El partido gobernante en Birmania admite su derrota electoral frente a Aung San Suu Kyi

lainformacion.com/Susana Campo

Pie de foto: La Liga Nacional para la Democracia (LND), liderada por la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, se habría hecho con el 80 por ciento de los votos

El gobernante Partido por la Unión, la Solidaridad y el Desarrollo (PUSD) ha admitido su derrota en las elecciones parlamentarias celebradas el domingo en Birmania, en las que la Liga Nacional para la Democracia (LND), liderada por la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, se habría hecho con el 80 por ciento de los votos.

"Hemos perdido", ha admitido el líder en funciones del PUSD, Htay Oo, en una entrevista a la agencia Reuters. Aunque aún no se han difundido "resultados finales", Htay Oo ya ha avanzado que los aceptarán sin ninguna reserva y que se centrarán en averiguar las razones de la derrota.

El dirigente del PUSD se ha mostrado especialmente sorprendido por los malos resultados obtenidos en la circunscripción de Hinthada, considerada hasta ahora un reflejo del amplio apoyo de la formación gobernante en las zonas rurales. "No lo esperaba porque hemos hecho mucho por esta región", ha lamentado Htay Oo. "En cualquier caso, es la decisión del pueblo", ha apostillado.

Celebración en la LND

Un portavoz de la LND, Win Htein, ha dado por hecha ya la victoria de su partido, a pesar de que aún sigue el recuento y sólo han trascendido proyecciones no oficiales. La formación de Suu Kyi prevé haber obtenido más del 80 por ciento de los votos en siete áreas centrales, mientras que en regiones como Mon y Kayin el apoyo superó el 65 por ciento.

Las autoridades electorales tienen previsto difundir este lunes datos ya confirmados, aunque aún habrá que esperar al menos hasta el martes para obtener una imagen más nítida de esta histórica cita. Unos 30 millones de personas participaron en los comicios.

Las Fuerzas Armadas, símbolo del poder en la Birmania de las últimas décadas, también ha dicho que respetará los resultados de unas elecciones inéditas desde hace un cuarto de siglo.

Pie de foto: Líder opositora, Aung San Suu Kyi

Suu Kyi, la figura clave de la lucha contra el autoritarismo en Birmania

Suu Kyi, inspirada en parte por la resistencia pacifista de Mahatma Gandhi, participó en las protestas contra la Junta Miliatr y dirigió  el movimiento democrático que exigía elecciones generales. Esposa de un profesor universitario especialista del Tibet en Oxford, es madre de dos hijos.

La entrada en política de Suu Kyi no estaba programada. Tras la muerte de su padre, el general Aung San, héroe de la independencia asesinado en 1947 cuando ella tenía dos años, la primera parte de su vida la pasó en el exilio, primero en India y después en Reino Unido. Allí, llevó una vida de ama de casa modelo, esposa de un profesor universitario especialista del Tibet en Oxford y madre de dos pequeños.

Pero en 1988, cuando viaja a Birmania para estar junto a su madre, llega en pleno levantamiento contra la junta, cuya represión se convirtió en un baño de sangre, y decide implicarse en el destino de su país. "No podía, como hija de mi padre, mantenerme indiferente a todo lo que pasaba", dice durante su primer discurso, en la pagoda de Shwedagon en 1988. En ese momento nace el símbolo Suu Kyi.

Aunque la junta la autoriza a formar la LND, rápidamente pasa a arresto domiciliario. A distancia, asiste a la victoria de su partido en las elecciones de 1990, cuyos resultados la junta rechaza reconocer.

Así pasan los años encerrada en su casa situada al borde de un lago en pleno Rangún, donde recibe la visita de pocas personas autorizadas, así como de sus dos hijos que viven en Inglaterra con su padre. Este último murió de cáncer sin que su esposa pudiera ir a darle el último adiós, por temor a no poder regresar a Birmania.

En 2010, Aung San Suu Kyi es liberada tras 15 años en arresto domiciliario, siete de ellos consecutivos, durante los cuales mostró siempre una firme determinación que podría llevar ahora a su partido a gobernar Birmania.

Pie de foto; Aung San Suu Kyi, líder de la Liga Nacional para la Democracia (LND)

¿Por qué Aung San Suu Kyi no presidirá el gobierno de Birmania?

Un artículo de la Constitución de 2008 promulgada por los militares veta en dicho cargo a las cónyuges de extranjeros y ella es viuda de un británico con el que tuvo dos hijos. En caso de victoria, "dirigiré el gobierno" y "estaré por encima del presidente" escogido por los parlamentarios, advirtió Suu Kyi.

Millones de birmanos votaron este domingo en las primeras elecciones legislativas libres en 25 años, que podrían llevar al poder a la líder opositora y Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi. No obstante, pese a su victoria, Aung San Suu Kyi no podrá ser presidente porque un artículo de la Constitución de 2008 promulgada por los militares veta en dicho cargo a las cónyuges de extranjeros y ella es viuda de un británico con el que tuvo dos hijos. Sin embargo, la líder birmana ya ha anunciado que será ella la que mande en el Gobierno si su partido, como parece, gana las elecciones.

En caso de victoria, "dirigiré el gobierno" y "estaré por encima del presidente" escogido por los parlamentarios, advirtió Suu Kyi el jueves ante la prensa internacional, desafiando así las leyes impuestas por la junta. Suu Kyi sueña con una Birmania libre, alejada de la junta militar. Esta diputada de 70 años, líder de la Liga Nacional para la Democracia (LND), atrae a las masas. Suu Kyi sueña con ver Birmania alejarse definitivamente del período de la junta, que dejó el país en ruinas, oprimió a la población durante décadas y la puso durante 15 años en arresto domiciliario. "Esta elección es una gran oportunidad de cambio para nuestro país. El tipo de oportunidad que sólo llega una o dos veces en la Historia", confesó algunos días antes la premio Nobel de la Paz durante un gran mitin en Rangún.

Para los birmanos que sufrieron la crudeza de la vida bajo una junta que aisló al país del mundo, Suu Kyi encarna aún hoy "sus esperanzas de un regreso a la democracia", estima Phil Robertson, representante de la oenegé Human Rights Watch en Asia.

Más en Política
El ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores, Stéphane Sejourne – PHOTO/JUAN MABROMATA/AFP
España y Francia han venido a expresar su apoyo al plan de autonomía de Rabat para los cónclaves del sur del territorio cherifiano. Argel, partidario inquebrantable del Polisario, que disputa a Marruecos la soberanía sobre estos cónclaves, se muestra impasible

Después de Madrid, París irrita a Argel