Marruecos intenta abrirse camino entre las potencias mundiales en el sector de la energía verde

El futuro de la independencia energética de Marruecos

AFP/ABDELHAK SENNA - Una imagen de archivo tomada el 8 de junio de 2010 muestra turbinas eólicas en el parque eólico recientemente inaugurado de Dahr Saadane en Tánger
photo_camera AFP/ABDELHAK SENNA - Una imagen de archivo tomada el 8 de junio de 2010 muestra turbinas eólicas en el parque eólico recientemente inaugurado de Dahr Saadane en Tánger

El Instituto para el Desarrollo de Tecnologías de Combustibles y Energía (IRTTEK) ha realizado recientemente una entrevista a Ghalia Mokhtari, abogada y asesora de la política energética del Instituto de Inteligencia Estratégica de Marruecos. A través de esta comunicación, el instituto pretendía conocer las perspectivas de futuro para Marruecos en el sector de la energía renovable.

El Reino ha puesto en el punto de mira convertirse en la principal fuente de energía verde en Europa para alejarse de su actual dependencia de los combustibles fósiles rusos e intentar abrirse paso entre las grandes potencias mundiales.

La asesora cree que, dado a su posición geográfica y sus condiciones climáticas óptimas para la producción de energía verde, Marruecos cuenta con gran potencial para convertirse en un actor importante en el sector de las energías renovables.

“Teniendo en cuenta estos factores, la Office National d’Electricité (ONE) anunció hace 19 años un plan de desarrollo de 3.400 millones de dólares centrado en las energías renovables.

Cuatro años más tarde, en 2008, el país dio un paso más en el desarrollo de las energías limpias y anunció una revisión completa del sistema nacional de producción de energía, en el que la energía solar desempeñará un papel fundamental, junto con la eólica y la producción de hidrógeno verde”.

Ghalia también hablaba sobre los objetivos concretos del país en este proyecto, anunciando que para el año 2050, se pretende haber evolucionado la forma de consumir energía en el país, pasando de un 90% de energía importada del extranjero a un 80% de energía local.

Aunque actualmente cerca del 40% de la electricidad del país sea generada por el carbón, para el 2050 se pretende haber superado esta situación.

marrecos-sostenible
AFP/FADEL SENNA - Una vista aérea de los espejos solares de la planta de energía solar concentrada Noor 1, próxima a la ciudad de Ouarzazate

La experta comentaba al respecto que “se espera que el nuevo plan energético de Marruecos se base principalmente en energías limpias, y se sabe que la energía de carbón es una industria altamente contaminante, lo que es incompatible con el objetivo de Marruecos de lograr un sistema de generación totalmente limpio para 2050. Por ello, el Reino ha adoptado una serie de decisiones al respecto”.

Entre estas iniciativas, se encuentra el compromiso a no construir nuevas centrales eléctricas de carbón, decisión que fue tomada durante la conferencia sobre el clima COP26 celebrada en Glasgow en noviembre de 2021.

Otra de las decisiones fue la de desclasificar las acciones de las empresas mineras de carbón en el mercado a partir de 2044. Con ello se pretende advertir a las empresas para que se hagan con nuevas alternativas de producción energética, especialmente la energía de hidrógeno verde. Con esta medida, se espera que las centrales restantes puedan ser convertidas en centros de almacenamiento para guardar energía.

En cuanto al costo, “estos planes tienen un precio elevado: descarbonizar la industria requerirá una gran inversión, que rondará los 46.300 millones de dólares, debido a la necesidad de una tecnología de almacenamiento más precisa y de nuevas infraestructuras de transporte de energía renovable. También se espera que estos proyectos impulsen el empleo, ya que se crearán más de 39.000 puestos de trabajo para cumplir estos objetivos”.

A pesar de que actualmente Marruecos depende principalmente de España, Estados Unidos y Rusia para la obtención de los combustibles fósiles, se espera que hasta el año 2050 se vayan incrementando paulatinamente las acciones de reducción de las energías no renovables, y se vayan centrando los esfuerzos en el hidrógeno verde.

El hidrógeno verde es obtenido sin generar energías contaminantes, y puede ser creado a partir de energías renovables como la solar o la eólica. De esta forma, Marruecos contará finalmente con la ansiada independencia energética verde. 

Más en Economía y Empresas