Cinco cohetes de Alemania, Francia y el Reino Unido disputan al Miura 5 el puesto de primer lanzador comercial de Europa

Estos son los competidores alemanes, franceses y británicos de la startup española PLD

PHOTO/PLD Space - El director general de la ESA, Josef Aschbacher, ha dicho de PLD que es una empresa sólida y creíble. A su lado, Ezequiel Sánchez, Raúl Verdú (PLD) y el director de la Agencia Espacial Española, Miguel Belló
photo_camera PHOTO/PLD Space - El director general de la ESA, Josef Aschbacher, ha dicho de PLD que es una empresa sólida y creíble. A su lado, Ezequiel Sánchez, Raúl Verdú (PLD) y el director de la Agencia Espacial Española, Miguel Belló

Más de cuatro millones de personas han tenido la oportunidad de contemplar y conocer en detalle en Antena 3 Televisión un modelo a escala natural del lanzador suborbital Miura 1 desarrollado por la compañía española PLD Space.

También pudieron ver el gran tamaño de la parte superior de su hermano mayor, el Miura 5, concebido para situar satélites en la órbita terrestre. Fue el martes, 21 de noviembre, durante la emisión del programa “El Hormiguero” que dirige Pablo Motos. 

Otros cientos de miles de españoles se habían emocionado el 7 de octubre cuando presenciaron en directo el impresionante despegue del primer cohete fabricado íntegramente en España. Sus satisfechos protagonistas son los directivos y empleados de PLD, empresa privada asentada en Elche, Alicante, y formada por un equipo entusiasta de ingenieros y técnicos repletos de ilusión y ganas de hacer bien su trabajo.

PHOTO/ Andøya Spaceport - La dirección del puerto espacial de Andøya y la compañía Isar han acordado la construcción de una plataforma de despegue para uso exclusivo del lanzador Spectrum de la empresa alemana
PHOTO/ Andøya Spaceport - La dirección del puerto espacial de Andøya y la compañía Isar han acordado la construcción de una plataforma de despegue para uso exclusivo del lanzador Spectrum de la empresa alemana

Tras el satisfactorio vuelo del Miura 1, su presidente Ezequiel Sanchez, los fundadores de PLD, Raúl Torres y Raúl Verdú, y su plana mayor han decidido que es conveniente un segundo disparo de validación. Todavía sin fecha programada, con ese nuevo lanzamiento pretenden demostrar la viabilidad del Miura 1, que es la base tecnológica para hacer realidad el Miura 5, que aspira a convertirse en el primer cohete comercial de Europa y hacer de PLD “la compañía de tecnología más influyente de Europa en el sector espacio”, anhela Ezequiel Sánchez.

Pero en la Unión Europea hace años que existen compañías que siguen de cerca los pasos de los emprendedores de Elche. Proyectos semejantes están en marcha en Alemania, Dinamarca, Francia, Italia, Noruega, Países Bajos, Polonia y el Reino Unido. Son startups, es decir, empresas emergentes con una filosofía de negocio y una tecnología innovadora, que compiten con financiación privada para desarrollar pequeños lanzadores. Sus ojos están puestos en Bruselas y en la Agencia Espacial Europea (ESA), que deben decidir quién o quienes merecen alzarse con la victoria, recibir su sello y sus millones.

PHOTO/RFA - La coordinadora de la política espacial de Alemania y parlamentaria del Bundestag, Anna Christmann, con los elegidos para embarcar satélites en el segundo vuelo del lanzador RFA One
PHOTO/RFA - La coordinadora de la política espacial de Alemania y parlamentaria del Bundestag, Anna Christmann, con los elegidos para embarcar satélites en el segundo vuelo del lanzador RFA One

El fabricante de automóviles Porsche es uno de los inversionistas

Entre casi una veintena de startups, cinco han puesto en marcha proyectos muy a tener en cuenta, que gozan de una especial protección de sus respectivas agencias espaciales. Son la británica Orbital Express Launch (Orbex), la francesa Maiaspace y tres alemanas: HyImpulse Technologies Gamba, Isar Aerospace Technologies GmbH y Rocket Factory Augsburg AG, conocida en el sector por su acrónimo RFA.

Casualmente, las tres alemanas están localizadas en importantes polos industriales de las cercanías de Múnich, la capital de Baviera, cuentan con el apoyo del gobierno federal y los euros de un notable grupo de inversores privados. Es el caso de Isar, que ha recibido inyecciones de fondos por un valor cercano a los 300 millones de euros. Uno de sus 12 accionistas es la automovilística Porsche, aunque también ha recibido subvenciones de la UE por valor 10 millones de euros. 

Fundada en 2018 y con su sede central en Ottobrunn, a una quincena de kilómetros de Múnich, el micro lanzador que ha desarrollado Isar se llama Spectrum, tiene dos etapas de propulsión ‒motor Aquila de oxigeno líquido y propano‒ y capacidad para situar satélites de hasta 1 tonelada en órbita terrestre baja. Su despegue está previsto para “el segundo semestre del año en curso”, según la compañía, que todavía no ha informado de la fecha.

PHOTO/RFA - De 30 metros de altura y tres etapas de propulsión, el RFA One es el mayor micro lanzador privado que está en desarrollo en Europa. Volará desde la base sueca de Kiruna y también desde la Guayana
PHOTO/RFA - De 30 metros de altura y tres etapas de propulsión, el RFA One es el mayor micro lanzador privado que está en desarrollo en Europa. Volará desde la base sueca de Kiruna y también desde la Guayana

El primer Spectrum embarcará siete minúsculos satélites, que buscan validar tecnologías de comunicaciones y datos meteorológicos. Esas cargas las han proporcionado cinco universidades e instituciones de Alemania, como la agencia aeroespacial alemana (DLR), el Instituto de Ingeniería Aeroespacial de Berlín y el Centro de Telemática de Würzburg. También la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología de Trondheim y el Instituto de Electrónica y Telecomunicaciones de la Universidad de Maribor, de Eslovenia.

El vuelo inaugural se producirá desde una plataforma que Isar ha sufragado en la recién modernizada base espacial noruega de Andøya, con la que la sociedad alemana suscribió un acuerdo en abril de 2021 para efectuar desde allí sus lanzamientos durante  20 años con carácter de exclusividad. También ha recibido el beneplácito de la agencia espacial gala para despegar desde la Guayana francesa.

PHOTO/RFA-DLR - La presidenta de la Agencia Aeroespacial de Alemania, Anke Kaysser-Pyzalla, mantiene estrechos acuerdos con RFA, la empresa de servicios de lanzamiento patrocinada por OHB, el gran fabricante alemán de satélites
PHOTO/RFA-DLR - La presidenta de la Agencia Aeroespacial de Alemania, Anke Kaysser-Pyzalla, mantiene estrechos acuerdos con RFA, la empresa de servicios de lanzamiento patrocinada por OHB, el gran fabricante alemán de satélites

El enano gigante de 30 metros de RFA

Una segunda startup germana que disputa la primacía a PLD es RFA, cuyo cuartel general está en Augsburgo, a unos 55 kilómetros al noroeste de Múnich. Es la empresa de servicios de lanzamiento patrocinada por OHB, el gran fabricante alemán de satélites, cuyo mayor accionista ‒69,72 por ciento‒ es la familia Fuchs que encabeza Marco Fuchs, de 61 años. 

RFA ha desarrollado el cohete RFA One, de 30 metros de altura y tres etapas propulsivas dotadas con motores-cohete Helix, que han sido sometidos a pruebas en la base espacial sueca de Kiruna, reinaugurada en enero pasado por el rey Carlos Gustavo y la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen. El RFA One podrá emplazar en órbita polar a 2.000 kilómetros una carga de 850 kilos.

PHOTO/Maiaspace - El lanzador Maia aprovecha los trabajos llevados a cabo en el cohete Themis. Cuenta con dos etapas de propulsión y es parcialmente reutilizable.
PHOTO/Maiaspace - El lanzador Maia aprovecha los trabajos llevados a cabo en el cohete Themis. Cuenta con dos etapas de propulsión y es parcialmente reutilizable

Para su primer vuelo, cinco instituciones científicas alemanas y dos italianas proporcionan cargas con un peso al despegue de 136 kilos. Y para el segundo lanzamiento del RFA One, el pasado 23 de noviembre se han seleccionado ocho satélites que pesan 200 kilos. Pertenecen a cinco instituciones de Alemania, una de Bulgaria, otra de Polonia y otra de España, de la Universidad Politécnica de Cataluña, que aporta el nano satélite 3Cat-8.

La tercera empresa privada germana es HyImpulse, con sede social en la pequeña localidad de Neuenstadt am Kocher, pero con sus oficinas de diseño en Ottobrunn. Creada en 2018 y filial de DLR, su proyecto es el cohete de tres etapas propulsivas hibridas SL-1, diseñado para colocar en el espacio hasta 500 kilos. Siguiendo la metodología de PLD con el Miura 1 y el Miura 5, HyImpulse trabaja también en el cohete suborbital SR-75, que hará las veces de demostrador tecnológico y volará en marzo de 2024 desde el centro de ensayos de Koonibba, en Australia. 

PHOTO/HyImpulse – El cohete de HyImpulse se llama SL-1 y dispone de tres etapas propulsivas hibridas para colocar en el espacio hasta 500 kilos
PHOTO/HyImpulse – El cohete de HyImpulse se llama SL-1 y dispone de tres etapas propulsivas hibridas para colocar en el espacio hasta 500 kilos

La sociedad francesa Maiaspace parte de una posición privilegiada. Es una filial al 100 por cien de ArianeGroup, contratista principal del Ariane 6 formada a partes iguales por Airbus Defence and Space France y el motorista galo Safran. Establecida en 2021 con el impulso del presidente Macron, Maia tiene dos etapas de propulsión con el motor de metano Prometheus ‒financiado por la ESA‒ y aprovecha los trabajos llevados a cabo en el cohete Themis parcialmente reutilizable. En su vuelo inaugural previsto para 2025 debe poner en órbita una carga del orden de 500 kilos.

Entre las iniciativas británicas, la más destacada es la de Orbex, una sociedad constituida en mayo de 2015 que ha recibido más de 100 millones de libras de financiación privada, de la ESA y de la agencia espacial británica. Participada por las filiales británica y portuguesa de la española Deimos Space, su lanzador orbital reutilizable Prime tiene una altura de 19 metros, dos etapas de propulsión con motores de oxigeno líquido y GLP para posicionar hasta 200 kilos en órbita baja. Su vuelo inaugural desde el Centro Espacial Sutherland, en el norte de Escocia, sufre serias demoras y no será hasta finales de 2024 o incluso 2025.

Más en Nuevas tecnologías-Innovación