El debate de cristianos y musulmanes en torno a la libertad, en Casa Árabe

Eloísa Cózar Navarrete

Pie de foto: De izquierda a derecha: Pedro Martínez- Avial, Patricio de Navascués Benlloch, Pilar González Casado, Emilio Platti y Rafael Ramón Guerrero.

Casa Árabe ha acogido este miércoles 3 de abril la VII edición de sus Jornadas arabo-cristianas. Esta edición, organizada junto a la Universidad San Dámaso de Madrid, ha estado dedicada al debate de árabes y cristianos en torno a la libertad. Una actividad que se une al ciclo de conferencias y debates organizados por Casa Árabe y que pretende abordar cuestiones conjuntas entre ambas religiones mediante el análisis histórico, la producción literaria y la actualidad de la materia.

La jornada se ha desarrollado con la intervención de dos expertos en filosofía de la religión: Rafael Ramón Guerrero, profesor emérito y catedrático de Pensamiento medieval islámico de la Universidad Complutense de Madrid, quien habló sobre “de la religión a la filosofía: la libertad en Al-Farabi y en Ibn Sina” y Emilio Platti, profesor emérito de la Universidad Católica de Lovaina y Dominican Institute for Oriental Studies de El Cairo, cuya intervención versó acerca de “les théologiens Arabes chrétiens et la liberté au Moyen-âge”. Ha estado también presentada por Pedro Martínez- Avial, director general de Casa Árabe, Patricio de Navascués Benlloch, decano de la Facultad de Literatura Cristiana y Clásica San Justino de la Universidad de San Dámaso, y Pilar González Casado, profesora de Literatura árabe cristiana de la Universidad de San Dámaso.

Tal y como se pudo extraer a lo largo del evento, la libertad es un debate que ha interesado desde siempre a la sociedad árabe. ¿Es Dios el autor de todo, o el hombre es libre de actuar asumiendo las consecuencias inevitables de sus actos? Los filósofos Al- Farabi e Ibn Sina ya abordaron la cuestión acerca de la capacidad del ser humano para elegir y para discernir lo que está bien de lo que está mal, frente al concepto de predestinación. Mientras que el primero proclamaba la libertad de actuación, Ibn Sina muestra más confusión en cuanto a la libertad, llegando incluso a adoptar una concepción determinista de la cuestión y abordando la ética desde un punto de vista más metafísico, según explicaba Rafael Ramón Guerrero.

También teólogos cristianos como Juan Damasceno o Yahya ben Adi abordaron la cuestión del bien y el mal, asumiendo la búsqueda del “hombre perfecto”. Este “hombre perfecto” debía ser capaz de adquirir la libertad de acción mediante la racionalidad, lo que le llevaría inevitablemente a querer hacer lo correcto, dejando de lado aquello que no lo es. Estas dos perspectivas demuestran el gran interés que ha suscitado entre teólogos y pensadores, árabes y cristianos, la cuestión de la libertad, así como el gran componente ético y moral de las acciones humanas y sus consecuencias en el desarrollo humano.

Resulta igualmente fundamental entender los planteamientos de la religión y la filosofía para lograr aunar ambos, así como las diferencias y similitudes entre pensadores árabes y cristianos poder entender su evolución a lo largo de los siglos. Una jornada que demostró que la cuestión de la libertad y la autodeterminación del ser humano no es ajena a la cultura árabe.

Más en Sociedad