El jefe del Gobierno marroquí, Aziz Akhannouch, señaló que el país galo debe mojarse en este asunto y abandonar el papel de observador neutral

Marruecos insta a Francia a posicionarse claramente en torno al Sáhara Occidental

PHOTO/FILE - Aziz Akhannouch

Marruecos sigue con su incansable labor diplomática para continuar obteniendo apoyos de cara a su plan enfocado a solucionar el conflicto saharaui. El reino alauí ha recibido importantes apoyos en el plano internacional para su propuesta que contempla una amplia autonomía para el territorio bajo soberanía marroquí respetando los postulados de la Organización de Naciones Unidas. Entre estos que se encuentran lo de Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos, Alemania o la antigua metrópoli España. 

Pero desde el Estado norteafricano se sigue demandando el soporte de otros actores importantes como es el caso de Francia, que tiene un rol diplomático relevante en torno a esta cuestión. En este sentido, el jefe del Gobierno marroquí, Aziz Akhannouch, envió mensajes claros a la nación gala para que se posicione respecto al expediente del Sáhara marroquí. 

Se espera una próxima visita oficial del presidente Emmanuel Macron a Rabat y ante esta esperada visita se empieza a tocar el tema saharaui para que haya cierta presión política ante el país galo. Aziz Akhannouch llegó a señalar que “ha llegado el momento de salir de esta situación”. 

emmanuel-macron-presidente-francia-marruecos-sahara-occidental

Francia tiene una posición difícil porque está entre dos aguas templando la situación entre Marruecos, que demanda una solución para el Sáhara favorable a su postura, y Argelia, gran rival político del reino marroquí y que apoya al Frente Polisario, otro enemigo declarado de Marruecos, que aboga por la celebración de un referéndum de independencia de la población saharaui que cuenta con menos apoyos en el escenario internacional. Desde el Estado galo se quiere mantener una buena relación con los dos vecinos del Magreb, pero estos tienen unas posiciones tan encontradas que es difícil estar en una zona media o gris equidistante entre ambos. Sobre todo, teniendo en cuenta que en agosto de 2021 el Estado argelino rompió relaciones con Marruecos bajo acusaciones de injerencia política en sus asuntos internos. 

En una entrevista concedida al medio francés L’Opinion, Aziz Akhannouch consideró que “hay importantes novedades en la cuestión del Sáhara tras el reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre las Provincias del Sur por parte de las grandes potencias”, y subrayó que “París no debería ser un mero observador”.

El jefe del Gobierno marroquí hizo un llamamiento a Francia para que abandone su estatus de “observador” en la cuestión del Sáhara Occidental, afirmando que la República debe seguir los “grandes desarrollos” del caso.

sahara-occidental-marruecos-francia-frente-polisario

Hay importantes intereses mutuos, que, en cualquier caso, no se ven amenazados ahora, como es la cuestión económica. Aziz Akhannouch explicó que la relación económica entre ambos países "no se ve afectada por la agitación" y tranquilizó así a los inversores franceses. 

“Nuestra relación económica con Francia debe desarrollarse”, manifestó el primer ministro marroquí añadiendo que las inversiones francesas en Marruecos siempre han sido libres y bien recibidas obviamente, sin cortapisa alguna. 

La cuestión del Sáhara Occidental ha tenido avances importantes para Marruecos en los últimos tiempos, sobre todo después de que el pasado Gobierno estadounidense de Donald Trump reconociese la marroquinidad del Sáhara en diciembre de 2020 y ahora Rabat espera que París reconozca claramente su soberanía sobre el Sáhara Occidental, siguiendo los pasos por ejemplo de España. El Gobierno español de Pedro Sánchez reconoció la propuesta marroquí como la “más seria, creíble y realista” para solucionar el expediente del Sáhara. Un movimiento político que sirvió para que se restableciesen plenamente las relaciones entre el país europeo y el reino norteafricano después de la crisis diplomática sufrida a cuenta de la recepción de Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, en territorio español para ser tratado de una afección respiratoria y la posterior denuncia marroquí por la falta de cooperación e información por parte de un país considerado aliado como España.

Ahora, se espera que el presidente Emanuel Macron realice una visita de Estado a Marruecos en febrero o marzo de este año y se pueda aclarar todavía más el asunto. Sería la primera visita de Macron a Marruecos desde su última investidura como presidente de la República Francesa y se espera que se reúna con el rey Mohamed VI. En el momento que se produzca esta cumbre, el tema del Sáhara Occidental estará seguramente sobre la mesa. 

macron-mohamed-vi-marruecos-francia

Hisham Moatadid, experto en relaciones internacionales y de seguridad que reside en Canadá, ha explicado que la solicitud marroquí está en línea con la evolución internacional del expediente saharaui, porque Francia tiene una responsabilidad política que se suponía que tenía con Marruecos en cuanto a su apoyo en este conflicto antes de que las grandes potencias reconocieran su soberanía sobre las denominadas Provincias del Sur de Marruecos. Dadas las excepcionales relaciones entre ambos países, se requiere ahora adoptar rápidamente una posición franca, directa y clara sobre este conflicto, alejándose de la equidistancia política para contentar a todas las partes, como recogió el medio Al-Arab. Moatadid señaló también en el medio The Arab Weekly que Francia está llamada a cambiar su enfoque político para impulsar los vínculos diplomáticos con Marruecos, que es un auténtico socio estratégico. Mientras, Rabat puede que no aguante más posiciones ambiguas en un asunto que es de especial relevancia para la nación. 

En preparación para la visita de Macron, Catherine Colonna, ministra francesa de Asuntos Exteriores, confirmó desde Rabat el pasado diciembre que “la posición de Francia sobre el Sáhara es clara y consecuente”. “Apoyamos el alto el fuego y los esfuerzos de las Naciones Unidas y del enviado especial de la ONU para el Sáhara en sus giras, y esperamos el retorno del proceso político para una solución política justa y realista”, declaró ante los medios Colonna, abogando así por un diálogo entre las partes para llegar a una solución. Pero las conversaciones son difíciles entre dos partes tan enfrentadas como Marruecos, por un lado, y el Frente Polisario y Argelia, por otro. 

Por su parte, Nasser Bourita, ministro marroquí de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, dijo, durante el encuentro en la capital del reino norteafricano con su homóloga francesa, que ha llegado el momento de tomar decisiones claras y señaló que “durante los últimos tres años ha habido un desarrollo notable bajo el liderazgo del rey Mohamed VI en las posiciones de varios países cercanos a Francia política y geográficamente”. “París es plenamente consciente de la importancia del problema del Sáhara marroquí para los marroquíes”, añadió. 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato