Blinken llega este miércoles a Arabia Saudí y el jueves viajará a Egipto

Blinken viaja a Oriente Medio en un nuevo intento de alcanzar una tregua en Gaza

photo_camera El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken - PHOTO/FILE

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken, viaja este miércoles a Oriente Medio en un nuevo intento de alcanzar una tregua en la Franja de Gaza, tras más de cinco meses de guerra entre Israel y el movimiento palestino Hamás.

  1. La hambruna en la guerra
  2. "Gritos de miedo"

Blinken debe llegar este miércoles a Arabia Saudi y el jueves viajará a Egipto.

Las negociaciones entre "equipos técnicos" continúan en Catar, según una fuente cercana, tras un cambio en la posición de Hamás que abrió la puerta a un alto en los combates después de haber exigido en vano un cese al fuego definitivo.

Los bombardeos israelíes siguen y causaron 104 muertos en las últimas 24 horas, según el ministerio de Salud de Gaza, gobernada por Hamás.

El jefe del movimiento islamista palestino, Ismail Haniyeh, acusó el martes a Israel de "sabotear" las negociaciones después de que el ejército israelí asegurara que había eliminado a decenas de combatientes en una operación contra el hospital Al Shifa, el mayor del enclave.

El ejército declaró el miércoles que había matado a 90 combatientes de Hamás y de la Yihad Islámica en el establecimiento médico y sus alrededores, y detenido a "más de 300 sospechosos".

La guerra estalló el 7 de octubre con el ataque de Hamás contra el sur de Israel, que dejó unos 1.160 muertos, en su mayoría civiles, según un recuento de la AFP en base a datos oficiales.

El movimiento islamista secuestró también unas 250 personas, de las 130 siguen cautivas en Gaza, y 33 de las cuales habrían muerto, según Israel.

En represalia, Israel lanzó una ofensiva aérea y terrestre contra Gaza, con el objetivo de "aniquilar" a Hamás, que hasta el momento dejó 31.923 muertos, en su gran mayoría civiles, según el último balance del Ministerio de Salud de Gaza, gobernada por el movimiento palestino.

La hambruna en la guerra

Las oenegés y las agencias de la ONU no dejan de advertir del riesgo inminente de hambruna en el territorio, sobre todo en el norte, donde viven más de 300.000 personas.

Estados Unidos ha pedido a su aliado Israel permitir un aumento del ingreso de ayuda humanitaria.

El secretario de Estado estadounidense reiteró el martes que toda la población de Gaza sufre "niveles severos de inseguridad alimentaria aguda".

"Es la primera vez que una población entera ha sido clasificada así", declaró durante una visita a Filipinas.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Turk, sostuvo que Israel bloquea la ayuda y eso "podría ser equivalente al uso de la hambruna como método de guerra".

Blinken dijo que abordará en sus reuniones "los esfuerzos desplegados para lograr un alto el fuego inmediato que garantice la liberación de todos los rehenes que quedan", así como "la intensificación de los esfuerzos internacionales para aumentar la ayuda humanitaria a Gaza".

El ministro israelí de Defensa, Yoav Gallant, viajará la semana que viene a Washington, en momentos en que Estados Unidos presiona a Israel para evitar una ofensiva terrestre en la ciudad de Rafah, en el extremo sur de la Franja, donde se hacinan cerca de 1,5 millones de palestinos, según la ONU.

La oficina del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, había indicado que enviaba una delegación "por pedido del presidente estadounidense Joe Biden", para hablar de esta operación, anunciada por Israel.

"Gritos de miedo"

Netanyahu ha asegurado que "estamos decididos a completar la eliminación de estos batallones en Rafah, y no hay cómo hacerlo sin una incursión terrestre".

La ciudad ya se encuentra bajo bombardeos. Imágenes de AFPTV del martes muestran a los habitantes buscando entre los escombros tras una nueva noche de ataques.

Las lluvias torrenciales por la noche agravaron la deplorable situación en la zona. Oum Abdullah Alwan contó que sus hijos "gritaban de miedo" porque "no podemos distinguir el sonido de la lluvia del sonido de los bombardeos".

"Toda la población de Gaza depende actualmente de la ayuda alimentaria, pero más de la mitad de la población vive bajo lo que llamamos un 'nivel de hambre crítica'", declaró Philippe Lazzarini, el jefe de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA).

El "principal obstáculo" del acceso de ayuda humanitaria a Gaza es "la ausencia de voluntad política", añadió.

Desde el inicio de la guerra, Israel un asedio total al enclave e controla toda la ayuda que intenta entrar. Esto reduce el número de camiones que accede al territorio desde Egipto.

Varios países han lanzado víveres desde aviones y se ha abierto un corredor marítimo desde Chipre, pero todos insisten en que estas vías de envío no pueden reemplazar las rutas terrestres.