La oposici贸n de Zimbabue negocia una nueva coalici贸n para las presidenciales de 2023

La sombra de Mugabe

En Zimbabue no pudieron evitar mirar de reojo, unos entusiasmados y otros preocupados, el giro en el Ejecutivo que vivi贸 Zambia el pasado verano. La herencia pol铆tica e hist贸rica es diferente, pero la necesidad de que el pa铆s salga de la crisis socioecon贸mica y avance es la misma. 

Evita cambiar tu dinero a d贸lares zimbabuenses. Ni se te ocurra hacerlo, porque ma帽ana puedes pasar a no tener nada. En cualquier sitio aceptar谩n encantados los d贸lares estadounidenses. Esta fue la directriz que recib铆 poco antes de aterrizar en Harare. Sin comprender muy bien la advertencia, convencida de que mi interlocutora exageraba, entend铆 a lo que se refer铆a en cuanto comprob茅 el precio de productos b谩sicos de los mercados y puestos callejeros. La hiperinflaci贸n en Zimbabue (con una media anual del 133鈥%) comenz贸 en el a帽o 2000, cuando empezaron a verse los frutos de la reforma agraria del presidente Robert Mugabe 鈥搎ue asumi贸 el poder 20 a帽os antes, tras la independencia鈥 provocando un violento enfrentamiento interno que, a su vez, fue respondido con sanciones econ贸micas que siguen en vigor por parte de EE.鈥塙U., Australia y la Uni贸n Europea

Con casi 15 millones de habitantes, Zimbabue no es capaz de reaccionar a cat谩strofes naturales como el cicl贸n Idai en 2019 鈥-afect贸 a 270.000 personas y las p茅rdidas en viviendas, escuelas, hospitales y tierras de cultivo arrasadas por las inundaciones se valoraron en unos 600 millones de d贸lares鈥, ni ante las heridas no curadas del pasado, como la masacre de Gukurahundi, en 1983 鈥搎ue se sald贸 con 20.000 muertos, la mayor parte de la minor铆a ndebele鈥, cuyas v铆ctimas a煤n no han sido exhumadas y enterradas seg煤n las costumbres locales. 

El actual presidente, Emmerson Mnangagwa, ocupaba la cartera de Seguridad en aquellos primeros a帽os del r茅gimen de Mugabe, y lejos de aprovechar la ca铆da de su predecesor en 2017 para encaminar la situaci贸n socioecon贸mica del pa铆s, ha dedicado su primer mandato a reforzar su figura con un autoritarismo que muchos consideran superior al del propio Mugabe, que falleci贸 en 2019. 

Oposici贸n organizada鈥 

Jakob Ngarivhume, l铆der del partido Transformar Zimbabue (TZ), tiene una agenda apretada. Es uno de los m谩s activos opositores al partido en el poder, Uni贸n Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patri贸tico (ZANU-PF, por sus siglas en ingl茅s). 芦TZ es un partido necesario porque pertenece a la generaci贸n joven que cree que debemos cambiar la cultura de los pol铆ticos en este pa铆s, creemos en la transformaci贸n. Nuestra cultura pol铆tica se ha caracterizado por el odio y la falta de responsabilidad y transparencia禄, explica -Ngarivhume convencido de que la respuesta est谩 en los j贸venes.鈥 

芦Los que est谩n al mando de la explotaci贸n de las minas y la agricultura est谩n saqueando los ministerios y tienen apoyos fuera del pa铆s. Necesitamos cambiar esa cultura, decir que Zimbabue pertenece a todos los zimbabuenses y que las oportunidades se deben compartir de forma equitativa禄, contin煤a Ngarivhume, para el que la lucha contra la corrupci贸n estructural del pa铆s es clave.

Varios manifestantes se protegen de disparos procedentes de una sede del ZANU-PF en Harare despu茅s de las elecciones de 2018 PHOTO/MARCO LONGARI/GETTY

鈥疍e hecho, el 21 de julio de 2020 le detuvieron poco antes de la gran marcha del Movimiento Nacional Contra la Corrupci贸n, en el que participa TZ, y no recuper贸 la libertad hasta 45 d铆as despu茅s. 芦El r茅gimen se asust贸 de que esta iniciativa uniera a la poblaci贸n de una manera que no se ha visto en a帽os. Por eso nos detuvieron, ejercieron represi贸n, pegaron a la gente, hubo muertes y algunas personas decidieron exiliarse禄, a帽ade. Cuando nos recibe en su casa de Harare, que tambi茅n hace las veces de oficina, comparte que todav铆a debe presentarse tres veces a la semana en el tribunal 鈥揳煤n no ha sido juzgado porque, como apunta, 芦es la rutina con los detenidos pol铆ticos禄鈥 y que hace m谩s de un a帽o que le retiraron el pasaporte, impidi茅ndole asistir a congresos y reuniones para avanzar en las alianzas de su formaci贸n.鈥 

Ngarivhume se queja de la t谩ctica oficial de dividir a la ciudadan铆a aprovechando la pobreza instaurada en el pa铆s. 芦Todo est谩 peor que cuando gobernaba Mugabe. El r茅gimen es m谩s represivo. Me llegan casi cada d铆a mensajes de amenazas al m贸vil. Adem谩s, la vida cotidiana de la gente ha empeorado, la dictadura se ha enraizado en el sistema禄

TZ se presenta como un peque帽o partido de oposici贸n muy combativo pero, como explica Ngarivhume, ya est谩n estudiando la necesidad de unirse en una nueva coalici贸n para derrotar a la ZANU-PF. 芦Las de 2023 ser谩n unas elecciones dif铆ciles, pero podemos lograr un cambio en la pol铆tica de este pa铆s. Los j贸venes tienen que estar presentes. La diferencia con 2018 es que llevamos prepar谩ndonos desde mucho antes de que lleguen los comicios, con tiempo para convencer a la gente para que vote por el cambio. Y las redes sociales ahora son una fuerza m谩s禄. 

No parece que vaya a haber grandes cambios en el papel de la Comisi贸n Electoral Independiente, 贸rgano encargado de garantizar unas elecciones transparentes y justas, porque no se ha anunciado ninguna medida que haga pensar que vaya a ser realmente independiente, pero desde la oposici贸n se sigue planteando como crucial su transformaci贸n. Algunas de las demandas pasan porque los medios de comunicaci贸n est茅n presentes y que no sea la televisi贸n p煤blica, la 煤nica del pa铆s, el aval de que el recuento se hace con garant铆as.鈥

La plaza de la capital donde tienen lugar las manifestaciones contra el r茅gimen PHOTO/ Carla Fibla Garc铆a-Sala
 M谩s votos, mayor margen de victoria 

En las elecciones presidenciales de 2018, -organizadas ocho meses despu茅s del golpe de Estado que termin贸 con casi 40 a帽os de poder de Mugabe, el ZANU-PF se present贸 con mayor铆a en la Asamblea General y el Senado frente al Movimiento para el Cambio Democr谩tico (MDC, por sus siglas en ingl茅s). Mnangagwa fue el candidato del ZANU-PF y -Morgan Tsvangirai el l铆der de la coalici贸n opositora que dirig铆a el MDC, pero en febrero de 2018 Tsvangirai 鈥搎ue ocup贸 la cartera de primer ministro entre 2009 y 2013鈥 muri贸 de un c谩ncer y le sustituy贸 Nelson Chamisa. Mnangagwa logr贸 el 50,8鈥% de los votos 鈥搗enci贸 en seis de las diez provincias del pa铆s鈥 frente al 44,3鈥% de Chamisa que, entre otras ciudades, obtuvo la mayor铆a en la capital, Harare. 

芦Nelson Chamisa gan贸 las elecciones presidenciales, pero por un margen demasiado peque帽o, necesitamos m谩s votos. Hay que luchar por reformas electorales clave 鈥揳punta Ngarivhume鈥, la oposici贸n puede cambiar el pa铆s. Tiene que haber un cambio de gabinete en 2023. Aunque tengamos que sacrificarnos, eso ser谩 lo que transforme Zimbabue禄.鈥 

Job Sikuala, es uno de los principales abogados del MDC. Tambi茅n est谩 convencido de que la movilizaci贸n debe ser mayor, pero sin la presencia de observadores del partido en cada uno de los colegios donde se vote no ser谩n capaces de lograr que las elecciones sean transparentes. Hace falta un esfuerzo humano y econ贸mico, una mayor implicaci贸n de los simpatizantes de los partidos de la oposici贸n y que los j贸venes se sientan parte del cambio. 芦Lo que ha pasado en Zambia pasar谩 en Zimbabue, y ser谩 en 2023. Nada puede pararlo. La 煤nica diferencia es que all铆 la situaci贸n era mejor. La gente de Zimbabue ha sufrido m谩s y lleva demasiado tiempo bajo una dictadura, por eso es imposible que en 2023 sigamos igual禄

Evitar una victoria ajustada es el objetivo para que el resultado 芦no sea manipulado禄, as铆 como 芦impedir que se avancen resultados parciales禄. Es la lecci贸n aprendida por el MDC, que trabaja en una campa帽a centrada en la 芦protecci贸n de los derechos de la gente, una masiva industrializaci贸n del pa铆s y la creaci贸n de empleos禄, explica Sikuala.

Jakob Ngarivhume, l铆der del partido Transformar Zimbabue. PHOTO/ Carla Fibla Garc铆a-Sala

Sin entrar en su predilecci贸n por una u otra formaci贸n pol铆tica, Peter Kawonde, abogado especializado en derechos humanos, explica que 芦Zimbabue es un pa铆s curioso porque todo parece perfecto en la superficie禄, pero 芦cuando hay una confrontaci贸n en el poder pol铆tico, surgen los problemas禄. Los ejemplos son m煤ltiples, como las restricciones por la covid-19, que no afectan a los m铆tines del -ZANU-PF y s铆 a los de la oposici贸n, o las limitaciones de movimiento o de libertad de expresi贸n para los que cuestionan medidas institucionales. 

芦En las elecciones hay dos momentos. Por una parte, el transcurso de las mismas, durante el d铆a electoral, y, por otra, el resultado. En 2018 el resultado fue muy disputado. Por eso, los abogados deben prepararse, porque se plantear谩 un desaf铆o. El proceso debe ser libre y justo, sin violencia, todas las formaciones registradas deber谩n poder hacer campa帽a, que haya observadores electorales en los colegios鈥β, concluye Kawonde. 

Despu茅s de haber trabajado como corresponsal para la鈥疊BC, entre otros medios internacionales, adem谩s de haber ganado varios premios, Hopewell Chin麓ono, periodista independiente detenido en tres ocasiones y que en la actualidad solo puede ejercer su profesi贸n en las redes sociales, ha decidido quedarse en el pa铆s y seguir haciendo periodismo de investigaci贸n. Asegura que 芦el principal problema de Zimbabue es la corrupci贸n, por eso el r茅gimen est谩 fuera de la ley禄, y no duda en aportar nombres, datos y documentaci贸n para exponer los casos en los que dirigentes de la ZANU-PF est谩n impidiendo que el pa铆s prospere.鈥 鈥 

M谩s en Pol铆tica