Desde el 18 de noviembre, 25 barcos mercantes han sido atacados en el mar Rojo y en el golfo de Adén

Maersk desviará buques hacia el cabo de Buena Esperanza para evitar el mar Rojo

​

Maersk - PHOTO/FILE 

​

El gigante danés del transporte marítimo Maersk anunció este viernes que desviará su flota hacia el cabo de Buena Esperanza para evitar pasar por el mar Rojo, donde suspendió el tránsito ante los ataques de los rebeldes hutíes de Yemen.

"Todos los navíos de Maersk que deban transitar por el mar Rojo y el golfo de Adén serán desviados hacia el sur, alrededor del cabo de Buena Esperanza, en un futuro cercano", indicó el armador en un comunicado.

El cabo de Buena Esperanza está situado en el extremo sur de África.

"Todas las informaciones disponibles confirman que el riesgo para la seguridad [en el mar Rojo) sigue siendo considerablemente alto", añadió la empresa.

Maersk indicó el martes que no va a reanudar el paso de su flota por el estratégico estrecho del mar Rojo, después de la suspensión decidida el domingo tras un ataque de los rebeldes hutíes contra uno de sus buques.

Desde el 18 de noviembre, 25 barcos mercantes han sido atacados en el mar Rojo y en el golfo de Adén.

"Somos conscientes de la posible repercusión de esta decisión en sus operaciones logísticas, pero tengan la seguridad de que todas las decisiones se estudiaron detenidamente y dan prioridad a la seguridad de nuestros buques, nuestros marinos y su carga", escribió la empresa en un mensaje a sus clientes.

Doce países instaron el miércoles a los hutíes a "cesar inmediatamente sus ataques ilegales" en el mar Rojo y amenazaron al grupo rebelde con "consecuencias".

En diciembre, Estados Unidos creó junto a otros países una coalición internacional para proteger el tráfico marítimo en esa zona, por la cual transita un 12% del comercio mundial.

Los rebeldes hutíes, que controlan la capital yemenita Saná y amplias partes del territorio, advirtieron que atacarán cualquier barco que tiene vínculos con Israel en el mar Rojo, en solidaridad con Hamás.

Más en Economía y Empresas