El ministro de Economía ha advertido de que las medidas adoptadas para reducir la propagación de la COVID-19 han llevado al Reino alauí a sufrir una de las “peores crisis” en los últimos años

Marruecos prevé superar la crisis económica provocada por el coronavirus en menos de dos años

photo_camera AFP/FADEL SENNA - Parlamento marroquí durante una sesión parlamentaria

La crisis provocada por la pandemia del coronavirus ha puesto contra las cuerdas a las economías de cientos de países, entre ellos Marruecos, quien planea la recuperación total de esta recesión para 2022. Así lo ha anunciado el ministro de Economía, Finanzas y Reforma Administrativa del Reino alauí este miércoles durante una rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. Las medidas adoptadas para reducir la propagación de este patógeno, la sequía que ha azotado el país y la inevitable contracción de la economía han llevado a Marruecos a sufrir una de las peores crisis en los últimos años. “La tasa de crecimiento de la economía marroquí registrará una deflación de alrededor del 5 %, por primera vez desde finales de los años noventa, mientras que los equilibrios macroeconómicos se verán muy afectados, en particular por lo que se refiere al déficit presupuestario y a la cuenta corriente de la balanza de pagos”, ha señalado el ministro. 

El titular de la cartera de Economía, Mohammed Benchaaboun, ha explicado que, si bien la economía nacional va a sufrir tres choques provocados por la fuerte deflación de la economía a nivel mundial, el país comenzará a recuperarse durante la segunda mitad de este año, aunque la recuperación plena no llegará hasta 2022. Durante el Consejo de Gobierno, Benchaaboun presentó un informe en el que se analizaba la situación económica de la nación norteafricana hasta el mes de junio. 

En esta reunión, el Ejecutivo marroquí también examinó las perspectivas de recuperación para finales de 2020 y anunciaron su intención de donar una quinta parte de sus salarios, desde agosto hasta finales del año en curso, al fondo especial diseñado para hacer frente a la COVID-19. “Esta donación es una contribución por parte de los miembros del Gobierno a los esfuerzos realizados para hacer frente a esta pandemia que requiere una mayor movilización y compromiso a fin mitigar sus repercusiones económicas y sociales”, ha resaltado el ministro delegado encargado de la Enseñanza Superior y la Investigación Científica, Driss Ouaouicha.

El ministro de Economía y Finanzas marroquí, Mohamed Benchaabou

En lo que respecta al comercio exterior, Benchaaboun ha incidido en que el déficit comercial mejoró a finales del mes de julio. No obstante – según el ministro – las remesas de los marroquíes residentes en el extranjero y los ingresos del turismo y de las inversiones extranjeras “experimentaron una clara contracción”, según las declaraciones recogidas por la agencia de noticias MAP. Asimismo, ha explicado que, a pesar de esta reducción, “las reservas de divisas han mejorado gracias a la movilización de la financiación extranjera, en un momento en que el mercado se estabilizó sin ninguna intervención de Bank Al Maghrib”. 

El ministro de Economía, Finanzas y Reforma Administrativa también ha hecho sus predicciones durante esta reunión y ha señalado que es probable que “el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos a finales de 2020 alcance el 8 % del PIB”. Por su parte, las finanzas públicas dependen de la ley que trata este asunto, la cual ha puesto de manifiesto en los últimos meses “una clara disminución de los recursos fiscales en comparación con las estimaciones preliminares, mientras que los gastos están al mismo nivel que las estimaciones, gracias a las medidas adoptadas para apoyar la economía nacional”. Tras analizar estos datos, el responsable del área de Economía en el Gobierno de Marruecos ha llegado a la conclusión de que, en vista de estos datos, “el déficit presupuestario se situaría en 7,5 % y la tasa de endeudamiento en 75,5 % del PIB”. Aun así, ha sido claro en su mensaje final, admitiendo que todas estas estimaciones dependen de los riesgos asociados a la pandemia de la COVID-19, que ha dejado en este país 18.264 contagiados y más de 290 fallecidos. 

Marruecos ha intentado ayudar a los más desfavorecidos por la actual crisis sanitaria desde el comienzo de esta pandemia. En marzo, por ejemplo, el Gobierno anunció la entrega de ayuda directa mensual para los hogares más pobres, muchos de ellos dependientes de la economía del sector informal. Por otro lado, el rey Mohamed VI impulsó un fondo especial para combatir las consecuencias de esta enfermedad. 

Más en Política
PHOTO/Russian Foreign Ministry via REUTERS - El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune
En la tarde del lunes 2 de octubre, los medios de comunicación argelinos difundieron un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores en el que se anunciaba, a bombo y platillo, que Ahmed Attaf había conseguido convencer a los nigerinos de la mediación argelina en la crisis que vive su país desde el golpe de Estado del 26 de julio. Menos de veinticuatro horas después, Niamey reaccionó con una bofetada mordaz

Argelia: un revés de Níger