El argentino ha sido sancionado por el PSG mientras el Barça pierde a su gran estratega

Todas las claves del triángulo Messi-Barça-Alemany y el futuro del fútbol español

PHOTO/AFP - Lionel Messi

Los madrileños celebran el Dos de Mayo en recuerdo a los que dieron su vida para evitar una invasión francesa. Ese mismo día, el Barça vivía su particular Dos de Mayo, la enésima victoria por 1-0 ante Osasuna que le acerca al título de Liga y el levantamiento del gran estratega para el resurgir del equipo catalán, Mateu Alemany. 

Desde Francia llegaban noticias que activaban el negocio de Joan Laporta este verano: el regreso de Messi. El club parisino sancionó al jugador argentino con dos semanas de empleo y sueldo por irse a Arabia Saudí a atender sus compromisos como embajador del país, rival económico de Qatar, la economía que dirige al PSG. 

Nasser al-Khelaifi impuso la sanción al 10 de manera personal con la única finalidad de que se niegue a firmar el contrato de renovación que tiene sobre la mesa para seguir un año más en la capital gala y desaparezca de un país que nunca le ha querido. 

Messi llegó como el mejor jugador de todos los tiempos, pero su protagonismo se diluyó desde el primer momento. En Champions nunca dio la talla, las ligas se ganaron por inercia y dinero y el Mundial terminó de dinamitarlo todo. La estrella del PSG ganó a Francia un Mundial organizado por los dueños de su club. Nunca se le reconoció ese título en el Parque de los Príncipes ni Messi quiso compartirlo con su afición. 

nasser-al-khelaifi-psg

Mateu Alemany pone rumbo al Aston Villa de Unai Emery. Nassef Sawiris, el segundo africano más rico del mundo y Wes Edens, un multimillonario norteamericano, son los nuevos propietarios desde 2018 que han decidido apostar por los villanos para amenazar al Big Six de la Premier League. 

Alemany ganará más dinero, pero su verdadera motivación es que contará con capacidad para acometer fichajes, negociar altas y bajas y hacer del Villa un equipo ganador desde los despachos, su hábitat natural. 

En el Barça no había recorrido. Las palancas ya hicieron su trabajo a corto plazo, pero las deudas vuelven y LaLiga aprieta el cinturón para cumplir el control económico y evitar la bancarrota del club catalán. 

mateu-alemany-barcelona

Ante estas perspectivas, Alemany ha decidido aceptar la oferta y marcharse a la Premier. Dice el Barça que el actual director de fútbol y CEO se va el 30 de junio, pero que se compromete a dejar cerrados los fichajes del verano. Un brindis al sol porque, en el momento en el que ponga un pie en Birmingham, será imposible que beneficie a otro club con sus decisiones. 

La pérdida de Alemany y la sanción a Messi dejan al Barça bajo mínimos y al borde del abismo deportivo. Ganar la Liga será un buen bálsamo, pero las costuras volverán a abrirse y Laporta tendrá que decidir si rebaja el club a media tabla sin fichajes y con grandes ventas para equilibrar presupuesto o sigue quemando préstamos para sobrevivir. 

Messi es su gran baza. Un jugador con más pasado que futuro que tiene la cabeza en Miami, pero que podría volver a Barcelona para seguir en la élite y cobrar más que en la MLS. Su ficha es de 50 millones de euros, podría reducirse a 25 millones, pero eso incluye que Javier Tebas haga ingeniería financiera para permitir la llegada del astro argentino y revitalizar la competición. 

joan-laporta-presidente-barcelona

Messi como salvador de la Liga española. Mbappé no dejará el PSG, ni el Real Madrid intentará su fichaje, Haaland tampoco abandonará Manchester, Cristiano sufre un retiro millonario y solo queda Messi para dar lustre a una Liga en horas bajas. 

El Barça prepara el Dos de Mayo a su manera, Francia le quitó a su líder y ahora serán ellos los que lo recuperen para que dirija la orquesta mientras se hunde el barco.

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato