au­mentar el valor de los ac­ti­vos. En Estados Unidos, dijo que existen igual­mente opor­tu­ni­dades de cre­ci­miento en in­fra­es­truc­turas de trans­porte en Maine y en Nueva York.

El úl­timo tri­mestre del año será es­pe­cial­mente re­le­vante en los que se re­fiere a la in­te­gra­ción entre Iberdrola USA y UIL Holdings, tras haber al­can­zado la eléc­trica las cua­tros au­to­ri­za­ciones que es­taban pen­dientes y haber avan­zado en las au­to­ri­za­ciones que restan por re­solver en los Estados de Connecticut y Massachusetts.

Más en Economía y Empresas