El IPC baja un 0,1% en octubre en comparación al mes anterior, pero la inflación subyacente sube un 0,3%

Marruecos sigue viendo un ascenso en sus precios, aunque consigue ralentizar la subida

Mientras los precios no cesan su ascenso en todo el mundo, Marruecos intenta que esa subida, al menos, no sea tan rápida como ha sido desde hace ya más de año y medio cuando la guerra de Ucrania comenzase un efecto dominó de crisis que aún no ha cesado. Primero fue la crisis económica derivada de la pandemia, para, sin haberse recuperado las arcas mundiales aún, verse golpeadas de nuevo, en este caso por la invasión rusa de Ucrania.

Desde entonces, la subida se ha ralentizado, pero no se ha detenido. Se puede hablar de un encarecimiento cada vez más paulatino, pero no de un decrecimiento que, de continuar sin producirse, podría sumir decenas de economías en una situación crítica, si es que no lo es ya en muchas de ellas. Sin embargo, Marruecos está implementando medidas que, a la vista de los datos, están logrando impedir que se produzca esa temida subida exponencial de los precios, e incluso reducir el índice de precios al consumo (IPC).

El IPC ha bajado un 0,1% respecto al mes de septiembre, motivado especialmente por la caída del 0,4% en el índice de productos alimentarios. Por el contrario, los no alimentarios han continuado su ascenso respecto al mes pasado, con una subida del 0,2%. Estos cambios se han producido de forma desigual en todo el territorio marroquí, teniendo ciudades como Tánger o Rabat con subidas en su IPC.

Beni Melal es la localidad donde se ha experimentado el descenso más grande, con un 2,6%. Adicionalmente, Alhucemas con un 1,4%, Safi 1%, Meknes 0,7%, Settat 0,6%, Oujeda 0,3%, y Marrakech y Dajla con un 0,2%, son otras de las regiones donde este indicador económico también ha descendido. Por otro lado, El Aaiún con un 0,6%, en Fez, Kenitra y Rabat con un 0,5% y en Tánger con un 0,2%, se ha producido una subida que ha lastrado, aunque mínimamente, un descenso más grande del IPC.

Eso sí, si se analiza en comparación al mismo mes del año pasado, la subida es muy grande. La subida del IPC se eleva hasta el 4,3%, provocado en buena parte por la subida del precio de la cesta de la compra. Tan sólo la subida de los productos alimenticios se sitúa en un 8,8% respecto a octubre de 2022. Este es uno de los aspectos que más preocupa, no sólo en Marruecos, sino a nivel internacional, ya que es donde la sociedad lo sufre de forma más acentuada.

Más en Economía y Empresas