Las relaciones entre Marruecos y Mauritania atraviesan uno de sus mejores momentos, lo que ha propiciado la recuperación de un proyecto anunciado en 2018

Marruecos construirá una carretera entre Esmara y Mauritania seis años después de anunciar el proyecto

El ministro Nasser Bourita y su homólogo mauritano, el Sr. Mohamed Salem Ould Merzoug - Twitter @DiplomaciaM
photo_camera El ministro Nasser Bourita y su homólogo mauritano, el Sr. Mohamed Salem Ould Merzoug - Twitter @DiplomaciaM

Marruecos ha desempolvado un proyecto que, aunque anunciado oficialmente hace más de un lustro, nunca llegó a ponerse en marcha. Y uno de los motivos fundamentales de rescatar la construcción de una carretera que una Esmara con Mauritania es precisamente el buen momento que atraviesan las relaciones entre los alauíes y sus vecinos mauritanos.

  1. Una carretera para unir Amgala con Mauritania
  2. La alianza Marruecos-Mauritania, un problema para Argelia

Una carretera para unir Amgala con Mauritania

Revelado por primera vez en septiembre de 2018 por el que fuera ministro de Equipamiento y Transportes, Abdelkader Amara, este proyecto pretende construir una carretera que pasará por una base de operaciones de la MINURSO (Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental). Fuentes consultadas por el medio Yabiladi, aseguran que la carretera que debe conectar Amgala con Mauritania ya habría empezado incluso con las obras. 

El ministro Nasser Bourita y su homólogo mauritano, el Sr. Mohamed Salem Ould Merzoug - Twitter @DiplomaciaM
El ministro Nasser Bourita y su homólogo mauritano, el Sr. Mohamed Salem Ould Merzoug - Twitter @DiplomaciaM

“Los excavadores de las Fuerzas Armadas Reales (FAR) han comenzado a peinar el lugar para preparar la siguiente fase del proyecto”, aseguran dichas fuentes. La construcción de este nuevo tramo vial estuvo en el orden del día del pasado 15 de febrero durante la reunión celebrada con autoridades responsables de este proyecto. Todo ello bajo la atenta mirada de Colin Stewart, secretario general para el Sáhara Occidental y jefe de la MINURSO.

Esta nueva carretera supone un importante avance para Marruecos, ya que permitirá limitar en cierta forma la amenaza del Frente Polisario en esta región. De ahí que el proyecto no sea tan sencillo y lleve tantos años parado. Los intereses argelinos de mantener influencia en la zona, Polisario mediante, chocan ahora con los de Mauritania, que siente cada día más fuerte su alianza con Marruecos.

La alianza Marruecos-Mauritania, un problema para Argelia

Las administraciones marroquí y mauritana cuentan con una muy buena sintonía. Las noticias positivas se suceden en lo que respecta a ambos países y los proyectos que los unen. Hace tan sólo unos días tuvo lugar el Foro Económico Mauritania-Marruecos en Nouakchott, en el que las conversaciones se centraron en los sectores de “agricultura, pesca, agroalimentación, energía e infraestructura”.

Ghazhouani y Abdelmadjid Tebboune
Ghazhouani y Abdelmadjid Tebboune

Mauritania lleva años practicando un funambulismo propio de todos aquellos que no quieren perder los lazos de Marruecos ni Argelia. Con las relaciones rotas entre los rivales regionales, sus socios se mueven en un fino hilo que parece bascular hacia el lado marroquí. O al menos esa es la tendencia que deja atisbar las últimas decisiones y movimientos de países como el mauritano.

El proyecto que ya se ha puesto en marcha requiere la aprobación de Mauritania que, además, una vez finalizada la construcción de la carretera, tendría gran responsabilidad para garantizar la seguridad de esta. Sin embargo, uno de los motivos que precisamente alejaban a Nouackchott de esta iniciativa eran las reticencias de Argelia y del Frente Polisario, que se verían amenazas por una nueva ganancia de apoyo por parte de Marruecos.

Pero el momento actual, con Marruecos y Mauritania cooperando a todos los niveles y ahondando en unas relaciones cada día más fructíferas, ha provocado que la administración Mauritania centre sus esfuerzos en fortalecer su alianza con el líder regional como es Rabat. Un movimiento que genera gran descontento en Argelia por ver cómo otro país más se decanta por el lado marroquí en detrimento del argelino, cada día más aislado en términos de apoyo regional.