El régimen iraní ha instado a Argelia y Siria a crear “un frente islámico” contra Israel

Argelia e Irán acuerdan profundizar relaciones y organizar reuniones oficiales

photo_camera IMAGEN/PRESIDENCIA DE ARGELIA - El presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune

Argelia e Irán continúan intensificando sus lazos bilaterales. Después de restablecer relaciones con Arabia Saudí, Teherán busca ahora incrementar su presencia en el mundo árabe, en concreto, en el norte de África, región donde varios analistas y medios de comunicación han advertido sobre la peligrosa influencia iraní en el ámbito militar.

El respaldo de Teherán a grupos como el Frente Polisario supone una amenaza para la zona del Magreb y del Sahel, así como para Europa. De hecho, Marruecos se ha pronunciado en varias ocasiones sobre esta cuestión, instando a Irán a cesar su apoyo al grupo saharaui independentista y advirtiendo que el suministro de drones al Polisario desestabilizará la región.

polisario-iran

Argelia, aliado clave de la organización saharaui, se consolida como el principal socio de Irán en el norte de África. Históricamente, las relaciones entre ambos han sido cordiales, exceptuando ciertos años de la década de 1990, cuando Argel decidió romper lazos diplomáticos con Teherán, a quien acusaba de apoyar a opositores islamistas del Frente Islámico de Salvación (FIS). No obstante, ambas naciones restablecieron relaciones en 2000 y, desde entonces, han impulsado sus lazos en varios ámbitos.

Con este objetivo de conservar y profundizar esa asociación, el presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, ha mantenido una conversación telefónica con su homólogo iraní, Ebrahim Raisi, con quien ha acordado “impulsar y fortalecer” las relaciones “en los planos político y económico”. Asimismo, Tebboune y Raisi han acordado planificar visitas oficiales en el futuro, según un comunicado difundido por la agencia de noticias argelina, APS. A principios de año, el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Hossein Amirabdollahian, trasladó a su homólogo argelino, Ramtane Lamamra, la invitación de Raisi a Tebboune para realizar una visita de Estado a Teherán.

tebboune-argelia-iran

Esta conversación es una muestra más de la voluntad de líderes iraníes y argelinos de estrechar esa cooperación bilateral, algo que facilitará la expansión de Teherán en el norte de África. Este escenario, tal y como advierten analistas a Al-Arab “podría poner en peligro la seguridad de Europa” y “los intereses estratégicos estadounidenses e israelíes en Marruecos”. En este sentido, el medio árabe destaca también que una de las bases del fortalecimiento de las relaciones entre Argelia e Irán será la causa palestina y el rechazo a los Acuerdos de Abraham firmados por Israel y algunos países árabes como como Marruecos.

De hecho, la situación en Cisjordania y los recientes sucesos en la mezquita de Al-Aqsa fueron uno de los temas centrales de la última conversación entre Tebboune y Raisi. Ambos líderes condenaron “la profanación de la mezquita de Al Aqsa”, lo que han considerado “una flagrante provocación contra mil quinientos millones de musulmanes durante este mes santo”.

Tal y como señala la agencia de noticias iraní IRNA, Raisi reconoció que Irán y Argelia mantienen “posturas cercanas e incluso compartidas” sobre ciertos asuntos regionales e internacionales, “especialmente el problema palestino”. Tebboune, por su parte, expresó su esperanza de lograr “la liberación de la nación palestina” gracias a la ayuda de los países islámicos.

israel-palestina
Irán pide un “frente islámico” contra Israel

Raisi no solo ha dialogado recientemente con su homólogo argelino, sino que también ha hablado con el presidente sirio, Bachar Al-Assad. Durante ambas conversaciones, Raisi ha instado a sus socios árabes a establecer “un frente islámico unificado” contra Israel.

En el transcurso de la llamada con Al-Assad, Raisi también ha subrayado la “necesidad de respetar la soberanía y la integridad territorial de Siria”, según informa Haaretz. Esta conversación se ha producido poco después de que Israel atacase varios objetivos militares de Siria en respuesta al lanzamiento de seis misiles desde territorio sirio hacia los Altos del Golán.