La Cumbre de Bahréin busca un plan militar en el estrecho de Ormuz

Javier García Gómez

Pie de foto: Un marine estadounidense observa una embarcación iraní desde el USS John P. Murtha en el Estrecho de Hormuz, frente a Omán, el 18 de julio de 2019. Photo/Donald Holbert/Marina de los EE.UU. via REUTERS

Representantes de los Ejércitos de Estados Unidos (EEUU), Reino Unido, Francia otros países europeos y de Oriente Medio mantienen este miércoles una reunión en Bahréin para tratar un posible despliegue de flotas con el objetivo de proteger conjuntamente petroleros en el Golfo Arábigo, según ha confirmado a la agencia DPA el Departamento de Defensa británico. El encuentro es a puerta cerrada y “puede que no haya rueda de prensa y tal vez los detalles se den a conocer el jueves”, ha afirmado el portavoz de la quinta flota estadounidense. Por su parte el Departamento de Defensa británico ha confirmado que asistirán “múltiples socios internacionales”, pero no se han dado más detalles al respecto. 

El Gobierno de Reino Unido pretende con este encuentro crear puentes con EEUU, que es el país occidental que tiene más presencia militar en la región; a la vez que busca que otros países europeos como Alemania se impliquen en la misión con el gigante norteamericano. Fuentes de la Casa Blanca recogidas por el diario The Guardian afirman que las autoridades británicas buscan crear una misión liderada por Europa que permita proteger en el futuro a cargueros de petróleo que pasan por este punto estratégico. Aseguraron, además, que el éxito del proyecto dependerá de cuánto se quiera implicar el Gobierno estadounidense, “ya sea al frente o apoyando la misión”. Esto ocurre días después de que aumentaran las tensiones entre Reino Unido e Irán, con el envío de navíos militares británicos a la zona, y por otra parte, el conflicto que guardan los dos países respecto a un carguero de petróleo inglés a la deriva en aguas territoriales iraníes que ha sido remolcado por el Gobierno persa después de que las fuerzas británicas retuvieran un barco iraní en Gibraltar. Acción que el Gobierno británico tomó alegando que el carguero tenía como destino final Siria, por lo que Irán habría incumplido, así, las sanciones impuestas por la Unión Europea. 

Pie de foto: Una lancha de la Guardia Revolucionaria de Irán se desplaza alrededor de un petrolero de bandera británica Stena Impero que fue secuestrado el viernes en el Estrecho de Hormuz por la Guardia, en el puerto iraní de Bandar Abbas. Morteza Akhoondi/Tasnim News Agency via AP

Además, el Gobierno de EEUU ha aprovechado para instar a diferentes Estados europeos a que participen en esta misión de seguridad marítima. El presidente del comité de Defensa de Bélgica, Peter Buysrogge, ha hecho público que ha recibido la petición del Gobierno estadounidense para unirse a la empresa de Ormuz. Buysrogge ha respondido que esta decisión depende del Parlamento belga, pero que iniciará una consulta con el ministro de Defensa Didier Reynders y tomará una decisión después de que el Ejército haya estudiado la cuestión. En la misma línea, EEUU ha pedido formalmente a Alemania que contribuya a asegurar el tráfico marítimo en este importante paso comercial mediante su portavoz en la Embajada estadounidense en Berlín: "Le hemos pedido formalmente a Alemania participar, junto con Francia y Gran Bretaña, con el fin de asegurar el tráfico comercial en el estrecho de Ormuz, y combatir la agresión iraní". Sin embargo, existe una oposición importante a apoyar estas medidas dentro del grupo de los socialdemócratas alemanes, partido que se encuentra gobernando el país germano en coalición con el de Angela Merkel.

Emiratos Árabes Unidos ha expresado su apoyo a la iniciativa de los países reunidos este miércoles en Bahréin para preservar la seguridad y la estabilidad en Ormuz, como así lo ha hecho saber el ministro de Asuntos Exteriores del país del Golfo, Anwar Gargash. Por su parte, el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, ha mantenido una conversación telefónica con Hasán Rohaní, presidente de Irán, en la que le ha instado a reducir la tensión con EEUU en la disputa diplomática sobre el controvertido estrecho. En un comunicado del Elíseo, el Gobierno de Macron se muestra responsable de que las vías de negociación sigan abiertas para conseguir el clima necesario que permita disminuir las tensiones. Del mismo modo, el mandatario francés dice mostrarse sobre el mismo asunto “en contacto” con Rusia y China. 

Pie de foto: El rey de Bahréin Hamad bin Isa Al Khalifa, es recibido por el presidente francés Emmanuel Macron antes de una reunión en el Palacio del Elíseo en París el 30 de abril de 2019. AFP/LUDOVIC MARIN 

Irán responde con uranio

El Gobierno de Irán, ante esta reunión, ha apelado a los países de Europa a “cumplir con sus objetivos y compromisos y no atender a las órdenes de Estados Unidos” para permitir que el acuerdo nuclear de 2015 (JCPOA, por sus siglas en inglés) siga en vigor, de lo contrario Teherán ha amenazado con seguir separándose de sus obligaciones: “En la situación actual, y mientras Europa no tome las medidas necesarias, Irán definitivamente continuará con la tercera fase de reducción a sus compromisos del JCPOA”, como así lo ha afirmado a los medios oficiales el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohammad Yavad Zarif, después del Consejo de Ministros, según ha recogido agencia EFE.

Del mismo modo, el jefe de la diplomacia de Irán se ha referido al Instex, el mecanismo financiero pensado por los países europeos con el país persa que permite diseñar la posibilidad de que empresas europeas e iraníes comercien sin flujos financieros directos, sobrepasando, así, el sistema financiero de EEUU: “Instex es un instrumento para la implementación de los compromisos de Europa (...) Es obvio que el mecanismo no puede funcionar en base a la aprobación de EEUU”, apuntaba Zarif. 

Pie de foto: El Ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif. REUTERS/CARLO ALLEGRI

Las autoridades iraníes dieron un ultimátum a los países firmantes del JCPOA (Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania), que finaliza el próximo septiembre, para que estos tomen medidas para contrarrestar las sanciones de EEUU después de su retirada del acuerdo. El cumplimiento del JCPOA que busca, entre otras cosas, limitar la producción de uranio enriquecido, es objeto de amenaza del Gobierno iraní desde la salida del país norteamericano. Además, Irán ya ha excedido su producción: recientemente el propio Gobierno iraní ha reconocido recientemente haber enriquecido más uranio del permitido por el acuerdo desde que lo firmó en 2015. 

Más en Política
Josua Harris usa argelia
En vísperas de las elecciones presidenciales de noviembre, el presidente Joe Biden no tiene intención de abandonar la Casa Blanca sin haber dejado su impronta sobre el papel de los Estados Unidos de América en la resolución del largo conflicto entre Argelia y Marruecos

Joe Biden nombra al "Sr. Sáhara" embajador en Argel