El Ejecutivo marroquí despliega esfuerzos y acelera medidas para encontrar soluciones innovadoras para garantizar el suministro de agua potable

El Gobierno de Marruecos prioriza el suministro de agua potable a todas las regiones del país

Presa de agua en Marruecos - PHOTO/FILE
photo_camera Presa de agua en Marruecos - PHOTO/FILE

A fin de garantizar el abastecimiento de agua potable a todas las regiones de Marruecos, el Gobierno de Aziz Akhannouch acelera el ritmo de la realización de proyectos en materia de infraestructura hídrica, se esfuerza en encontrar soluciones innovativas y conciencia a todos ante el uso razonable del líquido elemento.  

  1. El Gobierno marroquí decidido a abastecer de agua potable a todos los ciudadanos  
  2. Programas y alternativas para lidiar con el reto del agua y la agricultura   

Los proyectos programados a medio y largo plazo y las medidas de emergencia adoptadas por los ministerios competentes tratan de hacer frente de manera proactiva al problema del estrés hídrico que vive el país magrebí.  

El Gobierno marroquí decidido a abastecer de agua potable a todos los ciudadanos  

En el contexto de gestionar la crisis de la escasez de agua, el ministro delegado encargado de Relaciones con el Parlamento y portavoz del Gobierno, Mustafa Baïtas, afirmó que el Ejecutivo está tomando una serie de medidas destinadas a acelerar el ritmo de la construcción de varias presas y proyectos de interconexión de cuencas hidrográficas. 

Estas medidas se inscriben en el marco de la estrategia del Gobierno para lidiar con el reto de la seguridad hídrica. La cual incluye el programa nacional de plantas desalinizadoras de agua del mar, el programa de reutilización de aguas residuales depuradas y el programa de ahorro de agua en las redes de abastecimiento y distribución de agua potable. 

Mustapha Baitas
Portavoz del Gobierno, Mustafa Baïtas - PHOTO/FILE

En cuanto a la gestión del agua a corto plazo, Baïtas resaltó que el objetivo es conseguir una movilización óptima de los recursos hídricos, especialmente en las presas, los pozos y las plantas desalinizadoras existentes; así como instalar equipos de emergencia para el trasvase y suministro de agua.  

El Gobierno refuerza, en esta línea, la vigilancia para hacer frente al reto de agua y adopta como medidas emergentes limitar el uso del agua de riego y reducir el caudal de distribución siempre y cuando sea necesario. 

Programas y alternativas para lidiar con el reto del agua y la agricultura   

Por su parte, el Programa Nacional de Abastecimiento de Agua Potable e Irrigación (PNAEPI) 2020-2027, con un presupuesto global de 143 MMDH, pretende hacer frente a los efectos del cambio climático, desarrollar el abastecimiento de agua y reforzar el suministro de agua potable en las zonas rurales, con miras a responder a la creciente demanda de recursos hídricos.  

El portavoz del Gobierno puso de relieve la importancia de hallar soluciones alternativas para el agua utilizada en el sector agrícola a fin de intensificar la producción y a costos razonables, por un lado, y preservar las oportunidades de empleo en el mundo rural, por otro lado.  

Mustafa Baïtas explicó que todas estas medidas van actualizándose y desarrollándose para poder afrontar los principales problemas planteados por la drástica disminución de las precipitaciones.  

PHOTO/FILE - Aziz Akhannouch
Aziz Akhannouch - PHOTO/FILE 

Llegar a regar una cuenca hidrográfica en la zona de Dajla en 2026, a través de métodos innovadores, será una solución eficiente para la preservación de la producción agrícola de la región en los territorios del sur también. 

El ministro declaró que el agua asignada a la agricultura había disminuido considerablemente en los últimos años, lo que había llevado al Gobierno a adoptar una serie de medidas urgentes, en este sentido. La posibilidad de desviar el agua de Um Rbii para regar varias otras cuencas contribuirá, en efecto, a aumentar la producción agrícola. 

El Gobierno marroquí se moviliza, por consiguiente, para proporcionar agua “de manera razonable” a todos los ciudadanos, sin descuidar los compromisos de proporcionar agua adecuada a las cuencas hidrográficas, especialmente para evitar los problemas de reducción de la superficie cultivada y de la producción agrícola. 

El actual Gobierno está desafiando el tiempo para completar la planta de desalinización de agua del mar de Casablanca en un plazo razonable, ya que, una vez operativa, proporcionaría más de 300 millones de metros cúbicos de agua.