Las princesas Lalla Meryem, Lalla Asmae y Lalla Hasnaa fueron recibidas por la mujer del presidente galo Emmanuel Macron y el embajador francés instó a aclarar la cuestión del Sáhara Occidental, que separa todavía a ambas naciones

Francia y su mayor cercanía con Marruecos

Las princesas Lalla Meryem, Lalla Asmae y Lalla Hasnaa fueron recibidas por Brigitte Macron en Francia
Las princesas Lalla Meryem, Lalla Asmae y Lalla Hasnaa fueron recibidas por Brigitte Macron en Francia

Francia y Marruecos están en proceso de estrechar más sus relaciones diplomáticas y tener por fin un punto de confluencia total como ocurre ahora con el país norteafricano y España.

  1. Gestos favorables
  2. Cautela marroquí

El principal punto de fricción es el asunto del Sáhara Occidental, una cuestión sobre la que España mostró su cercanía con Marruecos al considerar la alternativa marroquí, que recoge una amplia autonomía saharaui bajo soberanía marroquí respetando las resoluciones de la ONU, como la más seria, creíble y realista para solventar el diferendo saharaui, que dura más de cuatro décadas desde el fin de la etapa colonial española. 

Francia sigue con su indefinición a medio camino entre la postura de Marruecos y la de Argelia, gran rival del reino marroquí en el Magreb que se alinea con las tesis del Frente Polisario, organización independentista que exige la celebración de un referéndum de independencia de la población saharaui, que cuenta con bastantes menos apoyos en el plano internacional frente a la postura marroquí, la cual recibió el respaldo de naciones como Estados Unidos, Israel, Emiratos Árabes Unidos, Alemania o España, y que es de difícil materialización por asuntos como el censo electoral, como han señalado diversos expertos. 

Gestos favorables

En este sentido, un signo positivo de Francia ha sido la recepción que dispensó Brigitte Macron, mujer del presidente francés Emmanuel Macron, a las princesas de Marruecos Lalla Meryem, Lalla Asmae y Lalla Hasnaa, que fueron recibidas para un almuerzo este lunes en el Palacio del Elíseo, por invitación de la propia Brigitte Macron.

Este almuerzo es reflejo de la buena sintonía diplomática entre Francia y Marruecos, fruto de las históricas relaciones de amistad entre el Reino de Marruecos y la República francesa, a pesar de que se espera desde la nación norteafricana un gesto francés de mayor respaldo a su propuesta para el Sáhara Occidental. 

‏En esta línea, el embajador de Francia en Rabat, Christophe Lecourtier, se refirió al asunto del Sáhara Occidental durante un debate sobre las relaciones franco-marroquíes que tuvo lugar en la Facultad de Ciencias Jurídicas, Económicas y Sociales tras una pregunta sobre la posición gala en torno del Sáhara Occidental y señaló que “sería completamente ilusorio e irrespetuoso creer que construiremos lo que espero que podamos construir, ladrillo tras otro, para tranquilizar a nuestros países y a algunos otros vecinos, sin aclarar este tema, sabiendo que todos en París conocen y entienden la naturaleza fundamental del Reino, ayer, hoy y mañana”. El propio Lecourtier instó al Gobierno francés a aclarar su posición con Marruecos su posición sobre el Sáhara Occidental. 

Y es que, para el reino marroquí, la cuestión del Sáhara Occidental es primordial porque tiene que ver con algo tan importante como su integridad territorial, ya que considera el territorio saharaui como parte del propio país. Marruecos ofrece una fórmula de amplia autonomía del Sáhara Occidental bajo soberanía marroquí, con la intención de desarrollar al máximo la región y otorgar una gran capacidad de maniobra a las autoridades saharauis, que dominarían todos los ámbitos de gestión, salvo la política exterior y la seguridad, que quedarían en manos del Estado marroquí. 

“¿Cómo podemos afirmar que tenemos estas ambiciones sin tener en cuenta las principales preocupaciones del Reino sobre el tema del Sáhara?”, se cuestionó Christophe Lecourtier. “En nuestro diálogo con Marruecos, se planteará esta cuestión, como ha sido el caso desde 2007, dentro de la lógica de continuar la asociación que ha estado en vigor durante años y durante las próximas décadas”, añadió el embajador francés.

El embajador francés en Rabat, Christophe Lecourtier, en un evento sobre las relaciones franco-marroquíes, organizada en la Facultad de Ciencias Jurídicas, Económicas y Sociales - PHOTO/FILE
El embajador francés en Rabat, Christophe Lecourtier, en un evento sobre las relaciones franco-marroquíes, organizada en la Facultad de Ciencias Jurídicas, Económicas y Sociales - PHOTO/FILE

Cautela marroquí

Desde Marruecos, se recibe con cautela y cuidado estos movimientos diplomáticos porque espera una decisión firme más pronto que tarde de París para apoyar a Rabat en cuanto a su propuesta para el Sáhara Occidental. 

El embajador francés había prometido previamente, en una entrevista en radio, en noviembre pasado, que el apoyo de su país a la posición de Marruecos sobre el tema del Sáhara “verá nuevos desarrollos, ya que ahora tenemos que avanzar”. Aunque se espera todavía el importante paso hacia adelante del país galo. 

La semana pasada, el nuevo ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Stéphane Séjournet, confirmó en una entrevista que “el apoyo claro y continuo de Francia al plan de autonomía de Marruecos (en el Sáhara), se ha convertido en una realidad desde 2007”, y agregó que “es hora de seguir adelante”, según señalaron diversos medios como Yabiladi. 

Si se atiende a lo que dijo el embajador francés y a la recepción de Brigitte Macron a las princesas de Marruecos, pronto puede haber novedades positivas en cuanto al alineamiento de Francia con Marruecos en torno al Sáhara Occidental. 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato