Es el tercer jueves consecutivo que la ciudad de Larba Nath Irathen, en Cabilia, se declara en huelga general. La huelga se ha extendido a otras ciudades como reacción a las intimidaciones y amenazas proferidas la víspera por las autoridades representantes del régimen militar

Huelga general en Cabilia

Djamel Bensmaïl
photo_camera Djamel Bensmaïl

En protesta contra el veredicto del Tribunal de Apelación de Argel del 23 de octubre contra 38 acusados condenados a muerte y otros 29 a penas de cárcel de entre 3 y 20 años, la población de la localidad de Larba Nath Irathen ha convocado una huelga general todos los jueves desde el 9 de noviembre. 

Despreciado su honor por estas condenas infamantes, los habitantes de esta pacífica ciudad encaramada en las alturas de la Gran Cabilia pretenden hacer oír su voz, como siempre han hecho los pueblos de esta región rebelde e indómita. Rechazan las sentencias dictadas al término de “un juicio injusto cuyo único objetivo es exculpar de toda sospecha a la policía, que es la verdadera autora del cobarde asesinato y linchamiento de Djamel Bensmaïl, como demuestran las fotos y grabaciones de vídeo difundidas en las redes sociales”, afirma un miembro de uno de los condenados. 

El caso se remonta a agosto de 2021, cuando violentos incendios asolaron la región de la Cabilia durante días sin que las autoridades hicieran nada por extinguirlos. Incluso rechazaron la ayuda marroquí, que ofreció dos aviones Canadair, prefiriendo dejar morir a decenas de personas (65 en total), por no hablar de los daños materiales y la pérdida de ganado y de miles de olivos, higueras y cerezos. Esto dio credibilidad a la teoría del líder del MAK (Movimiento por la Autodeterminación de la Cabilia), Ferhat Mehenni, que sostenía que “se trataba de un acto deliberado de agresión de las autoridades argelinas contra la Cabilia”. 

grève générale

En su momento, las autoridades argelinas acusaron al MAK “ayudado por Marruecos e Israel” de haber provocado el incendio. No era más que una burda mentira, demostrada por la investigación llevada a cabo bajo la dirección del mismo régimen, que no encontró rastro alguno de las tres partes implicadas. 

El miércoles 11 de agosto, Djamel Bensmaïl, de 38 años, un joven artista conocido por su activismo durante el Hirak del 22 de febrero de 2019 en Argelia, viajó desde su ciudad natal de Meliana, en el centro-oeste de Argelia, a Cabilia para ayudar, en palabras de su padre en ese momento, “a sus amigos de Cabilia que estaban luchando contra devastadores incendios forestales”.  

Según informaciones de sus allegados, Djamel estaba siendo seguido por los servicios secretos, que temían que aprovechara la situación para iniciar manifestaciones contra las autoridades. Al entrar en la ciudad, fue detenido y trasladado en un furgón policial. Cuando llegó frente a la comisaría central, varias personas de paisano se apoderaron del furgón.  

Según la investigación de los servicios de seguridad, fue apuñalado, arrastrado por el suelo, asesinado y después quemado en la plaza pública de la localidad de Larbaâ Nath Irathen, a unos cuarenta kilómetros al este de la capital de la wilaya de Tizi Ouzou. La escena fue filmada de principio a fin por curiosos y las imágenes se colgaron en las redes sociales. 

Pocos días después, los servicios de seguridad llevaron a cabo una campaña de detenciones a gran escala contra las personas que aparecían en esas grabaciones. Pero las personas más destacadas, sospechosas de pertenecer a la policía y a los servicios de seguridad interior, no estaban entre los detenidos. 

Larba Nath Irathen ville morte
Larba Nath Irathen

Mucho antes de la oleada de detenciones, las declaraciones oficiales, una del fiscal del tribunal de Larbaâ Nath Irathen y otra de la policía, se contradecían entre sí y parecían sugerir que la policía y los servicios secretos se estaban pasando la pelota. 

En noviembre de 2022, el juicio se celebró en el tribunal de Dar-El-Beïda. Al final del juicio, 49 de los 102 acusados fueron condenados a muerte. Otros 28 fueron condenados a penas de entre 2 y 10 años de prisión, mientras que 7 fueron absueltos. 

Aunque el juicio de apelación redujo de 49 a 38 el número de condenados a muerte y aumentó en 27 el de absueltos, los demás fueron condenados a penas de entre 3 y 20 años de prisión. 

El veredicto del Tribunal de Apelación no satisfizo en absoluto a los habitantes de la localidad de Larbaâ Nath Irathen, de donde procedían los condenados. Tras pedir sin éxito la liberación de todos los acusados, decidieron organizar una huelga general todos los jueves.  

El primer jueves de huelga, el 9 de noviembre, Larba Nath Irathen era una ciudad fantasma. Las tiendas estaban cerradas y las escuelas boicoteadas por profesores, administradores y alumnos. Las administraciones estaban abandonadas por sus empleados y nada se movía. Lo mismo ocurrió el jueves siguiente.  

El tercer jueves, las cosas tomaron otro cariz. En vísperas de la huelga general del jueves 23 de noviembre, se llevó a cabo una operación de amenazas e intimidación a gran escala durante todo el día de hoy en Ath Irathen. 

1) La gendarmería, de triste memoria en Cabilia, hizo una ronda de mano dura entre los comerciantes, advirtiéndoles uno por uno de que permanecieran abiertos mañana jueves 23, ¡o de lo contrario esta vez, dijeron, "va en serio" se les retirarían los registros de su negocio!   

El jefe del Departamento de Transportes de la Wilaya de Tizi-Ouzou se desplazó en persona a Larbaâa Nath Irathen, donde celebró una reunión en la Daïra con los transportistas, todos los cuales habían sido previamente “convocados” a la reunión con este alto funcionario “regional”. Este alto funcionario regional emplazó a los transportistas a trabajar mañana, jueves 23 de noviembre, o de lo contrario perderían sus rutas y permisos de transporte. Les informó de que estaban "obligados" a trabajar mañana o se atendrían a las “consecuencias”. 

El Departamento de Educación de la wilaya de Tizi-Ouzou ha movilizado a todo el personal de los liceos, colegios y centros de enseñanza para emitir “avisos” informativos firmados por los directores de los colegios y dirigidos a todos los alumnos, en los que se les informa de que “se cortarán todas las faltas ...el jueves 23 de noviembre”. 

El colectivo añade en su comunicado: “Que sepan que nuestro coraje y nuestra determinación para sacar a la luz la verdad y hacer justicia real a nuestros hijos mártires es igual de inquebrantable. El clima de terror no puede durar eternamente, y la fuerza siempre ha sido la expresión de la debilidad de los Estados”. Y concluye: “Deben saber, sin embargo, que no durará mucho. Cabilia, como sus olivos quemados cada año, resurgirá de las cenizas que habéis sembrado”. 

Esta intimidación acabó ampliando el círculo de la protesta a otras ciudades vecinas, en particular Michelet y Tizi Rached. Otras ciudades se unirán a este movimiento de protesta, y no se puede descartar el riesgo de que todo el país cabileño arda en llamas. Esto recuerda los acontecimientos de 2001, que se originaron en Beni Douala el 18 de abril, dos días antes de la conmemoración de la Primavera Bereber de abril de 1980. Massinissa Guermah, un joven estudiante de secundaria de 18 años, fue asesinado por una ráfaga de armas automáticas disparadas por un gendarme en los locales de la gendarmería de Beni Douala (Ath Dwala), en Cabilia. Este suceso desencadenó la revuelta cabila. Una revuelta que se saldó con más de 150 muertos, pero cuyos logros pasarán a la historia de Cabilia en oro. 

Más en Política
Yahya Sinwar, jefe de Hamas en la Franja de Gaza- MAJDI FATHI / NurPhoto / NurPhoto vía AFP
Israel niega que el líder de Hamás en Gaza haya escapado a Egipto a través de un túnel, tal y como afirman medios árabes. Asimismo, en las últimas horas ha circulado una imagen de un hombre arrestado que se asemeja bastante a Sinwar

¿Dónde está Yahya Sinwar?

Tinduf - PHOTO/FILE
Argel nunca esperó semejante golpe de la embajadora estadounidense Elizabeth Moore Aubin. Justo cuando posaba para una foto de recuerdo con los magistrados del Tribunal Supremo al término de una visita que acababa de realizar a su institución, la Embajada de Estados Unidos emitió un comunicado en el que disuadía a los occidentales de viajar a Tinduf a causa del terrorismo

Estados Unidos, España y el Reino Unido previenen a sus nacionales que deseen visitar Tinduf