El rey de Marruecos exhortó a los departamentos y organismos competentes a redoblar vigilancia y desplegar esfuerzos para lidiar con el reto de la seguridad hídrica; así como asegurar el abastecimiento de agua potable en todos los territorios del país

El rey Mohamed VI exige una mayor vigilancia y esfuerzo en la gestión de agua en Marruecos

Mohamed VI - PHOTO/FILE
photo_camera Mohamed VI - PHOTO/FILE

Frente a la situación hídrica sensible que vive Marruecos, el rey Mohamed VI presidió, en el Palacio Real de Rabat, una sesión de trabajo dedicada principalmente a la problemática del agua a fin de conseguir una gestión eficiente de la crisis.

  1. Ante una situación dificultosa, las circunstancias mandan 
  2. Plan de Acción de Emergencia 

La reunión presidida por el monarca marroquí se inscribe en el marco del seguimiento continuo de la cuestión estratégica del agua en el país norteafricano. El contexto actual marcado por un déficit notable en términos de precipitaciones hace que la intervención sea urgente y la gestión sea racionalizada. 

En este sentido, Mohamed VI instó a todos los departamentos y organismos responsables de la temática del agua a que redoblen su vigilancia y esfuerzo para hacer frente al desafío de la seguridad hídrica y garantizar el abastecimiento de agua potable a todas las localidades del Reino.

Las autoridades marroquíes han endurecido las medidas para frenar el desabastecimiento de agua - PHOTO/FILE
Las autoridades marroquíes han endurecido las medidas para frenar el desabastecimiento de agua - PHOTO/FILE

Ante una situación dificultosa, las circunstancias mandan 

La fuerte presión sobre los recursos hídricos en todas las regiones de Marruecos refleja la situación difícil por la que pasa el país. Lo cual empuja, cada día, al Gobierno de Aziz Akhannouch a pensar en soluciones preventivas y otras innovadoras que permitan superar la crisis del agua en todo el territorio nacional.

El ministro de Equipamiento y Agua, Nizar Baraka, aclaró, durante la sesión de trabajo, la situación hídrica en Marruecos. En el período desde septiembre hasta las primeras semanas de enero de 2024, el país ha marcado un déficit pluviométrico del 70% con respecto al promedio, así como una tasa de relleno de las presas del 23,2%, frente al 31,5% en el mismo período del año pasado.

Gracias al Programa Nacional de Abastecimiento de Agua Potable y de Riego 2020-2027, son varias las provincias y regiones que han podido ser adecuadamente abastecidas de agua potable en los últimos años.

Es el caso, en particular, de la realización de la interconexión de las cuencas de Sebou y Bouregreg y de la puesta en servicio de las estaciones de desalinización de Agadir y Jorf Lasfar de Safí.

Mujeres marroquíes con garrafas de agua - PHOTO/REUTERS
Mujeres marroquíes con garrafas de agua - PHOTO/REUTERS

Plan de Acción de Emergencia 

Tras hacer un diagnóstico de la realidad hídrica en Marruecos, Nizar Baraka presentó a al Rey el Plan de Acción de Emergencia elaborado por los departamentos competentes para hacer frente a la situación actual y garantizar el abastecimiento de agua potable, especialmente en las ciudades ubicadas en el centro y las localidades deficitarias o susceptibles de serlo.

Detallado a nivel de los diferentes sistemas hidráulicos del Reino, el Plan de Acción de Emergencia prevé una diversidad a corto plazo, la movilización óptima de los recursos en las presas y de las estaciones de desalinización existentes.

De las otras medidas que toma el Plan de Acción es la realización de equipamientos urgentes de abastecimiento de agua, especialmente en las zonas donde la situación lo exija. Además de recurrir a la restricción del agua de riego o de los caudales de distribución en otras zonas, según la particularidad de cada región.

De conformidad con las orientaciones reales, se procederá también a la aceleración de los proyectos programados que tengan un impacto a medio plazo, en particular las presas en curso de ejecución, la interconexión entre las cuencas del Sebou, de Bouregreg y de Oum Rabia. 

El programa nacional de plantas de desalinización de agua de mar, el programa de reutilización de aguas residuales depuradas y el programa de ahorro de agua en las redes de abastecimiento y distribución de agua potable y de riego representan armas de defensa para Marruecos ante el fantasma de la sequía.

El rey de Marruecos invitó al Gobierno a entablar una comunicación transparente y regular dirigida a los ciudadanos sobre las evoluciones de la situación hídrica; así como sobre las medidas de urgencia que se aplicarán.

Al mismo tiempo, resaltó la importancia de reforzar la sensibilización de la gente sobre la economía del agua y la lucha contra todas las formas de despilfarro o de usos irresponsables de esta materia vital.

En esta sesión de trabajo participaron el consejero del Rey, Fouad Ali El Himma, el ministro de Interior, Abdelouafi Laftit, el ministro de Equipamiento y Agua, Nízar Baraka, el ministro de Agricultura, Pesca Marítima, Desarrollo Rural y de Aguas y Bosques, Mohamed Sadiki, el ministro delegado ante la ministra de Economía y Finanzas, encargado del Presupuesto, Fouzi Lekjaa, y el director general de la Oficina Nacional de Electricidad y Agua Potable, Abderrahim El Hafidi.

Más en Política