Emiratos Árabes Unidos es un actor regional que adopta medidas muy audaces en la esfera internacional

Emiratos Árabes Unidos, un país en alza

photo_camera PHOTO/REUTERS - EAU ocupa el cuarto lugar en extensión de la península arábiga y está formado por siete emiratos: Abu Dabi, Ajman, Al Fujayrab, Dubái, Ras al Khaymah, Sharjah y Umm al Qaywayn

Este documento es copia del original que ha sido publicado por el Instituto Español de Estudios Estratégicos en el siguiente enlace.

El centro de gravedad en Oriente Medio se ha inclinado hacia los países de la península arábiga y, dentro de este entorno geopolítico, Emiratos Árabes Unidos es un actor regional que adopta medidas muy audaces en la esfera internacional. Dado que es una economía en crecimiento, su estrategia se fundamenta en el despliegue de una política de alianzas para favorecer la cooperación y asegurar la conectividad de sus sectores productivos en diversos espacios geográficos. Sus cifras económicas no dejan lugar a dudas: es el séptimo país con las mayores reservas de petróleo y se encuentra en la décima posición entre las principales economías del mundo. Para la protección de sus recursos básicos e infraestructuras, EAU acaba de instalar en su territorio el sistema israelí de defensa aérea Barak, lo que supone depender de Israel para salvaguardar sus infraestructuras vitales. Por otro lado, la estrecha relación que el país mantiene con China, su principal socio comercial, lo aleja definitivamente de la posibilidad de adquirir aviones F-35.

Introducción

El centro de gravedad en Oriente Medio se ha inclinado hacia los países de la península arábiga, que comprende un grupo homogéneo integrado por seis monarquías agrupadas en el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y, por otro lado, Yemen, una república y la nación históricamente más compleja de la zona.

En el conjunto de la región, el trazado de fronteras estables se ultimó en el 2000 y Arabia Saudita es el país que abarca la casi totalidad del espacio con acceso directo al mar Rojo y al golfo Pérsico. Mientras tanto, cinco Estados tienen salida exclusivamente al área costera del golfo Pérsico: Kuwait, Baréin, Catar, EAU (Emiratos Árabes Unidos) y Omán.

ieee-emiratos (4)

Este trabajo intenta profundizar en el caso de EAU, cuyas autoridades políticas instauraron su existencia independiente muy recientemente y que ahora representa un liderazgo fuerte dentro de un modelo descentralizado de federación.

Aunque Arabia Saudita es la fuerza hegemónica de la región, EAU es también un actor regional que adopta medidas audaces en la esfera internacional. Bajo este esquema, se pretenden exponer sus aspiraciones o proposiciones básicas.

Cabe señalar que EAU fue el primer país árabe en reconocer el Estado de Israel, evento que tuvo lugar el 13 de agosto de 2020 en Washington. Posiblemente, uno de los motivos, de orden interno, fue el proyecto de formar un gran acuerdo entre las tres religiones con el objetivo de limitar el islam político1. En cualquier caso, como los Acuerdos de Abraham fueron impulsados por Estados Unidos, EAU esperaba obtener a cambio de su firma una venta de aviones F-35 que por el momento no ha llegado a producirse.

En realidad, los países de la península arábiga tienen una relación menos hostil con Israel que Siria o Irak y, debido al aumento del peso geopolítico de esta región, seguramente vayan a predominar las dinámicas moderadas y equilibradas en la interacción con dicho Estado. El CCG está integrado por países estables geopolíticamente y la polarización no está en sus agendas ni los beneficia.

La firma de los Acuerdos de Abraham implica el reconocimiento del Estado de Israel. Los otros países firmantes, además de EAU, son Baréin, Sudán y Marruecos. Arabia Saudita e Irán no lo van legitimar. Arabia Saudita básicamente es la sede de los santuarios más sagrados del islam, condición asociada con la prerrogativa de la conservación del patrimonio islámico; además se trata de un destino de interés al que peregrinan millones de musulmanes de todo el mundo y con el que se corresponde la dirección de sus cinco oraciones diarias. En Irán la propaganda consiste en la movilización del antisionismo y en el mantenimiento de una dinámica destructiva contra Israel.

ieee-emiratos (5)
Condiciones geográficas

EAU ocupa el cuarto lugar en extensión de la península arábiga y está formado por siete emiratos: Abu Dabi, Ajman, Al Fujayrab, Dubái, Ras al Khaymah, Sharjah y Umm al Qaywayn.

ieee-emiratos

La delimitación de sus fronteras comenzó bajo la intervención británica, pero después de la creación de la federación continúo un trazado donde no faltaron las disputas territoriales entre los emiratos2. El emirato de Abu Dabi tiene el 87 por ciento de la superficie y el segundo es Dubái, mientras que el emirato de Ajman es el más pequeño.

La frontera de Arabia Saudita con EAU fue pactada en 1974 y ambos limitan en el este a lo largo de 530 kilómetros. Con Catar y Omán, EAU tiene una frontera de 19 kilómetros y 450 kilómetros respectivamente. A lo largo del golfo Pérsico, el país posee 1.400 kilómetros de área costera y, junto con Omán, domina la parte sur del estrecho de Ormuz a través de la península de Musandam3.

Por último, el desierto ocupa el 97 por ciento de su territorio: en la mayor parte del sureste de la península arábiga, Rub al-Khali —también conocido como el «gran desierto de arena» o el «territorio vacío»— se extiende de forma ininterrumpida a lo largo de 2.400 kilómetros, y es compartido por Arabia Saudí, EAU, Omán y Yemen.

Las primeras estructuras políticas y el liderazgo actual

Las referencias históricas4 más amplias corresponden a las familias Al Nahayan y Al Maktum, ambas pertenecientes a la tribu beduina de Bani Yas, que tuvo su centro en el oasis de Al Liwa. Miembros de ambas familias emigraron en 1770 hacia Abu Dabi, donde establecieron un puerto, y hacia 1830 la familia Al Maktum se separó y se trasladó a Dubái. No obstante, algunos gobernantes no acababan de sentirse atraídos por estas pequeñas localidades costeras y continuaron residiendo en los oasis hasta que en 1960 la producción de petróleo las transformó en ciudades cosmopolitas.

En el siglo XVIII emerge la tribu Al Qasimi, con autoridad en los territorios de Ras al Khaymah y Sharjah. A partir del mismo siglo, esta logra desarrollar una fuerza naval importante hasta que en 1819 los británicos incendian sus barcos y la localidad de Ras al Khaymah.

De los tres otros emiratos, Al Fujayrab, Umm al Qaywayn y Ajman, apenas existen testimonios históricos. En particular, en Al Fujayrab predominan los miembros de la tribu Al Sharqui.

Este conjunto de pequeños Estados firmó en 1892 una serie de acuerdos de protección con el Gobierno inglés a cambio de garantizar los intereses de este último en sus territorios. Bajo dicho régimen, se convirtieron en los llamados Estados de la Tregua.

Actualmente, EAU está formado por siete principados o emiratos hereditarios independientes, que se unieron y formaron un solo país en 1971. Las más importantes figuras políticas son los miembros principales de las familias que gobiernan en cada emirato: Al Nahayan en Abu Dabi, Al Nuaimi en Ajman, Al Maktum en Dubái, Al Qasimi en Ras al Khaymah y Sharjah, Al Sharqi en Al Fujayrab y, por último, Al Mualla en Umm al Qaywayn.

La viabilidad de esta unidad tuvo un principio incierto. Arabia Saudita no reconoció a la nueva federación hasta que en 1974 se resolvió el conflicto fronterizo sobre el oasis de Al Buraimi. Irán y Omán mantuvieron conflictos similares. Por otro lado, un importante movimiento insurgente procedente de Omán también amenazó la estabilidad de EAU: el Frente Popular para la Liberación de Omán y del Golfo Pérsico, que pretendía la instauración de un régimen republicano en EAU. El primero de los acontecimientos que contribuyó a su consolidación fue la revolución iraní, que, junto a los ingresos resultantes del descubrimiento del petróleo, permitió a este pequeño Estado afianzar su posición dentro de los países de su entorno.

Desde el principio, los líderes más representativos en la coordinación del centro y sus componentes han pertenecido a las familias Al Nahayan y la Al Maktum, de Abu Dabi y Dubái respectivamente, emiratos que se reparten los puestos más importantes de la federación. Si bien los siete emiratos están representados en el Consejo Supremo, cada cual tiene la facultad de desarrollar programas económicos, acuerdos, concesiones y exploraciones de petróleo con las empresas que considere adecuadas.

El emirato más poderoso y que más contribuye al presupuesto de la federación es Abu Dabi. La familia Al Nahayan desempeña la presidencia del Consejo Supremo de la federación. Actualmente este cargo lo ocupa el jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyan (MBZ), que ascendió al cargo en mayo de 2022 tras el fallecimiento de su padre.

ieee-emiratos

Un miembro de la familia Al Maktum de Dubái ejerce las funciones de primer ministro y vicepresidente en el Consejo Supremo Federal. El emir de Dubái es Muhammad ibn Rashid Al Maktum desde el 2006, y en el Gobierno de la federación es primer ministro, vicepresidente y ministro de Defensa.

ieee-emiratos

En los emiratos menores, cabe destacar que la tribu Al Qasimi de Sharjah es la más importante de sus dos familias soberanas. No obstante, hasta los años noventa, debido a su alto nivel de gasto, solo logró subsistir gracias al apoyo económico de Abu Dabi y a la mediación de Dubái. Respecto a la parte familiar de Ras al Khaymah, sobresale su histórica hostilidad hacia Gran Bretaña. De hecho, en 1971 rechazó el papel de mediador en el conflicto surgido entre Ras al Khaymah e Irán a propósito de dos islas en el golfo Pérsico, y los líderes del emirato han preferido la educación en EE. UU.

Muy posiblemente, la fortaleza y la consolidación del poder político en EAU se deban a las cifras económicas: es el séptimo país con las mayores reservas de petróleo y en el primer semestre de 2022 los países petroleros experimentaron un superávit como resultado de la subida de los precios. Es más, en la última publicación del Fondo Monetario Internacional, «El crecimiento del comercio mundial de 2022 y 2023», se afirma que las monarquías de la península arábiga han alcanzado en el año corriente un 25 por ciento más de producto interior bruto (PIB) que el año pasado. De este modo, tras EE. UU., China, Japón, Alemania, Reino Unido, India, Francia, Canadá y Arabia Saudita, EAU se encuentra en la décima posición de las principales economías del mundo.

Por otra parte, los cambios tecnológicos también favorecen la consolidación política: para sostener un avance continuo, Abu Dabi y Dubái establecieron dos agencias espaciales entre 2006 y 2014. Con apoyo de Japón y Estados Unidos, forman parte de las expediciones a Marte y en 2020 lanzaron su primer vehículo espacial a la estación internacional5.

Las relaciones exteriores

En el ámbito de la política interna la estabilidad gubernamental es la pauta dominante en EAU y esta base6 de liderazgo sólido, consenso y compromiso entre las élites ha permitido un contexto favorable para un posterior cambio en la política exterior.

ieee-emiratos

En el pasado EAU mostró moderación y contención, pero ahora asistimos a una etapa en la que el país ha dado un giro trascendente a su política internacional: está ejerciendo un papel muy activo y audaz. El prestigio del ministro de Exteriores, Abdullah bin Zayed Al Nahayan, está aumentando.
Dado que es una economía en crecimiento, su estrategia se fundamenta en el despliegue de una política de alianzas para favorecer la cooperación y asegurar la conectividad de sus sectores productivos en diversos espacios geográficos. En particular, los fondos soberanos de EAU son considerados su brazo inversor en la esfera internacional7.

Simultáneamente, EAU está desarrollando una progresiva estrategia de poder blando que se manifiesta en el aumento de las instituciones culturales8, la celebración de eventos deportivos, la promoción de iniciativas de paz y, respecto a la guerra de Ucrania, la ayuda económica con fines humanitarios.

En su entorno más cercano, el golfo Pérsico, el país comparte espacio con Irán y el restablecimiento de las relaciones bilaterales ha sido su principal movimiento. Hubo seis años de distanciamiento y una de las situaciones que pudieron ocasionarlo es el apoyo de Irán a los hutíes, que esta niega. No obstante, lo cierto es que el 17 de enero el grupo armado atacó unas instalaciones energéticas cerca de Abu Dabi9.

En el mar Arábigo, las relaciones con Omán y la guerra de Yemen constituyen los desafíos geopolíticos más importantes.

Omán es de importancia vital para impulsar las relaciones comerciales y, de hecho, EAU es el tercer inversor a escala mundial. El pasado mes de septiembre, ambos países firmaron un memorando de entendimiento en dieciséis áreas, de las cuales la más importante es el proyecto de creación de una empresa ferroviaria conjunta para conectar el puerto de Sohar a la red ferroviaria emiratí. En la costa omaní de Al-Batinah se encuentra el puerto de Sohar, área geográfica de gran interés para el trasporte marítimo de larga distancia.

Yemen es una zona estratégica en las rutas comerciales y EAU está interesado especialmente en Adén, donde existen graves problemas de inseguridad. EAU apoya la autoridad internacionalmente reconocida, esto es, el Consejo de Liderazgo Presidencial (CLP), y está entrenando a uno de sus grupos armados que operan en el sur, las Brigadas de los Gigantes, lideradas por Abed al Rahman Abu Zara. Cabe destacar que el CLP ha calificado recientemente a las milicias hutíes como grupo terrorista. Sin embargo, a diferencia de Arabia Saudita, EAU también apoya al Consejo de Transición del Sur.

Por otra parte, en el mar Rojo, la tentativa de mediar en la crisis política sudanesa de EAU perseguía la construcción de una terminal portuaria que ha fracasado. EAU se retiró el pasado 8 de septiembre del organismo de mediación, que incluye a Reino Unido, Arabia Saudí y Estados Unidos.

En el corredor mediterráneo el país tiene fuertes lazos económicos con Turquía y Egipto vinculados al comercio bilateral y a proyectos de inversión industrial, aunque los cambios más profundos afectan a las relaciones con Israel. EAU quiere que las universidades israelíes se instalen en su territorio y también pretende cooperar con el país e invertir en el desarrollo del entorno espacial, satelital, cibernético y en inteligencia artificial. En Israel el sector de la innovación y la alta tecnología comprende el 50 por ciento de la economía y en Dubái se han establecido cerca de un millar de empresas israelíes, entre las que posiblemente figuren delegaciones de Rafael Advanced Defense Systems, la tercera empresa de defensa en Israel, o de BetterSeeds, dedicada a la investigación. De hecho, el pasado mes de octubre, Israel Aerospace Industries (IAI) instaló un sistema Barak de defensa aérea en EAU, sin que por el momento haya transcendido la versión implementada.

Finalmente, en un área geográfica más lejana, las relaciones bilaterales con Alemania y Rusia son importantes, aunque su principal socio comercial es China, cuya presencia tecnológica en EAU está aumentando. En cambio, con Estados Unidos existe un conflicto de intereses: por un lado, EE. UU. se niega a incluir a los hutíes en su lista de organizaciones terroristas porque quiere reanudar las conversaciones sobre el programa nuclear iraní; por otro lado, EAU no se ha unido a la estrategia de presión ni al régimen de sanciones contra Rusia10.

Conclusiones

Condiciones geográficas

Los elementos físicos11 que influyen decisivamente en el territorio de EAU son la presencia de una gran zona desértica y de un área costera en el golfo Pérsico. Desde el punto de vista fronterizo, no limita con países inestables.

A propósito de su tamaño, no es un país muy extenso y, por este motivo, se estima necesaria una política muy activa de alianzas internacionales que asegure y aumente los ingresos estatales.

El golfo Pérsico es un entorno físico excepcional con activos de inestimable valor y con las mayores reservas mundiales de petróleo. No obstante, EAU no posee una posición de fortaleza en el estrecho de Ormuz, cuya navegación está mediatizada por varias islas iraníes, como Tunb Mayor y Menor (Tunb al Kubra y Tunb al Sughra)12.

Se considera que la conexión ferroviaria hasta el puerto omaní de Sohar es un objetivo estratégico de gran importancia, al menos para el transporte de contenedores, aunque no se pueda evitar el paso obligado por Ormuz para otro tipo de mercancías.

Finalmente, destaca que el desarrollo de sus capacidades espaciales puede ampliar la base territorial de EAU mediante la actuación en otro tipo de espacio geográfico: el exterior.

Antecedentes históricos

La forma estándar de organización política en las regiones que actualmente comprende EAU fue el tribalismo13. Existían tres sociedades beduinas: Bani Yas y Al Sharqui, con sede en oasis, y Al Qasimi, con preferencia por el desarrollo del poder naval.

A causa de la naturaleza desértica donde estaban instaladas, a las familias les fue difícil desplegar su poder, conquistar o dominar. De hecho, en los emiratos menores no lograron establecer un liderazgo claro y esta circunstancia puede explicar la ausencia de noticias históricas. Ahora bien, por su acceso al mar, la tribu Al Qasimi tuvo posibilidad de establecer relaciones comerciales más amplias.

Las sociedades tribales beduinas Bani Yas y Al Sharqui han desaparecido14, pero las dinastías o linajes actuales mantienen su cultura y tradiciones como un componente esencial de su identidad.

Sistema político

En el sistema político actual, el liderazgo como centro de gravedad estratégico15 es más fuerte que lo que cabría esperar en una federación. En un principio, el progreso hacia la unidad tuvo dificultades, pero el contexto internacional y los altos ingresos del petróleo aceleraron el desarrollo de la unión.

En muy poco tiempo se ha producido una trasformación de la fragmentación territorial en grupos tribales a una forma de estado cohesionada. La federación ha incorporado instituciones para coordinar el centro y los emires reconocen la superioridad de Abu Dabi y Dubái, que representan la autoridad centralizada.

En sus territorios, los líderes hereditarios tienen capacidad para gestionar los recursos naturales, pero no constituyen una fuerza desestabilizadora ni se contempla como posible que generen futuros conflictos.

Las familias reales de los siete emiratos son muy extensas y entre sus miembros se distribuye la supervisión y control de numerosos puestos clave de la Administración y de la toma de decisiones. Estos gobernantes pueden desarrollar las infraestructuras y los cambios tecnológicos que decidan sin restricciones medioambientales, sociales o de otra índole.

Los ingresos por la reservas de hidrocarburos se diversifican en otros sectores productivos y revierten en la sociedad, en especial en las clases urbanas con alto poder adquisitivo.

En definitiva, el poder político es fuerte y por el momento no hay clases sociales ni grupos de presión en conflicto.

Un país en alza

Finalmente, es indudable que EAU es un país en alza: ha ganado peso en liderazgo geopolítico en la región y en otros entornos geográficos.

Este aumento de poder en la esfera internacional se ha producido gracias a la estabilidad política, a los fondos soberanos y a la presencia de agentes con gran capacidad financiera. De hecho, EAU es el séptimo país con las mayores reservas de petróleo y se encuentra en la décima posición entre las economías del mundo.

Para la protección de sus recursos básicos e infraestructuras, las relaciones con Israel figuran en un primer plano de importancia, como revela la instalación del sistema de defensa aérea Barak16. No obstante, la dependencia tecnológica supone una cuestión delicada, al depender EAU de Israel para la salvaguarda de infraestructuras vitales sobre las que descansa su poder económico.

Por otro lado, el apoyo a Israel se está concretando en la presencia de empresas israelíes en las ciudades de Dubái y Abu Dabi. Sin embargo, es posible que aumenten los incidentes contra estos ciudadanos, seguramente con germen en Irán.

Respecto a Irán, se ha abierto una nueva etapa de normalización de las relaciones que asegura la estabilidad en el golfo Pérsico, aunque ambos Estados continuarán colisionando a propósito de Yemen, territorio esencial para la seguridad de EAU y Arabia Saudita.

Para su esfuerzo de guerra, EAU posiblemente obtendrá material de defensa de China e Israel. De hecho, la estrecha relación que mantiene con China, su principal socio comercial, aleja definitivamente a EAU de la posibilidad de adquirir aviones F-35.

Finalmente, es posible que en el futuro EAU pueda desempeñar un rol político relevante en Sudán y así ampliar su influencia en el mar Rojo, gracias a los influyentes políticos y empresarios sudaneses que se han establecido en los emiratos.

Natalia Torregrosa Ramos *
Analista del IEEE

Referencias:

1 Idea desarrollada en una conferencia impartida el 21 de septiembre de 2022 por Alberto José Ucelay, actual director general para el Magreb, Mediterráneo y Oriente Próximo y embajador en EAU (2016-2021).

2 El alto comisionado británico en Bagdad comenzó el primer trazado de fronteras en 1922 en la llamada Convención de Uqair (Cfr. KHADER, Bichara. El mundo árabe explicado a Europa. Icaria, 2010; VV. AA. Piratas, treguas y fronteras. Historias del colonialismo británico en el Golfo pérsico [Vanguardia Dossier]. Abril/junio de 2010, pp. 73-83).

3 MINISTRY OF INFORMATION. Oman in History. Sultanate of Oman, 2016.

4 METZ, Helen Chapin (ed.). Persian Gulf States: Country Studies (3.a ed.). Federal Research Division, Library of Congress, Washington D. C., 1994, pp. 225-277.

5 Para acceder a más información sobre las capacidades del programa espacial de EAU, cfr. CAVANAUGH, Cara P. et al. An International Perspective on Planetary Protection Policies. Institute for Defense Analyses, 2020, pp. 8-9. Disponible en: https://www.jstor.org/stable/resrep27011 [consulta: 7/11/2022].

6 El pasado 2021, EAU celebró el 50.º aniversario de su independencia y del nacimiento de la federación

7 EAU tiene un ecosistema económico de grupos de inversión (Abu Dhabi Investment Firm, Dubai Holding, Sharjah Asset Management) y organismos de crédito a la exportación (Etihad Credit Insurance) de gran capacidad financiera, que están respaldados por sus fondos soberanos (Masdar). Estos agentes invierten en el mundo en multitud de sectores: infraestructuras, energías renovables, bienes de consumo, turismo, ciencia, tecnología, agricultura, productos farmacéuticos, minerales, petroquímicos, etcétera.

8 El conjunto árabe está compuesto por veintidós Estados, donde esencialmente se habla árabe. En el emirato de Sharjah se ha celebrado este año la mayor feria del libro del mundo árabe y el Festival Internacional de Cine. En Abu Dabi, los restos arqueológicos de la actividad pesquera y marítima en EAU se muestran en el Museo del Patrimonio Marítimo Sheikh Zayed y se está proyectando el primer museo de historia natural del Golfo. Asimismo, en Abu Dabi se celebran desde 2014 el Foro para la Promoción de la Paz en las Sociedades Musulmanas, que congrega a treinta organizaciones de sesenta países, y desde 2003 la Exposición Internacional de Caza y Equitación de Abu Dabi (ADIHEX), considerada la mayor feria del mundo árabe. En Dubái, siete millones de visitantes extranjeros acudieron este año a la Expo.

9 NASSER, Afrah. «¿Hay un final a la vista para la guerra de Yemen?», Afkar Ideas, n.o 66. 21 de junio de 2022, pp. 38-40. Disponible en: ¿Hay un final a la vista para la guerra de Yemen? | Política Exterior (politicaexterior.com)

10 En Dubái se han instalado oligarcas rusos que huyen del régimen de sanciones y el turismo procedente de Rusia ha aumentado en cerca de medio millón de personas.

11 PONTIJAS CALDERÓN, José Luis. «Estrategia y geografía: la geoestrategia», en AZNAR FERNÁNDEZ-MONTESINOS, Federico, GONZÁLEZ MARTÍN, Andrés y FELIÚ BERNÁRDEZ, Luis (eds.). Estrategia, una forma de pensar: evolución del pensamiento estratégico. Sílex, 2021, pp. 101-134.

12 Irán y EAU son Estados miembros que firmaron pero aún no han ratificado la Convención de las NN. UU. sobre el Derecho del Mar de 1982.

13 Las sociedades tribales están extensamente estudiadas en la obra de Francis Fukuyama Los orígenes del orden político. De la prehistoria hasta la Revolución francesa (Deusto, 2016).

14 Genéricamente, los beduinos se definen como tribus nómadas criadoras de camellos del desierto de Arabia. Los beduinos combatían entre sí sobre derechos de pozos y pastos y controlaban todo lo que se movía o tenía que atravesar el desierto, como el tráfico entre los oasis, pueblos y ciudades, y las caravanas de peregrinos. También extorsionaban a los habitantes de los pueblos, campesinos y tribus más débiles, y los asaltantes beduinos solo tenían que ganar el desierto para quedar libres. Esto provocaban en los moradores de los pueblos y ciudades un reconocimiento de superioridad.

Su sistema económico dependía fundamentalmente de los camellos que ellos mismos criaban, por lo que la introducción del trasporte mecánico alteró drásticamente la base de su economía al eliminar la dependencia que los hombres de las ciudades y aldeanos tenían de los camellos. Las tribus del sur, en el Rub-Al-Khali, no tenían otros animales que los camellos y los que tenían ganado no vivían en el desierto debido a la escasez de forraje (THESIGER, Wilfred. Arenas de Arabia. Península, Barcelona, 1998).

15 PRATS MARÍ, José María. «Del siglo XX al XXI. Centros de gravedad, la teoría de los anillos concéntricos de Warden y la doctrina del dominio rápido», en AZNAR FERNÁNDEZ-MONTESINOS, Federico, GONZÁLEZ MARTÍN, Andrés y FELIÚ BERNÁRDEZ, Luis (eds.). Estrategia, una forma de pensar: evolución del pensamiento estratégico. Sílex, 2021, pp. 339-361.

16 En el artículo citado de José María Prats Marí, el tercer y cuarto círculo o anillo lo forman los recursos básicos o núcleos principales de producción y las grandes infraestructuras y vías de comunicación.