La construcción de este templo en Ayodhya, lugar de nacimiento de Ram, tiene importancia cultural, histórica y política

¿Qué significa la consagración del Templo Ram en la India?

El 22 de enero pasará a la historia de la India como una de las fechas más importantes en las que se ha presenciado un acontecimiento que marcó una época. Ese día, el primer ministro indio, Narendra Modi, encabezó la consagración del templo de Ram en la ciudad de Ayodhya, en el estado de Uttar Pradesh, en el norte de la India. Fue una ocasión trascendental para los hindúes de la India y de todo el mundo, ya que celebraron la inauguración del templo de su amado Ram. 

La construcción de este templo en Ayodhya, lugar de nacimiento de Ram, tiene importancia cultural, histórica y política. 

  1. Perspectiva cultural 
  2. Perspectiva histórica 
  3. Perspectiva política 

Perspectiva cultural 

Ram es uno de los personajes más importantes y venerados del hinduismo. Su historia, conocida como Ramayana, sigue siendo uno de los textos más sagrados del hinduismo. Ramayana se conoce principalmente como epopeya o mitología. Sin embargo, Ramayana es un relato histórico y no mitología. Ram y todos los personajes y eventos del Ramayana fueron históricos y no imaginarios ni una obra de ficción. Los lugares mencionados en el Ramayana aún existen en India, Nepal y Sri Lanka junto con las huellas que corroboran con los hechos mencionados en él. 

Los hindúes adoran a Ram como un dios. El concepto de dios en la religión hindú es diferente del concepto de dios en las religiones abrahámicas. Las religiones abrahámicas consideran a dios como un ser supremo diferente al ser humano. En el hinduismo, la mayoría de las veces un dios o una diosa es alguien con cualidades, poderes y virtudes extraordinarias. Los dioses y diosas en el hinduismo se consideran esencialmente personas. 

Los hindúes adoran a Ram por sus numerosas virtudes. Ram es venerado como un rey justo y benévolo, como una persona justa, como un hijo obediente y un esposo obediente. El reinado de Ram sobre Ayodhya, llamado Ram Rajya en sánscrito, se considera un modelo ideal de gobierno. Incluso hoy en día, el término Ram Rajya es una parte integral del discurso político de la India, que significa un modelo de gobernanza basado en la igualdad y la prosperidad. El culto a Ram y la narración de la historia de su vida son parte de la rutina diaria de los hindúes. 

Ayodhya, el lugar de nacimiento de Ram, tiene el mismo significado para los hindúes que la Ciudad del Vaticano para los cristianos, La Meca y Medina para los musulmanes y Jerusalén para los judíos. 

Perspectiva histórica 

El Templo Ram en Ayodhya tiene una perspectiva histórica importante. La disputa sobre el templo se remonta a 1992, cuando la antigua estructura, considerada la mezquita de Babri por los musulmanes, fue arrasada por los hindúes que se hacían llamar sirvientes de Ram. Sin embargo, la disputa tiene unos 500 años y se remonta a la época medieval. Fue en 1528 que Mir Baqi, el comandante del emperador mogol Babur, destruyó el templo Ram y construyó una mezquita sobre él. Lo llamó Babri en honor a Babur. 

En los últimos cinco siglos hubo varios intentos por parte de los hindúes en diferentes momentos de recuperar el templo. Sin embargo, estos no tuvieron éxito. La disputa también continuó hasta la era moderna. 

La destrucción del Templo Ram en 1528 fue uno de los puntos de inflexión en la historia de la India, ya que fue un choque de civilizaciones. Para los invasores islámicos no fue sólo una victoria militar sino también un acontecimiento que condujo al establecimiento de la supremacía musulmana y la subyugación de los hindúes. 

Más tarde, después de que la India obtuvo su independencia en 1947, hubo un intento deliberado por parte del gobierno encabezado por el Congreso de presentar una versión distorsionada de la historia. La distorsión resultó en glorificar a los invasores islámicos que habían masacrado a los hindúes e hicieron varios intentos de destruir la cultura hindú. Como tal, el Congreso nunca consideró la destrucción del templo de Ayodhya un crimen. Por el contrario, el Congreso ha deplorado la legítima recuperación del templo por parte de los hindúes. Esto fue concomitante con la política del Congreso de apaciguar a las minorías, particularmente a los musulmanes. 

Sin embargo, la construcción del templo ahora ha corregido la narrativa distorsionada. Si bien la historia no se puede cambiar, es necesario presentar la historia real de una nación. Este templo simboliza la verdadera historia de la India contada a su gente sin glorificar a los invasores. 

Perspectiva política 

Así como la historia es controvertida, también políticamente la cuestión del Templo Ram ha sido una de las más polémicas en la India. También como en la historia, el debate en política no se trata sólo de la construcción de un templo. Se trata de una cuestión más amplia que pertenece a la definición de nación. El actual partido en el poder, el Bharatiya Janata Party (BJP), se adhiere a la ideología del nacionalismo cultural. Implica que la India es una nación y un estado civilizacional con miles de años de historia. La India no es un país que nació recién en 1947, después de independizarse de los británicos. El Congreso y los partidos de oposición representan en su mayoría a la India como un país que se formó en 1947, ignorando así el hecho de que la India existe desde hace más de 5.000 años. 

Como se mencionó anteriormente, este pensamiento fue normalizado por el Congreso que estuvo en el poder en la India durante más de 50 años desde 1947. Al manipular la educación, el Congreso pudo difundir el discurso que descuidaba a los hindúes y, en cambio, promovía y glorificaba a los invasores que han atacado a la India y su cultura durante más de 1000 años. Estos invasores incluyen tanto a los invasores musulmanes como a los europeos, particularmente a los británicos. Estos pasos llevaron a que varios indios se desarraigaran de su propia cultura. 

Por su parte, el BJP ha sido un partidario inequívoco de la cultura y la civilización indias y un firme partidario del Templo Ram. Sin embargo, es pertinente señalar que, por mucho que el Templo Ram sea una cuestión de fe y por mucho que el BJP evoque cultura y civilización, el Templo Ram se está construyendo únicamente siguiendo el debido proceso legal. El Templo Ram se está construyendo después de que la sentencia de la Corte Suprema lo permitiera. El BJP ha sido uno de los litigantes en este caso judicial. Las partes que luchaban por el Templo de Ram presentaron al tribunal referencias de las escrituras hindúes y evidencias arqueológicas. Si bien el tribunal sostuvo que la demolición de la controvertida mezquita de Babri fue un acto criminal, las evidencias demostraron que la mezquita se construyó destruyendo el templo, ya que se encontraron pruebas del templo debajo de la mezquita. Además, aunque falló a favor del templo, el tribunal ordenó la construcción de otra mezquita en un lugar diferente de Ayodhya como compensación a los musulmanes. 

Al apoyar constantemente al Templo Ram, el BJP también ha podido unir a los hindúes que de otro modo estaban divididos en diferentes castas y subcastas. Ram tiene un atractivo religioso en todos los subgrupos de hindúes. El Congreso y los partidos de oposición normalmente han dependido del apoyo de los musulmanes y de subgrupos específicos de hindúes para ganar las elecciones. Pero ahora que los hindúes están consolidando y apoyando al BJP, el Congreso ha perdido su principal base electoral, lo que explica su ira hacia el BJP y el Templo Ram. 

El Templo Ram no es sólo un templo o un lugar religioso para los hindúes e incluso para los indios. Es un símbolo de libertad de la opresión y de que los hindúes obtienen justicia después de siglos de lucha. Además, este evento también se considera un paso importante hacia el resurgimiento de la civilización india y su espíritu, que fueron descuidados por los sucesivos gobiernos políticos (aparte del BJP) en la India para adaptarlos a su agenda política. Este descuido e incluso odio en gran medida hacia la civilización hindú se justificó erróneamente como necesario para defender los valores constitucionales. La consagración del Templo de Ram se realiza de conformidad con las formalidades legales. Además, también ha inculcado con razón en los hindúes un sentimiento de orgullo hacia su propia cultura. Este acontecimiento del 22 de enero tiene el poder de cambiar para mejor el curso de la historia de la India en los siglos venideros. 

Más en Reportajes